Aunque persiste su estado de gravedad. 
 José Javier Uranga mejora de sus heridas     
 
 El País.    24/08/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Aunque persiste su estado de gravedad

José Javier U ranga mejora de sus heridas

José Javier Uranga, director de Diario de Navarra, que fue gravemente herido en la tarde del viernes por un comando que le disparó varias ráfagas de metralleta en el aparcamiento del periódico, mejora de sus heridas, causadas por ocho impactos de bala, aunque persiste su estado de gravedad.

La clínica universitaria de Pamplona, donde se haya internado, facilitó, a las 11.30 de la mañana de ayer, el primer parte médico del día, en el que se informa que José Javier Uranga mantuvo durante su primera noche en la unidad de vigilancia intensiva (UVI) las constantes vitales de forma estable, a la vez que en la mañana´ de ayer recuperó la consciencia.

A las 8.30 de la mañana, según señala el parte, el enfermo comenzó con respiración espontanea, por lo que le fue retirado el respirador artificial. A las diez de la mañana se procedió a la extubación endotraqueal. El parte médico finaliza señalando que «la movilidad de las extremidades inferiores es satisfactoria. Continúa sin poder valorarse la capacidad funcional de las extremidades superiores. El pronóstico continúa siendo grave».

A las ocho de la tarde se facilito un nuevo parte medico, firmado por el doctor Cañadel, que decía textualmente: «A lo largo del día, la situación del paciente se ha mantenido estacionaria, aunque persiste lav gravedad de las contantes permanentes estables. La mejoría de su estado de consciencia ha supuesto un aumento de las molestias subjetivas. Dado su estado, aún comprometido, el paciente permanece ingresado en la unidad de cuidados intensivos, sometido a continua Vigilancia y cuidados médicos».

El director de la clínica universitaria, el doctor Cañadel, declaró ayer que, en un principio, «nos limitamos a asegurar las constantes vitales, que han sido buenas en todo momento y han ido a mejor, y a revisar las visceras macizas abdominales, el tubo digestivo, el pulmón izquierdo y los grandes vasos, aorta y demás.

No hemos advertido lesión alguna», añadió el doctor. «Hemos dejado para más adelante ver si hay nervios afectados y la revisión de brazos y manos, en los que hay abundante metralla. Pero hasta que no pasen las 48 horas de período crítico, no se podrá ver la evolución del paciente».

 

< Volver