Esto si es vandalismo     
 
 El Alcázar.    11/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

ESTO SI ES VANDALISMO

La estremecedora crueldad que se refleja en los hechos que nos refieren las anteriores noticias, nos

relevan de poner mayor énfasis en el comentario. Pero un deber moral nos empuja a llamar la atención de

nuestros lectores. Cuando hace unos días, tras los funerales oficiados por el Presidente de la Diputación

de Guipúzcoa y sus cuatro acompañantes asesinados, algunos grupos vehementes se manifestaron por el

barrio viejo de San Sebastián, un diario madrileño, remiso en reconocer el valor expresivo de la

manifestación de duelo que acompañó los cadáveres de los caídos antes, en y después del funeral, calificó

de "vandalismo derechista" con honores de título en portada lo que no fue más que alguna rotura de

cristales y algún otro estropicio de menor rango. Ese mismo periódico, minimizaba ayer, arrojándolas al

último rincón de su página 11, estas noticias que si son muestra —objetivamente valoradas— de un

vandalismo irracional y salvaje, como corresponde a la praxis a que nos tienen acostumbrados los

terroristas separatistas y comunistas.

En torno a un reciente crimen —el del estudiante Carlos González Martínez—, perpetrado en extrañas

circunstancias que hacen presumir la instrumentalización propia de los militares comunistas, ese mismo

diario y, por supuesto, la gran mayoría de las publicaciones semanales, levantaron una campaña masiva

de propaganda, atribuyendo el crimen, sin mayor fundamento, a la "extrema derecha". La magnificación

del asesinato —que tan oportunamente sirvió al P.C. para llenar de "contenido" su prevista jornada de

lucha, que sin el muerto hubiera pasado inadvertida— motivó en Madrid uno de los más duros disturbios

callejeros de los últimos tiempos.

Como perros mudos, los periódicos diarios y las revistas de la progresía y el destape, callan ahora este

asesinato y esta cobarde agresión a un muchacho de 16 años, cometidos por piquetes que ni el sectarismo

de las publicaciones a que aludimos podrá ignorar la filiación comunista-separatista.

 

< Volver