Un acuerdo democrático     
 
 Informaciones.    14/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES

Un acuerdo democrático

CUARENTA y ocho horas después del asesinato de un funcionario de orden público, las discrepancias de U.C.D. con el P.S.O.E.-P.N.V. sobre el tema navarro están a punto de desaparecer. Es muy probable que para el próximo jueves los representantes de estos tres partidos ratifiquen oficialmente su decisión de que el pueblo navarro opte vincularse o no con el País Vasco por mayoría simple.

No es casual el´ lugar y momento de las últimas operaciones de la E.T.A. Desde hace tres meses, Pamplona viene siendo uno de los pantos calientes en las difíciles negociaciones sobre la preautonomía de los vascos y, simultáneamente, el escenario de los últimos asesinatos y acciones de los grupos terroristas.

La demora, y retraso en la consecución de una salida política ha sido aprovechada por la E.T.A. para trasladar su principal frente terrorista a la capital navarra. De ahí que Justamente después de que se produjeran los primeros sintonías de desavenencias, en torno a la interpretación del decreto de preautonomía, la organización terrorista haya redoblado su presencia criminal ea Pamplona.

La lección es clara. Cualquier fisura o grieta entre todas las fuerzas democráticas del País Vasco va a intentar ser aprovechada por quienes están a punto de «sedarse sin ningún tipo de argumentación política con I» que poder «explicar» sus acciones. Un acuerdo firme y sólido es e) que a la larga terminará por asfixiar a 1» violencia de la E.T.A. y a la propia E.T.A. En este territorio, todos los partidos políticos democrático» deben aunar sos esfuerzos y no prestarse a ningun tipo´ de subterfugios o segundas intenciones. La reunión mantenida en los últimos días por representantes de U.C.D., P.S.O.E. y P.N.V. es un importante paso en esta dirección.

Blas hay qoe ser conscientes de que el tema navarro no se va a solucionar fácilmente. Los grupos extremistas necesitan el fracaso de la solución democrática a este problema territorial e histórico y van a intentar crear un clima de violencia y tensión en torno al previsto referéndum. Para ellos es necesario que la hasta ahora última piedra en el proceso autonómico del País Vasco no desaparezca. Pero sin el acuerdo que comentamos no tardaríamos en tropezar con otras piedras de mayor grosor. Acabar con los «ulsterizadores» es una labor paciente, que exige combinar la imprescindible represión policial con el" máximo de habilidad política. Para ahogar definitivamente el pez terrorista hace falta evaporar toda el agua político-social en la que antes se movía.

 

< Volver