Autor: Gallo, Jesús. 
   La bandera nacional ultrajada     
 
 El Alcázar.    22/03/1976.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CRÓMICA DI BILBAO

LA BANDERA NACIONAL ULTRAJADA

La legalización de la bandera separatista, puso las cosas peor

BILBAO. (Por télex, una colaboración de Jesús Gallo).—La mayoría de nuestros lectores se

harán o o a. presunta a la que hoy queremos responder hace ya un par de meses, por lo

menos, que se autorizó por el Ministerio de la Gobernación la bandera separatista.

¿Que ha ocurrido entonces?

Por de pronto que las posiciones estaban donde están, sin que se hayan movido un solo

milímetro: a un lado de los separatistas y sus compañeros momentáneos de viaje. Por otro

lado, los que solo han visto y ven en esa bandera el odio a la Patria.

Si e! Sr, Martín Villa pensaba que las posiciones se ibia a aproximar se ha equivocado.

Muchos centros que antes hacían ondear la bandera nacional, ahora por miedo —aquf todo

son amenazas— ya no lo hacen, muchos Ayuntamientos incumplan la circular ministerial al no

dar preferencia alguna a la bandera nacional que además de sufrir la humillación de tener ¡unto

a si a una compañera que odia, tienen que soportar no tener preferencia alguna.

Muchos centros escolares quitaron la bandera nacional y ya no ta han puesto.

Pero es que, además, en estos meses, la bandera separatista, para rabia en el fondo del

llamado Partido Nacionalista Vasco, ha sido prostituida y tendrán a este paso que inventar otra.

Desde "La Voz de España" de San Sebastián, que aún se titula del Movimiento, sin especificar

si es rotativo o no, o alrededor de quien anda, un tal Linacisoro Proceso decía hace unos días

lo siguiente:

"Estamos sumidos en este grotesco proceso febril que esperamos se supere como ocurre con

los sarampiones". Y es que ponen ya la banderita de marras en los pantalones, en las toallas y

dicen que hasta en las bragas.

"Nos desagrada este abuso chabanesco que puede llevamos al desprestigio".

Y es que ciertamente una bandera significa, por lo menos, unos sentimientos y at paso que la

ferocidad mercantil va, se convierte en un carnaval. Muchos la llevan porque si, sin poder dar

ninguna explicación para ello. Ni la sienten ni les importa, pero la llevan.

Y no es solo eso, sino que los comunistas, de momento, la han hecho suya también para

amargura de los que hasta hace poco la sentían de verdad.

Pero sigamos con el Sr. Linacisoro da San Sebastián, porque para finalizar dice la siguiente

partida: "Recordará que una bandera es e\ símbolo de una nación con o sin estado"

Muy demagógico él. Y, desde luego, ignorante por entero de la historia de nuestro pueblo. ¿De

donde saca eso de nación? Porque ha de saber que el país vasco como ellos lo entienden no

existió jamás, sino hasta que lo empezaron a pregonar los que interpretaron falsamente la

doctrina de Sabino Arana.

Existió un reino —el de Navarra— un señorío —el de Vizcaya— y dos provincias. Y tanto

Vizcaya como Guipúzcoa y Álava eran una parte del reino de Castilla, y casi sin conexión

alguna. Con decirles que hasta hace poco más de un siglo, como apunta Jaime de Burgo, los

guipuzcoanos eran tenidos en Navarra como extranjeros.

Si la bandera esa lleva unos años tan solo ¿no hay que ser visionario para juntarla a la palabra

nación?, ¿a la de 1920 en adelante?. No me naga reír que tengo el labio partido.

...Vamos a creer que el Sr. Martín Villa pensaba de buena fe que se arreglarían muchas cosas.

Pues, no. LO único que viene logrando es que comience en todas las regiones un movimiento

de rencor, de lucha, de tratar de ser todos ¡guates que vamos a rer donde nos lleva.

Después de unos meses, la gente sensata sigue donde estaba, y sepa el señor ministro de la

Gobernación que figurará en el corazón de todos los que quieren a España con una orla negra

por muchos años. Porque los mismos que no podían var a la bandera nacional, siguen lo

mismo pero a peor, y los demás seguimos teniendo a esa otra bandera como la del

separatismo disgregador de la Patria.

Como tuvo que oír una alta magistratura de España; no han ganado ni un solo enemigo, y han

perdido a muchos amigos.

Ahora bien, si los únicos que les importan son los enemigos de la Patria y a tos que la

sentíamos que nos parta un rayo, ya es cosa distinta.

Aquí no hay término medio: en lo esencial, o con España o contra España lo demás es puro

camelo o cuestiones políticas que no nos interesan.

¿Que ha logrado el Gobierno con lo de la bandera? Nada. Vengan a Guipúzcoa si tienen valor,

y pasen y vean, señores, que la fiesta esta en lo más álgido, las cosas van mucho peor y ya si

no es de una manera rotunda lo de Guipúzcoa tiene poco remedio. Al tiempo, con bandera y

todo.

 

< Volver