Autor: López Rodríguez, Florentino (NEGRÍN). 
   Notas del día     
 
 Pueblo.    13/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

NOTAS DEL DÍA

HAY que reconocer que el equipo de Gobernación es sobremanera competente. ¿Perder los

nervios? Chuzos podrían caer... De Rodolfo Martin Villa se cuenta esta anécdota, seguramente

apócrifa: cuando le nombran gobernador de Barcelona alguien le comenta que vaya, asi de joven y

gobernador de una provincia tan conflictiva, tan difícil, a lo que responde Martín Villa que «para difícil y

conflictiva, una huelga en la Facultad de Económicas».

Rodolfo Martin Villa es político como, por ejemplo, Pedro de Lorenzo es escritor: irremediablemente. O

como Antonio Gala es poeta: le salen en endecasílabos hasta los programas de mano. Martin Villa ha

servido a la Administración desde los más variados y aun distantes puestos: siempre con eficacia,

discreción y talento. En Norteamérica se lo hubieran disputado las grandes compañías; aquí se lo disputan

los grupos políticos.

Es, también, un concienzudo seleccionador, corroborado por las excepciones de fallos garrafales. Ahora

mismo, en Gobernación, ha hecho un gran equipo. José Miguel Orti Bordas es un político de primera

magnitud, una cabeza clara y bien organizada, un ejecutivo competente y resolutivo, con preparación, con

ideas. Lo propia puede decirse de Enrique Sánchez, de León, brillante y eficiente; o de Gabriel Cisneros,

inteligente, incluso deslumbrante por momento i. O Juan José Rosón, discreto, maniobrero, trabajador,

eficaz. Podríamos seguir citando.

Toda una generación de políticos jóvenes y avezados, con todas las conchas de un galápago. Negocian,

pactan, reprimen, toleran, suspenden, teorizan, gestionan, resuelven, se equivocan, aciertan. La política

activa, que es como es. Rodolfo Martin Villa es uno de los grandes de la política nacional, aunque algunas

gentes no acaben de creérselo; es tan modesto, tan atento siempre, tan diplomático...

NEGRIN

 

< Volver