La representación en los sindicatos     
 
 Pueblo.    30/03/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EXENCIÓN HE DERECHOS REALES EN VENTAS A PLAZOS

EN un reciente comentario, aparecida en esta misma página bajo el título "Impuestos retroactivos", recogíamos la opinión de un lector contraria a la percepción de un impuesto de derechos reales sobre la compraventa a plazos de una motocicleta. Señalábamos en dicho comentario que los impuestos deben tener en cuenta la capacidad económica de los sujetos que deben pagarlos y que, desde ningún punto de visú, parece que la capacidad de tributar de quien se ve obligado a comprar a plazos sea tanta ´como para soportar el pago de un Impuesto de taja y otro de derechos reales. Luego de publicado este comentario ha llegado a nuestro conocimiento—y fue publicada ya en PUEBLO—una sentencia del Tribunal Contencioso-Administrativo de la provincia de Badajoz, en Ja que se proclama la exención del impuesto de derechos reales en una venta de un vehículo industrial. Entre las afirmaciones contenidas en los considerandos de esta sentencia figuran las siguientes:

"Una cosa es la notificación que de la transferencia o cesión del automóvil ha de hacerse a la oficina administrativa, aníes Obras Públicas y hoy Tráfico, y hasta el documento en que "se´haga constar que la cesión o transferencia del dominio se ha concertado por virtud de un contrato con acto de retro o a plazos", y otra muy distinta es ese mismo contrato, e incluso su instrumento escrito, si lo hubiere."

"Dar distinto trato fiscal a quien compra a contado a un comerciante o industrial sus productos y a aquel otro que los adquiera a plazos, con el pretexto de que estos contratos, o, mejor, contrato escrito, deben concertarse, conduce a un resultado tan falto de equidad como es imponer a quien por ser conómicamenta débil no puede pagar de una vez un gravamen que no se carga a quien con más potencia económica puede satisfacer el precio al contado."

Son, ambas, afirmaciones tan lógicas, tan bien fundadas jurídicamente, que no precisan aclaración alguna.

La sentencia anula en su fallo la liquidación del impuesto de derechos reales girada contra los compradores de una furgoneta. El criterio interpretativo que establece coincide con el mantenido por organismos competentes y servicios de algunas provincias. Ahora bien, en otras provincias no se sigue. En nuestro comentario anterior se daba noticia de que en algunas incluso se ha cobrado este impuesto con retroactividad.

A la luz de esta sentencia —que nos parece tan justa en su espíritu como en su letra—debería unificarse el tratamiento fiscal de estos contratos, de estas compraventas a plazos, a las que se ven obligados los económicamente débiles.

 

< Volver