Autor: Castañeda, Álvaro. 
 El joven muerto al ser confundido con "el rubio". 
 Veinticinco mil personas en el entierro de Bartolomé García  :   
 Terminado el acto, se manifestaron una siete mil personas. La fuerza pública intervino para disolverlos y se produjeron diversos incidentes. Tres personas fueron detenidas y seis policías resultaron heridos. 
 Informaciones.    26/09/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL JOVEN MUERTO AL SER CONFUNDIDO CON "EL RUBIO"

Veinticinco mil personas en el entierro de Bartolomé García

Terminado el acto, se manifestaron unas siete mil personas

La fuerza pública intervino para disolverlos y se produjeron diversos incidentes

Tres personas fueron detenidas y seis policías resultaron heridos

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 25. (Por teléfono, de nuestro corresponsal, Álvaro Castañeda.)

Unas veinticinco mil personas participaron en el entierro del joven Bartolomé García Lorenzo. Poco antes

de iniciarse los actos fúnebres llegaron ante el templo parroquial de San Fernando Rey las corporaciones

municipales, al frente de las cuales marchaban el presidente de la Mancomunidad de Cabildos y el alcalde

de Santa Cruz.

La multitud, después de abuchear a las autoridades, pidió la dimisión a gritos. También acudieron el juego

provincial del Movimiento y el delegado de la Juventud.

Un centenar de coronas y ramos de flores precedían !a impresionante manifestación de duelo, formando

cadena numerosos jóvenes del barrio alrededor del automóvil que conducía los restos mortales. Un gran

gentío seguía y se prolongaba aproximadamente durante un kilómetro.

El más profundo silencio dominó a. lo largo del sepelio, sólo roto por 103 aplausos de los presentes

cuando grupos de jóvenes bajaron a la autopista, bajo el puente que une Somosierra con el otro margen de

la vía, y realizaron una sentada, con lo que quedó cortada la carretera.

A lo largo del trayecto se fueron ´amando los vecinos de todos Ios barrios de aquel sector y el paso del

cortejo fúnebre fue contemplado por varios millares de personas. Los manifestantes llevaban también

grandes crespones negros. A la llegada al cementerio esperaban otros nutridos grupos de vecinos de la

zona, asi como en el interior del cementerio.

Una vez terminado el acto de Inhumación del cadáver y al salir las autoridades, éstas fueron nuevamente

abucheadas y se dieron voces de "¡dimisión, dimisión!" En estos momentos hubo intentos de agresión al

alcalde de la ciudad, cjiíe fueron impedidos por algunos manifestantes.

DISTURBIOS EN LA CAPITAL

Terminado el entierro, unas siete mil personas aproximadamente se manifestaron pacíficamente por la

carretera que conduce desde el cementerio hasta la del Rosario y a la altura de la piscina municipal se

produjo un enfrentamiento con fuerzas de ,la Policía Armada, dotadas con equipos antidisturbios. La

Policía disparó latas de humo y balas de goma, produciendo algunas contusiones entre los manifestantes,

que respondieron arrojando una verdadera nube de piedras sobre la Policía.

En una nueva carga, la Policía logró rechazar al grueso de los manifestantes hasta e.] interior de la

barriada de José Antonio, en la confluencia de la calle Azorín y la avenida Pérez Armas. Desde esta calle,

y desde la vecina de Valle Inclán, grupos de persona* arrojaban piedras, latas y trozos de hierro a los

policías.

En el transcurso del incidente fueron detenidas tres personas, dos hombres y una mujer, que fueron

conducidos a uno de ]os "jeeps" de la fuerza pública.

Por último, la Policía logró desalojar a los manifestantes de la calle, penetrando en ella y en las

adyacentes, -dispersando a la gente que se refugiaba en las casas y huía hacia otras zonas de la barriada.

Desde las azoteas, grupos de personas hostigaban a Ja fuerza pública, arrojando toda clase de objetos.

La Policía Armada penetró en el edificio número 6 de la calle de Azorín, subiendo hasta la azotea, donde

había algunas personas. Detuvieron a dos hombres y una mujer que allí se encontraban en unión de otras

personas.

Según informaba la agencia Cifra, cinco policías y un oficial resultaron heridos en los enfrentamientos.

 

< Volver