Claridad de la izquierda     
 
 Ya.    13/11/1976.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Claridad en la izquierda

Don Luis García San Miguel escribe en "Diario 16":

"La que se dice del PSOE puede decirse del PSP; ambos se declaran marxistas, revolucionarios,

demócratas, obrerista y republicanos. Quizá existan diferencias de matiz en la. interpretación que cada

partido da a todo lo anterior. Pero es evidente que las coincidencias son amplísimas y fundamentales.

En el orden de la práctica, las cosas son algo diferentes. El PSP no tiene sindicato "propio" y supongo que

e u gente militará en Comisiones Obreras mayoritariamente. El PSOE tiene su sindicato, la UGT, cuyos

militantes no se mezclan con Comisiones. Por otra parte, los dos partidos socialistas tienen contactos

exteriores (y también, probablemente, ayudas) con partidos socialistas y socialdemócratas. Los

comunistas, en cambio, tienen relaciones con sus homólogos europeos y con Moscú, d« los que también,

probablemente, recibirán ayuda. Esto "separa" un tanto a loa socialistas de loa comunistas. Cabría decir,

incluso, y «exagerando un poco, que unos y otros se distinguen más por sus amistades que por otra cosa.

Pero, en cambio, los tres partidos están juntos en Coordinación Democrática y, aun-que ya se sabe que

muchas veces loe hombree están "Juntos. pero no confundidos", también se sabe aquello de "dime con

quién andas y te diré quién eres". Los permanentes contactos y apariciones en público do socialistas y

comunistas van creando la Imagen de una cierta identidad, y algo parecido, dicho sea de paso, les ocurre a

muchos democratacristianos.

Los socialistas tienen planteado, por tanto, un problema de Identificación ante el electorado. Si, aquí y

ahora, existe una opción socialista distinta de la comunista, hay que exponerla con toda claridad. La

ambigüedad estaba bien, o era al menos tolerable, en la etapa anterior, cuando todos estábamos juntos y

cuanto más "rojo" fuera uno tanto mejor. Pero ahora puede conducir al desastre electoral. Y si, después de

pensarlo seriamente, resultara que esa opción no existe, también habría que decirlo y que obrar en

consecuencia. Lo que la gente no entiende bien, yo por lo menos, es cómo dos partidos pueden ser

distintos teniendo el mismo programa."

 

< Volver