Sólo cincuenta detenciones en la "jornada de lucha" madrileña. 
 Fracasó la huelga  :   
 Fuerzas de orden público disolvieron las manifestaciones. 
 Pueblo.    02/10/1976.  Página: 20, 35. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

SOLO CINCUENTA DETENCIONES EN LA "JORNADA DE «LUCHA" MADRILEÑA

MADRID. (PUEBLO.)--Como «estaba anunciado, a la.s ocho de la larde de ayer se. celebro en la iglesia

de la Ciudad Universitaria el funeral que convocaron grupos de Coordinación Democrática y compañeros

y amigos del estudiante Carlos González, muerto el pasado lunes en un portal de la calle Barquillo.

El número de asistentes puede calcularse en 30.000, aunque, según un portavoz de Coordinación

Democrática, que se reunió con los periodistas hacia las diez de la noche, el numera de asistentes rebasó

la cifra de 80.000. En todo caso, si puede asegurarse que el interior de la iglesia, el atrio y la explanada

exterior del templo y todos los accesos al mismo, hasta cien o ciento cincuenta metros hacia la plaza de

Cristo Rey. estaban totalmente abarrotados.

También evitaron el corte de la circulación y, en algunos lugares, el levantamiento de barricadas

Desde antes de las ocho - hora de comienzo del funeral—, los congregados ya habían coreado diverso;,

gritos, como «Unidad, Unidad», «Carlos, hermano, no te olvidamos», etc. En la plaza de Cristo Rey, en

las salidas del Metro de Moncloa, en la avenida Complutense y en todos loa accesos a la iglesia de Santo

Tomas de Aquino —de la Ciudad Universitaria— se podian ver fuertes contingentes de la Policía

Ármada, pertrechados con equipos antidisturbios.

Durante el desarrollo de .a misa-funeral, los miles Je asistentes guardaron silencio. Hasta que comenzó a

homilía del cura párroco de la citada iglesia. >La muerte es siempre un absurdo. pero más absurdo todavía

es tener que morir por las propias convicciones como en el caso de Carlos», comenzó diciendo el

oficiante y, en ese momento, arreciaron los gritos. Sería- interrumpido luego varias veces, a pesar de que

pidió silencio en un momento de la homilía. • Eso de que España es un país ingobernable es un "slogan"

demasiado socorrido y nosotros tenemos que demostrar que no responde a la verdad», agrego. En el

momento litúrgico de la fraternidad, al darse la paz y estrecharse la mano los asistentes a la misa. la gran

mayoría de los asistentes que se encontraban en e] exterior del templo. Se limitaron a levantar el puño.

Hasta ese momento, miles de cerillas encendidas habían iluminado la explanada. El oficiante, asimismo,

llamando la atención de las autoridades académicas presentes en el acto, dijo: «Los universitarios decimos

no a la Policía camuflada» (aplausos). Condenó con dureza el hecho de que «los que apretaron el gatillo

revistan su acción de fanatismo religioso e invoquen el nombre de Cristo» (más aplausos y gritos de

diversa índole). En otro momento de la homilía, cuando el sacerdote se refirió al deber cristiano de

perdonar, gran parte de tos que se encontraban en el exterior prorrumpieron en giros y murmullos

desaprobatonos

DOS GRANDES BLOQUES

Terminado el funeral, la gran masa empezó a gritar al unísono diversos «slogans»; «Amnistía y libertad».

«Aquí estamos, nos otros no matamos», etc. Se formaron entonces dos grandes bloques de gente. Uno se

dirigió hacia la plaza de Cristo Rey, y el otro bajó hacia la avenida de la Complutense. Las granadas de

humo empezaron a surcar el cielo y aquello se convirtió en un campo de Agramante, con carreras,

disparos de balas de goma, granadas de humo de las fuerzas de la Policía Armada —que tuvieron va. ríos

heridos—, caídas, confusión y, en los grupos más reducidos que se quedaron aislados, escenas de pánico

entre la humareda. Los bloques se dispersaron en grupos; unos se refugiaron en la iglesia, otros en el

Hospital Clínico, otros en la Clínica de la Concepción. y otros siguieron manifestándose camino de la

plaza de España, por Arguelles y Princesa, y hacia Cuatro Caminos, por Cristo Rey y San Francisco de

Sales.

Coordinación "Democrática de Madrid - Región se reunió anoche con los periodistas para leer un

comunicado en el que hacía balance de la jornada. Estaban presentes representantes de todos los partidos

integrados en el organismo unitario de la oposición izquierdista, Javier Solano, del P. S. O. E. leyó

Fracasó la huelga

Fuerzas de orden público disolvieron las manifestaciones

NACIONAL

MILES DE MANIFESTANTES EN EN FUNERAL

«el comunicado en el que se decía: «Coordinación Democrática de Madrid - Región, ante la jornada

convocada por el asesinato de Garios González, quiere expresar públicamente que considera la jornada

como un éxito para las fuerzas democráticas, subrayando la incorporación a la misma de todos los

sectores ciudadanos, revistiendo especial relieve "la participación de más de doscientos mil trabajadores".

El carácter pacifico y sereno de todos los actos celebrados durante la jornada,, y su repulsa "por el

comportamiento de las fuerzas del orden", especialmente al término del funeral celebrado en la iglesia de

la Ciudad Universitaria. Asimismo, su rechazo por las injustas imputaciones que sobre la convocatoria ha

hecho el gobernador civil en su nota publicada boy. Por último «se reafirma en la política de

Coordinación Democrática expresada en sus últimos documentos como única vía para la instauración de

la democracia en España».

En conversación con. los periodistas, los representantes de Coordinación Democrática resaltaron *el tono

pacifico» de las actividades llevadas a cabo durante la jornada y el hecho de que se hayan incorporado

algunos sectores y actividades que, en otras ocasiones, no se hablan solidarizado.

UNOS CINCUENTA DETENIDOS

Aunque a las nueve y inedia de la noche Coordinación Democrática no tenia un panorama completo de

las detenciones, en un comunicado aseguró que a lo largo de la jornada se habían producido las

siguientes: ocho en las obras de la autopista de La Paz. dos en la Residencia Primero de Octubre, ocho de

la construcción en Pinto, uno en Artes Gráficas, cinco en la asociación de La Latina y uno en químicas.

También se practicaron detenciones entre los piquetes de Carabanchel que a lo largo del día trataron de

impedir el trabajo. sin que se especificara el número exacto. Dos más parecen haber sido detenidos en

VaUecas y siete en diversas acciones y barrios.

Antes del funeral de la Moncloa, a lo largo de la tarde, se registró la presencia de diversos grupos y

comandos, que protagonizaren algunas alteraciones de orden público. Los andenes del Metro estaban

sembrados de panfletos de las organizaciones ilegales llamando a la huelga general Se distinguieron por

su actividad los del Partido del Trabajo y la Joven Guardia Roja, que hicieron pintadas en las zonas

reservadas a los anuncios en las paredes del subterráneo.

INTENTOS DE BARRICADAS

Acudiendo al llamamiento de organizaciones políticas de la juventud universitaria, unos dos mil

manifestantes desfilaron desde Iglesia a Quevedo, en* dirección a la Moncloa. En las calles fueron

arrojadas sillas y mesas de los bares circundantes. Los propios empleados de los bares retiraban los

enseres de la calzada. La Policía abortó los repetidos Intentos de hacer barricadas.

PERIODISTAS MALTRATADOS

Que se sepa, los siguientes periodistas fueron objeto de golpes con las porras que habitúa1mente usan los

miembros de la Policía Armada: Marisa Flores y Carmen Marín, de «El País»: Manuel Revuelta, del

semanario «Opinión*, y nuestros compañeros de PUEBLO Antonio Casado y Juan Llórente. Por lo que se

refiere a los dos redactores de *EL PAÍS y a nuestro compañero Antonio Casado —los tres se

encontraban juntos y absolutamente aislados de los grupos de manifestantes—. se limitaron a,

identificarse con la escarapela —habilitada por el Ministerio hara estos casos— que llevaban en la solapa.

 

< Volver