Autor: Vieitez Pérez, Manuel Ángel. 
   Objetivo marxista-separatista: someter a Navarra     
 
 El Alcázar.    30/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

DE RE PUBLICA OBJETIVO MARXISTA-SEPARATISTA : SOMETER A NAVARRA

Señor director:

Hace poco más de 12 años, con motivo de una de las primeras huelgas en Vigo, mi ciudad natal, yo recién destinado en Madrid, como funcionario público, recibí la llamada angustiosa de mi mujer, relatándome un desagradable incidente que habla tenido en su oficina de farmacia, por lo que me urgía a trasladarse a la capital de la Nación.

El incidente que he comentado en más de un artículo, en las valientes columnas de «EL PENSAMIENTO NAVARRO», por afectar directamente a Navarra, cobra ahora candente actualidad, cuando se ve clara la maniobra, de intentar someter, con la mayor perfidia, a la mil veces cristiana, heroica y patriótica Navarra, a fuerzas contrarias a su tradición y propia personalidad.

Consistió en la visita de un piquete de huelguistas a la mencionada farmacia, intentando presionarla para que cerrase, a lo que se negó, por razones de servicio publico a los enfermos. Tuvo b suerte de que formaba parte de tal piquete una persona que se identificó como esposo de una desconocida cliente, el cual sostuvo, ante sus compañeros, lo bien que siempre la habían tratado, asi como a un hijo suyo lesionado. Aseguró: «de esta señora respondo yo». Para continuar afirmando: «tenga la seguridad de que, cuando triunfemos —cosa que velan inminente— a usted no lié pasará nada. A sus hijos, ya veremos. Al que creo no le salva, ni la caridad, es a su esposo, por fascista». Se ve que no me perdonaban el ser miembro de la Comunión Tradicionalista desde antes de la Cruzada, voluntario Requeté en la misma y alférez provisional. A pesar de que no denuncié a ninguno de los que en 1936 me perseguían a muerte, por d solo hecho de formar parte de la minoría de católicos y patriotas que dábamos la cara frente al marxismo. Pese también, a que, después de la Cruzada, defendí con d mayor cdo, ante Consejos de Guerra, a numerosos marxistas.

Pero en fin, esto es cuestión accesoria. Lo fundamental es que, entonces, dieron a leer a mi esposa un escrito —según ellos enviado desde Cuba— en que, entre otras consignas de infiltración en los medios de comunicación, en la Iglesia y hasta en las Fuerzas Armadas, lo que más le sorprendió como «margarita» carlista, es que se advertía, de manera especial, que la Región donde seria más difícil el conseguir el triunfo y que había que dominar como Juera, incrementando al máximo la labor de proselitísmo, era la «fanática» NAVARRA.

Que esto se dijera desde miles de millas, a través dd Océano, era en d fondo, d reconocimiento de unas firmes virtudes religiosas y patrióticas, aunque señal al mismo tiempo, de peligrosa y meditada conjura contra ella.

Yo lo comenté con varios amigos y correligionarios, entre ellos, con el buen tradicionalista JAIME CALDEVILLA (q.e.p.d.) entonces director de la revista «IGLESIA-MUNDO» y entusiasta directivo de la HERMANDAD NACIONAL DE COMBATIENTES REQUETÉS. No sólo como esforzado católico y patriota, que continuamente daba la voz de alerta sobre el peligro marxista, sino como buen conocedor de las tácticas del comunismo, en particular del castrista — que habla vivido su implantación, engañando a ingenuos católicos y demócratas— me informó, como desde el magnífico edificio de Centro Gallego de La Habana (requisado, pese a la gran labor benéfica que venía realizando) se lanzaba una intensa y falaz propaganda marxista, para todos los países de lengua hispánica. A él, pues, no le sorprendió tal noticia y me animó a denunciarla, mientras tantos la miraban con escepticismo.

Lo que entonces parecía imposible, ya no lo es. El ataque se hace ahora a cara descubierta. Ya se oyen las amenazas de que hay que someter a Navarra, bajo la férula de Euzkadi y desgajándola de la Madre Patria. En esto creo se han equivocado muchos políticos suicidas y cerrados de mollera —por no calificarlos de algo peor— que titulándose demócratas, parecen dispuestos a entregar a Navarra, maniatada, sin siquiera celebrar un Referéndum popular que permitiera manifestar la voluntad de la inmensa mayoría del pueblo navarro.

Conozco a los navarros, porque tuve d honor de combatir con dios en un heroico Tercio de Requetés en la Cruzada. Porque admiré entonces el ejemplo, único en el mundo, de inmenso sacrificio de un pueblo luchando voluntariamente unidas hasta tres generaciones. Porque, en todos los navarros, empezando por nuestro presidente nacional de la Hermandad, he visto, al mismo tiempo, que una lealtad y nobleza sin par, un valor tan extraordinario, un amor tan grande a DIOS, a la PATRIA y a sus FUEROS, que conforman la esencia de su personalidad, que estoy seguro, que al darse cuenta del peligro, despertarán con la energía del león, rugiendo y sacudiendo sus melenas. Hombres, mujeres, jóvenes y ancianos unidos, causarán pavor a los que intenten, desde dentro o desde raerá, pisotear sus tradiciones. Que es muy grande Navarra en sus virtudes y por tanto indoblegable, ante los que intenten someterla a vil esclavitud. Ya un día supieron romper con valor las cadenas del infiel, y ayudar a crear esta Nación que es España. Por eso, ni el marxismo, ni el separatismo, por muchos engaños, por mucho dinero y amenazas que empleen, nada tienen que hacer en Navarra. Porque además con la noble, leal y laureada Navarra, están los patriotas de verdad de toda España. Que también cuentan.

Manuel Ángel VIEITEZ PÉREZ

Secretario de la Hermandad Nacional de Antiguos Combatientes Requetés.

 

< Volver