Seguros socialies     
 
 Pueblo.    27/03/1962.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SEGUROS SOCIALES

EL decreto del Ministerio de Trabajo por el que se reajustan la afiliación y cotización a la Seguridad

Social, dentro de su carácter técnico y administrativo, encierra unas mejoras prácticas notables para los diversos sectores y organismos a que afecta. El preámbulo señala que se ha afrontado la unificación de afiliación y recaudación de cuotas mediante una profunda renovación de métodos y sistemas que, con sentido integrador, responden a las técnicas y tendencias actuales de la Administración, de manera que, eliminando cualquier dispersión de cauces y duplicidad de actos, logre que los trámites burocráticos sean siempre ágiles y mínimos, con el objeto de facilitar a las empresas el cumplimiento de sus obligaciones, y garantizar a los trabajadores asegurados la mayor efectividad de sus derechos, gracias a la oportunidad y puntualidad en las prestaciones, que así cumplen en cada caso su fin protector, obteniendo, por último, la máxima economía de gestión.

El objetivo principal perseguido por este decreto es la simplificación de trámites en la Seguridad Social, al mismo tiempo que se refuerza la asistencia al asegurado. El resultado es que se beneficien simultáneamente los asegurados, los médicos, la empresa y los propios órganos gestores de la Seguridad Social. Pocas veces le es dado a una misma disposición atender a intereses tan dispares.

El asegurado recibe dos ventajas importantes. La primera es tener derecho a la asistencia médica desde el momento mismo de entrar en una empresa, sin las demoras anteriores, impuestas por los plazos que exigían el alta en el trabajo y su trámite en el órgano gestor, plazos que venían a suponer unos quince días. Con las nuevas disposiciones, cada productor, al ser alta en una empresa, será provisto de un volante que acredite su condición de cotizante activo a la Seguridad Social, con lo que le basta para hacer uso de la asistencia médica. La segunda ventaja es que el trabajador puede conservar el mismo médico, sean cuales fueren los cambios de empleo que tenga en su vida laboral. Se busca con esta modificación suprimir el carácter administrativo que pudiera revestir la asistencia médica y hacer, como se ha dicho con acierto, que "el médico del Seguro" se transforme en "el médico de la familia". El asegurado es libre de elegir el médico que quiera, dentro de los que pertenezcan al Seguro y vivan en los limites geográficos de su domicilio.

Estas ventajas se han de reflejar beneficiosamente en los médicos. Al convertirse en médico fijo de un número determinado de familias llegará a conocerlas perfectamente, se crearán y fortalecerán las relaciones humanas que siempre han caracterizado la asistencia médica y podrá convertirse en esa figura entrañable de la sociedad española que es el médico de cabecera. Muchos de los defectos que a veces se aprecian en el funcionamiento del Seguro de Enfermedad se corregirán definitivamente con esta modificación. En otros órdenes prácticos, la estabilización de los asegurados producirá la estabilización de las remuneraciones del médico y le reducirá, hasta casi suprimirlo, el trabajo de tener al día unos ficheros de asegurados constantemente cambiantes.

Las empresas, aparte del beneficio que para ellas supone la mejora de la asistencia médica de su personal, encontrará ventajas directas en la importante simplificación de las tareas burocráticas que hasta la fecha impone la administración de la Seguridad Social. La reducción del "papeleo", y con él de los posibles errores, se traducirá en una importante economía de tiempo y personal. Por otra parte, el deseo de hacer mas "humanas" las relaciones entre las empresas y la Seguridad Social se traduce en una serie de medidas atractivas, como la posibilidad de hacer el ingreso de las cuotas de los Seguros a través de entidadas bancarias, Caja de Ahorro o establecimientos simi1ares; supresión de cálculos y operaciones de liquidación; suavización de los recargos por demoras en el ingreso de cuotas, y posibilidad de relaciones extrarreglamentarias entre la empresa y el Instituto Nacional de Previsión, para evitar los descubiertos.

Por último, los órganos gestores de la Seguridad Social consiguen una simplificación de los trámites, mayor agilidad para las resoluciones y una economía notable de gastos administrativos. Estas economías permitirán dotar otros trabajos de orden más técnico y contribuir con ello al perfeccionamiento y agilizacíón de nuestra Seguridad Social, pieza clave del bienestar, progreso y desarrollo del pueblo español.

 

< Volver