Autor: Sarasqueta, Antxón. 
 Navarra, en la encrucijada vasca (II). 
 La Diputación Foral, contra la incorporación de Navarra al Consejo General Vasco     
 
 Informaciones.    03/01/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

NAVARRA, EN LA ENCRUCIJADA VASCA (11)

La Diputación Foral, contra la incorporación de Navarra al Consejo General Vasco

Per Antxen SARASQUETA

LA oposición más radical a la fusión de Navarra con Euskadi la vienen adoptando los miembros de la actual Corporación de la Diputación Foral de Navarra, encabezada por den Amadeo Marco, dirigente 4e Alianza. Foral (Alitmea Popular de Navarra). Bofo el lema «Navarra, si; Euskadi, no», el señor Mareo y «ts colegas estan llevando a cabo «na campaña que llegue « cerrar cualquier posibilidad futura, >Ze que Navarra se incorpore al Consejo General del País Vasco, to3 y como se sígate en el texto preautonómico que pie acordado por las parlamentarios vascos y el ministro para las Regiones, don Manuel Clavero.

Los parlamentarios vascos del P.S.O.E. han acusado a los diputadas «te U.C.D. de Navarra fie apoyar la estrategia de alianza Foral. «Los ucedistas de Navarra ao tenían tangán interés «n que en *1 texto preaatonómioo quedase abierta te posibilidad de que Navarra se incorpore al Consejo Vasco, nos dice José Antonio Maturana, diputado socialista que participó en las negociaciones con el Gobierno Suárez.

Por su parte, Alianza Feral propugna, un Estatuto autonómico para Navarra, basado en la ley Paccionada de 1841. «Esta ley na fue mi pac» te, como se ha dicho, «ino una claudicación de Navarra, puesta qne tuvimos que aceptar —come vencidos— las imposiciones de los vencedores», dijo a INFORMACIONES don Pedro Larumbe, abogado de Pamplona y experto en temas constitucionales.

El 31 de agosto de 1839, los generales Espartero y Maroto se fundieron en un abrazo.

Las tropas nacionales encaron al Ejército carlista, dirigido por Maroto, y con su gesto, ambos militares pusieron fin a la primera guerra carlista,

«En el aspecto político y administrativo, Navarra perdió definitivamente su autonomía en virtud del Convenio de Vergara, preparatorio de la ley de 25 de octubre de 1839 confirmando los Fueros de las provincias vascongadas y Navarra, y coa la del 16 de agosto de 1841, llamada ley Paccionada, por la >jue se modifican los´ Fueros del antiguo Reino de Navarra», dice el historiador Carlos Claveria en un estudio sobre el tema.

La siguiente Corporación provincial fue formada el 3 de marzo de 1840 por los siete diputados electos, y ´de acuerdo con la ley del 25 de octubre, en realidad se limitaba a ejecutar los acuerdos adoptados en las Cortes del Reino.

«La nueva Corporación, marcadamente liberal, se mostró propicia a secundar los deseos del Gobierno, como se refleja en el juramento prestado por sus diputados, comprometiéndose «a guardar y hacer guardar la Constitución española, decretada y sancionada por las Cortes generales en 1837, ser fieles a la Reina (María Cristina) y observar los Fueros de Navarra, sin perjuicio de la unidad constitucional de la Monarquía según la ley del 28 de octubre último», recuerda el historiador Clavería.

En agosto de 1841 las Cortes aprobaron el texto de la ley Paccionada, basada en los acuerdos adoptados por el Gobierno y una delegación de Ja Diputación de Navarra, que, cómo hemos indicado a la sazón, eran miembros de las Cortes.

Las principales características de la ley Paccionada se establecen de la forma siguiente:

El mando-militar de Navarra será nombrado por «1 Gobierno de Madrid y tendea las mismas atribuciones qae los comandantes generales de las demás provincias españolas.

— El Tribunal Supremo de Justicia, tendrá sobre los ´tribunales de Navarra las «asmas atribuciones que con los demás Tribunales del Estado.

— Los Ayuntamientos serán organizados como el resto Éte los Ayuntamientos de toda España.

— La Diputación Provincial de Navarra será presidida par la autoridad superior política nombrada por el Gobierno.

El historiador navarro Clavería calificó la ley, en sus estudios, como la normativa Que «dejó a Navarra reducida « una provincia de tercera categoría».

Hoy, ni las fuerzas moderadas ni la Izquierda están dispuestas a volver a aquella ley, que si tenia algunos privilegios, éstos los ha ido perdiendo paulatinamente con el tiempo. Sin embargo, los secaferran a ella como una medida de prevención contra las fuerzas vascas. «En realidad tienen miedo >3e perder «os privilegios, que ahora mantienen por et control que ejercen eu la Banca; la industria, la educación y la Administración local», señaló un dirigente del P.S.O.E. al referirse a los miembros de Alianza Popular y U.C.D.

Por su parte, fuentes de estos últimos partidos han acusado a los vascófilos de antnavarros» y señalaron que BU propósito era única y exclusivamente el de dividir España. Ante estas posturas, el problema ha entrado en un callejón que aparentemente no tiene salida. «Va a ser necesaria mucha imaginación y tacto a la hora de buscar soluciones a este problema», apuntó un miembro destacado del Gabinete Suárez. Momentáneamente, con la preautonomía, han aparecido algunas soluciones.

Además, y por lo que se es. cucha en las calles de Navarra y Vascongadas, será necesario que las soluciones definitivas lleguen rápido. Los partidos que defienden la tesis de una Navarra vasca ya habían convocado movilizaciones de masas ante la tardanza del Gobierno de aprobar el decreto de la preautonomia vasca.

Así las cosas, a partir de ahora los mayores problemas pueden llegar a plantearse en la calle, teniendo en cuenta la sensibilidad del pueblo vasco a la hora de respaldar sus reivindicaciones. ítSi en el futuro se producen manifestaciones masivas, .los grupos extremistas de .izquierda y de derecha podrian aprovechar pera provocar nuevos actos desestabilizadores». nos aseguró una autoridad municipal de Pamplona. No obstante, la preautonomía puede ser un elemento decisivo para, aminorar las movilizaciones populares

 

< Volver