Autor: ARRANO BELTZA. 
   Segunda alerta a los navarros     
 
 El Alcázar.    01/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SEGUNDA ALERTA A LOS NAVARROS

La guerra contra Navarra preconizada por Arzallus, diputado por el PNV de Guipúzcoa ha comenzado.

Una vez más, como en 1512, los guipuzcóanos quieren aplastar a Navarra y quizá conquistar otros doce cañones para su escudo. El lunes, día 21 de noviembre vuela en Villava el edificio contiguo al cuartelillo de la Guardia Civil con grave riesgo de las familias allí albergadas. En la noche del sábado, día 26, cae brutalmente asesinado en Pamplona el comandante don Joaquín Imaz Martínez de Ubeda, hijo del también comandante don Gerardo Imaz, muerto gloriosamente al principio de la Guerra Civil.

Arzallus y el PNV pueden estar satisfechos y, en esta ocasión, no se les puede llamar traidores porque ya nos avisaron. Pero si a esto llaman lucha armada para «meter a Navarra» en Euzkadi, habremos de decirles que de lucha no tiene nada. Que estos actos no son más que puro reflejo de una cobarde impotencia, cobardía que por descontado, caracteriza siempre a ETA, que sólo actúa cuando cree gozar de impunidad y mata a traición, por la espalda. Porque estos «cafres» de «luchadores» no tienen nada.

Cobran sus víctimas al acecho, y no se limitan a cobrar la pieza, sino que una vez abatida se ensañan con ella, le vuelan la cabeza con el tiro de gracia y se encarnizan con el cuerpo de la víctima vaciando en él todo el cargador de sus «Parabellums» adquiridas en los mercados de países «amigos».

Esta salvajada, bendecida por los racistas del PNV, entre cuyos adeptos encuentran protección, sólo puede impresionar a un gobierno claudicante; de opciones no correspondidas.. Pero no a Navarra. Y si piensan y sobre todo Irujo, para quien los de ETA son patriotas, que por estos procedimientos van a convertir a Navarra en víctima propiciatoria de Euzkadi, se equivocan una vez más.

¿No se siente Irujo trastornado en su ya vacilante senectud con el recuerdo de los 250 patriotas vascos y navarros sacrificados en un auténtico baño de sangre en las cárceles flotantes del «Altuna Mendi», del «Cabo Machichaco», del «Aránzazu-Mendi» y de los Angeles Custodios de Bilbao, entre los cuales cayeron hombres ilustres como los cinco [barra, Quadra-Salcedo, Balparda, Arellano, Juaristi y Olazábal? Todos ellos, fueron sacrificados sin poder siquiera defenderse, porque estaban inermes y sólo podían oponer su pecho erguido, esquelético ya por las privaciones, a las balas de los asesinos, dignos antecesores de ETA. Y ¿ha olvidado el asesinato de Víctor Pradera, el gran debelador del nacionalismo vasco, precisamente en San Sebastián?

Han tenido que pasar 40 años para que hechos como aquéllos puedan volver a producirse, poniendo de manifiesto quel racismo vasco no ha cambiado. Y que cuando han convertido a Guipúzcoa y a Vizcaya en una pura ruina cuando no en un estercolero, quieren hacer lo mismo con Navarra, dando rienda suelta a su rencor ancestral, envidiosos de nuestra paz, de nuestra personalidad y de nuestro razonable progreso. Ya no hay duda de lo que se proponen hacer de Navarra para «meterla» en Euzkadi. Y de esta evidencia tenemos que extraer consecuencias lógicas, con calma, con serenidad y con realismo.

Tenemos que actuar, y para ello, agrupar a todos aquellos que sientan en navarro y piensan que Navarra ha de seguir siendo Navarra, no provincia federada de Euzkadi* que nos priva del protagonismo ante Madrid.

El aparato opresivo de Euzkadi y del PNV, la ETA, ha comenzado a manifestarse. Los sobornos y compras de conciencias forales y de partidos minoritarios o grupúsculos, también. Pero no temáis.

Navarra saldrá una vez más triunfante de la prueba si nos mantenemos unidos por encima de ideologías y de partidos. ¡NAVARRA, sí! ¡EUZKADI, no!

Arrano BELTZA

 

< Volver