Autor: Olmo Parra, Antonio del. 
   Estimulos a la inversión     
 
 Pueblo.    22/03/1962.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Estímulos a la inversión

EN fecha todavía reciente ha sido publicada en el "Boletín Oficial del Estado" la orden de 12 de enero de 1962 del Ministerio de Hacienda por la que se regula la financiación de las ventas a plazos de bienes de equipo en el mercado interior a través del Comité del Crédito a Medio y Largo Plazo.

Es indudable que desde la creación de dicho Comité por la ley de Entidades Oficiales de Crédito a Medio y Largo Plazo de 26 de diciembre de 1958 sus funciones de ordenación y regulación del crédito han sido cada vez más patentes y eficaces, hasta el punto de revelarse ahora, dentro del proyecto de la nueva reestructuración bancaria, como pieza fundamental de la política del crédito. Actúa como verdadero orientador de la inversión, recogiendo e interpretando las directrices señaladas por las autoridades monetarias.

El campo de actuación del Comité del Crédito se circunscribía, principalmente, al sector industrial hasta la orden comentada, regulando la concesión Sel crédito otorgado por otras entidades destinado a la modernización de las empresas nacionales con el fin de obtener productos de mejor calidad, con disminución de los costes unitarios y con una mayor productividad; a la financiación de las exportaciones de maquinaria, bienes de equipo y, en general, de transformados metálicos; a la construcción de buques para su posterior exportación, aparte de los créditos directamente concedidos a la industria.

Si bien el Comité actúa en la concesión de tales créditos con una amplia flexibilidad de criterio, es lógico que controle y vigile la autenticidad de las operaciones que se le someten y haga cumplir a la Banca el que las líneas especiales de redescuento en el Banco emisor sean utilizadas d« acuerdo con las normas preestablecidas.

Considerando la inversión como la desviación de parte de los seguros de la sociedad corrienteemente disponibles. con el propósito de aumentar el acervo de bienes de capital para hacer posible una expansión de la producción consumible en el futuro, se observa que una de las claves esenciales en el desarrollo económico es la de administrar esa inversión. Ahora bien: el estimulo a invertir está limitado por la magnitud de los mercados, observación que es, generalmente, válida para todos los países que aún no han alcanzado el "despegue" de su desarrollo económico, puesto que el empleo de equipos capitales en la producción de bienes y servicios para el mercado interno está obstruido por su pequeña magnitud, es decir, por la falta de su poder de compra, no en términos monetarios, sino reales. Se tiene, por tanto, que para las economías de los países aludidos el problema no se encierra solamente en una deficiencia de demanda monetaria, puesto que puede remediarse con facilidad mediante la expansión del circulante. El problema es más profundo, puesto que la mencionada expansión monetaria produciría una inflación de precios.

De lo expuesto se deduce que la intervención de la Banca en la inversión a través del crédito es una determinante tan directa en el desarrollo económico de los países que las autoridades monetarias de los mismos han limitado y reglamentado su actuación, dentro de sus peculiares estructuras, por medio de los respectivos Bancos centrales, que, en orden a actuar como Bancos de banqueros, tienen en sus manos los resortes de la política del crédito y, por tanto, la regulación de la oferta monetaria.

En España, con las medidas adoptadas para poner en mar. cha el Plan Nacional de Estabilizacin, fue neutralizada la expansión exagerada del crédito, y en lugar de fomentar la emisión de Deuda Pública, que se hubiese traducido en un aumento de la circulación fiduciaria a través del consabido proceso dé monetización, se iniciaron las emisiones de "cédulas para inversiones", que vienen sirviendo para dotar a las instituciones oficiales de crédito de los medios precisos para atender las peticiones de los inversores privados.

La orden de 12 de enero de 1962 del Ministerio de Hacienda viene a estimular las inversiones productivas, puesto que al poder autorizar el Comité el uso de líneas especiales de redescuento en el Banco de España, previo informe favorable del mismo, de loa efectos representativos de la parte aplazada en el precio de venta de utillaje y bienes de equipo, tanto para el sector industrial como para el agrícola, influirá de forma decisiva en la reactivación del mercado nacional. Por tanto, lar funciones del Comité no sólo se limitan a que tales inversiones se efectúen con arreglo a una auténtica colaboración y coordinación con la política económica propugnada por el Gobierno, sino que ha de administrar y canalizar el crédito de forma que los aumentos de la circulación fiduciaria sean contrarrestados por los incrementos en la productividad como resultado de las nuevas inversiones que se realicen.

A. DEL OLMO FARRA

 

< Volver