La violencia, contra la democracia     
 
 Informaciones.    24/01/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

INFORMACIONES

LA VIOLENCIA, CONTRA LA DEMOCRACIA

"YO se resignan los extremistas de izquierda y de derecha a que en este país se instale pacíficamente la

democracia. Los gravísimos sucesos de ayer en Madrid y el secuestro esta mañana del teniente general

Villaescusa, presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, son demostraciones palpables de que se

pretende desestabilizar como sea la situación política en España e impedir el proceso democrático.

El secuestro del presidente del Consejo de Estado, señor Oriol, hace casi mes y medio, fue el primer

eslabón de una cadena de violencias posiblemente sincronizadas. El temor existente ahora mismo es

precisamente éste: que no sean acciones aisladas.

Los incidentes ocurridos ayer en Madrid, con ramificaciones en otros puntos de España, fueron los más

violentos que se recuerdan últimamente. Algunos manifestantes llevaban «cócteles Molotov», y algunos

contra manifestantes, pistolas. Una de éstas (se dice que empuñada por un extranjero) asesinó al joven

Arturo Ruiz García. Esto es sumamente alarmante. Está claro que se pretende hacer la calle inhabitable.

De nada Sirve que la inmensa mayoría del pueblo español esté por la sensatez y la moderación, si las

minorías extremistas campan por sus respetos, con armas en sus manos.

Sin embargo, lo peor que podría ocurrir es que cundiera el nerviosismo en las esferas gubernamentales y

en las esferas militares. Parece que desde las supremas instancias se han dado órdenes de que cada uno

esté en su sitio, sin perder la calma. En consecuencia, no hay que caer en la trampa tendida por los

provocadores: frenar e paralizar el necesario e imparable proceso hacia la democracia utilizando medidas

excepcionales. La responsabilidad, en estos momentos peligrosos, corresponde a toda la sociedad.

La oposición democrática —lo mismo que el Gobierno— tienen en estas circunstancias algo que decir y

algo que hacer, si quieren que España llegue, por fin, en paz a la libertad y a la concordia nacional.

 

< Volver