Autor: Burgo Tajadura, Jaime Ignacio del. 
   Navarra y la universidad vasca     
 
 El País.    20/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Cartas al director

Navarra y ¡a universidad vasca

En relación a la información publicada en EL PAÍS (el 18 de octubre del presente año), con el título «La exclusión de Navarra del distrito universitario vasco», debo aclarar en lo que a mí se refiere, lo siguiente:

1. Las únicas declaraciones a la prensa que sobre el tema del distrito universitario he realizado son las que formulé a Europa Press. En ellas manifestaba que nuestro propósito era lograr la píena autonomía universitaria de1 Navarra lo que excluye la dependencia de la región a organismos universitarios no navarros, sean de Zaragoza o de Bilbao

2. Resulta insidioso que se pretenda hacer creer a la opinión pública que la postura de !a UCD de Navarra respecto al tema del distrito obedece a supuestas implicaciones de sus miembros con el Opus Dei.

Conviene aclarar que la Universidad de Navarra, erigida por la Iglesia, tiene un «status» autónomo que en modo alguno quedaría alterado por la dependencia de Navarra al distrito universitario de Bilbao.

3. Mis simpatías por la Universidad de Navarra responden única y exclusivamente a que considero que se trata de una institución docente altamente beneficiosa para la región y que vino en su momento a colmar una antigua aspiración de Navarra a lo largo de su historia. Pero tales simpatías son a título exclusivamente personal, sin que la UCD de Navarra como partido político tenga en modo alguno nada que ver.

4. Ciertamente, la Universidad de Navarra no cubre ipdas las necesidades educativas de la región, aunque el nivel de Navarra en materia universitaria sea uno de los más altos de la nación. Sería conveniente la creación de una facultad de Ciencias Económicas y de sendas, escuelas de Ingeniería Superior Industrial y Agrónoma. ¿Por qué desechar, por .tanto, la creación de una universidad del Estado? Ello tomportaría la creación automática del distrito universitario navarro. Vero, como diré más adelante, ese no es el auténtico problema de ios promotores de la comisión gestora «pro distrito vasco».

5. La UCD de Navarra es partidaria de la libertad de enseñanza, tanto para la Iglesia como para cualquier otra iniciativa socialmente creadora y responsable. Por consiguiente, no pueden ahogarse las manifestaciones privadas de dicha libertad y, mucho menos, cuando resulta incuestionable el alto grado de calidad de sus enseñanzas. Los poderes públicos tienen, asimismo, obligación de prestarles ayuda adecuada, siempre que los centros privados —sean laicos o.confesionales— no vulneren los principios de la igualdad de oportunidades en cuanto al acceso a los mismos.

6. La solución de los problemas educativos que Navarra tiene planteados a nivel universitario vendrá de la acción conjunta de la iniciativa privada, del Estado y de la Diputación Foral. Pero la adscripción burocrática a uno u otro distrito en modo alguno tiene nada que ver con la solución, de los problemas. Et distrito universitario, no debe olvidarse, es una creación del Estado centralista, que monopoliza desde hace casi dos siglos la educación superior. Una concepción superadora del centralismo conduce necesariamente a la supresión de los distritos. Resulta por eso sorprendente la defensa que de esta institución hacen los partidos que dicen propugnar la autonomía de Navarra y a quienes no importa que nuestra personalidad regional no quede expresamente reconocida.

7 Los promotores de la comisión gestora «pro distrito vasco de Navarra» harían mejor en dedicar sus esfuerzos a la creación de una universidad vasca, con sede en Navarra, como iniciativa de carácter privado, siempre claro es que sean capaces de asumir con responsabilidad lo que supotie la puesta en marcha de un centro educativo universitario. Pero saben que una iniciativa de esta naturaleza entraña dificultades extraordinarias, pese al apoyo de los poderes públicos a que indudablemente tendrían derecho. Pero la razón de ser del «problema del distrito» no es ésa. Se trata de un planteamiento político:

Navarra dentro o fuera de Euskadi. Y en este tema, el criterio de la UCD de Navarra es transparente: no aceptaremos la integración en Euskadi mientras el pueblo navarro libre y democráticamente no ia acepte.

Y una cosa es que la mayoría de siglas políticas apoyen esa integración y otra, muy distinta, que la mayoría del pueblo navarro esté conforme con ella. Y

quede claro que la intimidación de los que propugnan la lucha armada o de los que pretenden llevarme al paredón (como se grita en manifestaciones que presiden algunos de mis compañeros de Parlamento) no me moverá un ápice en la defensa del derecho de Navarra a conservar su identidad y a mantener y perfeccionar su autonomía foral en la España de las regiones, cuya unidad es principio inconmovible.

Jaime Ignacio del Burgo Senador de la UCD por Navarra Pamplona,

 

< Volver