Autor: Aizpún Tuero, Jesús. 
   Navarra y el Estatuto Vasco     
 
 Ya.    22/07/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 44. 

TRIBUNA ABIERTA NAVARRA Y EL ESTATUTO VASCO

AYER me sucedió algo muy violento y muy interesante, que merece la pena comentar.

Un señor cuya carta me resulta familiar, pero que no conseguía identificar, me preguntaba con gran interés en qué consistía el problema de Navarra y el Estatuto de Guernica. Su desconococimiento del tema era de tal naturaleza que pensé en la posibilidad de que fuera un ministro de Gobierno. Pero no lo era, Se percato de mi apuro y muy gentilmente se dio a conocer. Había asistido el año pasado a varios actos políticos celebrados en Madrid y en los que yo intervine, planteando las posturas navarras, su foralidad y, consiguientemente, su españolismo. Y él, con una enorme dosis de sentido común, se preguntaba cómo era posible tener problemas. En qué cabeza cabía que se involucrara a Navarra en las procelosas aguas del problema vasco. Yo le expliqué que, según el ministro del ramo, señor Fontán, no exitia problema vasco, sino el hecho vasco. La respuesta fue un poco demasiado fuerte para transcribirla. Sólo diré que al final pedía con enorme lógica que el ministro fuera nombrado gobernador de Guipúzcoa. Al fin y al cabo se acabarían los problemas.

Per& sus preguntas son las de millones de españoles, y merecen una respuesta, por lo menos una atención. Esa respuesta no la va a dar ni el Gobierno ni la UCD, que están pactando la desaparición de Navarra. Sus consecuencias las verán después, cuando sea tarde.

¿Por qué Navarra en el Estatuto?

HE escrito artículos, he dado conferencias coa el mismo tema y nadie me ha contradicho jamás: porque la autonomía vasca no es tal, sino el primer paso para la indepenpetardos para que no pueda dormir y me ofrecen como refugio su casa, esta invitación sí es rechazable. Contra ello sí puedo protestar. No es una invitación pura y simple. Es una coacción. Es un acto de fuerza y me priva de la libertad de elección. Y eso es lo que se está haciendo con Navarra. Desde la ETA hasta las ikastolas.

b) Si sólo es una invitación, ¿por qué hacer cuestión de Gabinete en el Estatuto? Ya estamos invitados por la Constitución. Dejémoslo en correcta invitación,

c] Pero el señor Bandrés,. y me imagino que el señor Suárez, también conoce perfectamente los efectos psicológicos y políticos de esta inclusión. Se trata de dar a Navarra la impresión y el convencimiento de que es un proceso irreversible. Que está condenada a perder su personalidad y su foralidad y que está uncida con el yugo de Euzkadi. Suárez y la UCD vendieron a Navarra antes de las elecciones del 15 de junio de 1977, metieron a Navarra ser el preautonómico vasco contra su voluntad; por falta de oposición de varios parlamentarios navarros de UCD se redactó la disposición transitoria cuarta de la Constitución, y nuevamente hoy, hurtando a la ponencia los debates, Suárez nos vende al PNV en la Moncloa.

La disposición .transitoria tercera se ha sustituido por el artículo 47-2.

uue Sice asi: «En el caso de que se produjera la hipótesis prevista en la disposición transitoria cuarta de la Constitución, el Congreso y el Senado, en sesión conjunta y siguiendo «procedimiento reglamentario que de común acuerdo determinen, establecerán por mayoría absoluta el procedimiento a aplicar para la reforma del Estatuto, que deberá en todo caso incluir la aprobación del órgano foral competente, el referéndum de los territorios afectados y la posterior aprobación, mediante ley orgánica, por las Cortes generales.»

Extraordinario precepto, ejemplo vivo de cómo no se debe legislar.

¿Qué quiere esto decir?

En primer lugar, que se sigue negociando sobre Navarra en temas absolutamente vitales sin contar con ella; Suárez nos sigue empujando hacia Euzkadi.

En segundo; lugar, ¿cuál puede ser el procedimiento que determinen Congreso y Senado? ¿Puede ser, por ejemplo, en aras de la rapidez, que se reúnan el presidente Suárez y el «lendakari» de turno y ellos se lo guisen y se lo coman?

Pero aún es más grave la cosa: se trata de aceptar el Estatuto de Navarra. Lógicamente tiene que ser Navarra quien decida si le gusta o no la adaptación.

Pero está muy lejos de ser claro el artículo 47-2, porque se dice que la aprobación deberá incluir el referéndum de «los territorios afectados».

Pero ¿cómo se entiende esto? ¿Es el referéndum en cada territorio? ¿Es el referéndum conjunto del País Vasco? Si es separado de Navarra y ésta es contraria al texto, ¿prevalecerá el de los otros territorios, que son más y tienen más población? La posibilidad es intolerable. ¿Cómo va Navarra a defenderse de un Estatuto unitario y centralista que nada tenga de federal y, por tanto, anule totalmente la personalidad de los territorios históricos? La disposición transitoria cuarta de la Constitución es clarísima al respecto. Este texto nuevo sólo viene a crear confusión. ¿Esto es, señor Del Burgo, señor Moscoso y demás de UCD, el éxito de su gestión, lo que su partido ha conseguido para Navarra?

El atropello es incuestionable. Pero viene de lejos. Navarra está siendo atropellada desde antes del 15 de junio de 1977.

CONSTITUIRSE EN PROBLEMA

PERO Navarra tiene parte de culpa. Navarra, tierra de paz, pedazo de España, aceptó de buen grado el proceso democratizador y ha contribuido en él, sin causar problemas.

Ese ha sido su error. Hay gobernantes que esto no lo entienden. Se escucha y se atiende a quien crea problemas, porque hay que resolver los problemas y Navarra no los ha creado; nos los han creado, que no es lo mismo.

SE ha llegado a pensar y a decir que un pacto con el PNV llevaría la pacificación al País Vasco. En la misma tribuna de las Cortes denuncié esta falacia. Pero no hay mejor sordo que el que no quiere oír. Pero los hechos confirman mi afirmación. «A B C» del 17 de julio de 1979, en su página 9, escribe estos titulares: «Monzón y Castells amenazan con una violencia mayor en el País Vasco.» «El llamado Estatuto de Guernica no traerá la paz» (Castells). «Monzón insiste en sus proclamas independentistas. El pueblo vasco lucha por recuperar su soberanía.»

En YA del mismo día, página 20, vemos este titular: «Monzón vuelve a la carga en París. Buscamos la independencia, la etapa siguiente será mucho más dura. No al Estatuto de Guernica.» Dice el texto: «El Estatuto de Guernica lo rechazan de plano porque no cumple las condiciones de ETA.»

Ya lo dije yo en «A B C» del 25 de mayo y en la sesión de las Cortes del mismo día: «No servirá el pacto con el PNV si no lo aceptan los abertzales y la ETA.»

Mientras tanto, la televisión belga retransmite entrevistas con terroristas de ETA. La cota de prestigio de España está por debajo del índice de la Bolsa, que ya es decir.

Pero detectado el mal, el remedio está a la vista.

Navarra ha de constituirse en problema. Hay muchas maneras de hacerlo. Se pueden producir mil problemas.

Que Navarra se constituya en problema y podrá aspirar a ser oída y a imponer su criterio. Los ejemplos están bien cerca. Y no hace falta metralletas ni goma-2 para causar gravísimos problemas.

La maniobra del Estatuto va a saín: redonda al Gobierno Suárez. al Ha potenciado al PNV de forma que arrebatará los votos a UCD en el País Vasco.

b) No ha resuelto el problema del terrorismo, que irá a más.

c) Se ha creado el problema de Navarra. Ya lo verá.

¿Cómo lo va a arreglar? ¿Pactando con ETA? Ya sabemos las condiciones.

A mí no se me olvidan aquellas palabras del entonces ministro del Interior Rodolfo Martín Villa: «O acabamos con ETA o ETA acaba con nosotros.»

Pues veamos el contexto en que actúa la ETA. Y no hago juicios de valor sobre ninguna de estas circunstancias:

a) Está abolida la pena de muerte. De forma que un terrorista que no se enfrenta a tiros con la Policía no corre peligro de muerte, haga lo que haga.

b) El terrorismo, aunque mate generales y militares, en general, no es asunto del Ejército, sino del Interior. ¡No caigamos en la trampa! Es decir, se garantiza a la ETA que no será atacada por las Fuerzas Armadas. O quizás ¿hemos caído en la trampa?

c| No se adoptarán medidas de excepción.

d) La lucha es de balas de goma contra goma-2 y de botes de humo contra metralletas.

e) ETA cuenta con el factor sorpresa y de buena parte del pueblo.

¿Quién acabará con quién?

Jesús AIZPUN TUERO

(Diputado de Unión Pueblo

 

< Volver