Impuestos retroactivos     
 
 Pueblo.    22/03/1962.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Impuestos retroactivos

LA irretroactividad de las normas y disposiciones que establecen una pena, sanción o situación más perjudicial, es una regla de Derecho tan clásica como justa. A veces, por imperfecciones legislativas o por circunstancias extraordinarias, no se sigue. Pero aun en estos casos no queda desautorizada la regla.

Ocurre, simplemente, una divergencia entre lo justo "legal" y lo justo "natural".

Un lector nos relata el caso de ciertos impuestos retroactivos, que se aplican a las compras de motocicletas. Se trata de aquellos adquirentes de motos —caso muy frecuente— que realizan la compra a plazos. Son, como cabe supone, compradores que no disponen de la cantidad necesaria para pagar al contado. Por ello, y aunque los plazos suponen un precio mayor, compran con las facilidades de la venta a plazos. En el caso concreto al que se refiere nuestro comunicante, él entregó dos mil ochocientas pesetas en concepto de Impuesto de lujo, al formalizar la venta. (Aunque considerar artículo de lujo una moto corriente en 1962 ya ofrece bastante materia para un comentario, prescindiremos de este dato.)

Después de abonada dicha cantidad, la Delegación de Hacienda reclama el pago del impuesto de derechos reales por la compraventa de la moto. Y, además, una multa por no haber satisfecho este Impuesto al formalizar el contrato.

Naturalmente, los que compran en estas condiciones reciben la moto "en depósito". No adquieren la propiedad de la misma hasta que no entregan el último plazo. Y asi consta en las copias del contrato que se entregan en Hacienda para la liquidación del impuesto de lujo.

Por último, según nuestro comunicante, casi ningún contrato de compra de motos a plazos, al ser presentado en Hacienda para el impuesto de lujo, pagó derechos reales, porque no lo exigieron en la Delegación. Ahora, en cambio, se demanda este último impuesto incluso a quienes compraron su moto hace diez años.

la, relación de estos hechos nos sugiere algunas puntualizaciones. La primera y principal, que si desde un principio debían pagar derechos reales estos contratos, ¿por qué no fue tal impuesto exigido en su momento? Y si es cosa de una d i s p osición retroactiva, ¿por qué no se respeta la regla de irretroactividad, siendo el pago del impuesto "desfavorable" para el comprador?

En segundo lugar, los Impuestos deben tener en cuenta la capacidad económica de los sujetos que deben pagarlos. Y no parece, desde punto alguno de vista, proporcionada la capacidad de tributar de quien se ve obligado a comprar a plazos una moto —un vehículo utilitario— al pago «le un impuesto de lujo y otro de derechos reales.

¿No podría estudiarse una fórmula que dulcificase esto trato fiscal? ¿No podría eximirse del pago del impuesto de lujo al comprador de una moto a plazos, que demostrase que necesita la moto como Instrumento de trabajo? ¿No cabría, en fin, fragmentar también en plazos el impuesto de derechos reates, ya que en plazos se paga el precio de la vento y en plazos se adquiere la propiedad?

 

< Volver