Autor: Esteban,José María. 
 Ocho personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad, a consecuencia de las explosiones. 
 Atentado contra las sedes de UGT y PCE en Pamplona     
 
 Diario 16.    13/09/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Ocho personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad, a consecuencia de las explosiones

Atentado contra las sedes de UGT y PCE en Pamplona

Ocho personas resultaron ayer heridas, con lesiones de diversa consideración, al-explosionar dos artefactos en las sedes de la UGT y del PCE de Pamplona. Las sospechas apuntan hacia grupos abertzales, que tratarían de intimidar a dos de las fuerzas participantes en la manifestación del pasado día 2 contra el terrorismo.

Pamplona: José María ESTEBAN, Corresponsal

Los dos artefactos, de considerable potencia, probablemente de goma-2, hicieron explosión casi de forma simultánea sobre las 12,30 horas de la mañana de ayer en la sede del PCE, sita en la calle Comedias, dentro del casco viejo de Pamplona, y en la sede de UGT, en la calle Isaac Albéniz, en el barrio de La Milagrosa, distantes entre sí aproximadamente unos dos kilómetros.

Como consecuencia de las explosiones, ocho personas tuvieron que ser asistidas en el Hospital Provincial de Navarra, si bien únicamente una de ellas quedó ingresada: Francisca Núñez, con heridas contusas en frente, con pérdida de visión en el ojo izquierdo, quedando ingresada en Neurocirugía, con pronóstico grave.

Confusión total

Esta persona, junto con otras más, se encontraba en el momento de la explosión en el piso de arriba de la sede del PCE, en donde existe una academia de peluquería.

Al principio, la confusión fue total. Cientos de personas, que en aquel momento paseaban por el casco viejo de la ciudad, se arremolinaron junto a la sede del PCE, desde cuyos ventanales, ya sin una sola cristalera, salía una densa humareda. El suelo de la calle aparecía materialmente sembrado de cristales, papeles de propaganda, ficheros, sillas y la puerta blindada que protegía la entrada a la sede. Todo había caído desde el primer piso a través de las ventanas, como consecuencia de la onda expansiva, en donde todavía figuraba la bandera roja con las iniciales PCE-EPK, la hoz y el martillo.

Cristales por todo el cuerpo

Unas señoras que habían salido de la peluquería se refugiaron en el soportal de entrada a una juguetería situada enfrente de la sede del PCE. Una de ellas, Micaela Rodríguez, no podía contener las lágrimas y lloraba relatando lo que ella había oído y visto, mientras pedía oxígeno porque se ahogaba.

«Fue horrible —recordaba con llanto—. En la peluquería estábamos alrededor de setenta personas, o más, porque es una academia. Oímos una fuerte explosión y vimos cómo las vitrinas se rompían en mil pedazos y los cristales se nos clavaban por el cuerpo. Algunas cayeron al suelo y otras comenzaron a correr de un lado para otro sin saber qué hacer. La explosión había movido todo el suelo y no sabíamos qué hacer.»

«Se me Vino la puerta encima»

Ángel Pascual, secretario general del PCE de Navarra, tuvo que ser bajado, sin heridas, por una escalera, al igual que tres personas más que estaban en la sede con él.

Un boquete de unos cinco centímetros de •profundidad marcaba el lugar donde había sido colocado el arte-

facto, adosado a la puerta blindada de entrada a la sede.

«Abrió y arrojó la bomba»

Los daños materiales por este atentado rondan los cinco millones de pesetas. ,

Mientras en la sede del PCE él artefacto había sido dejado adosado a la puerta de entrada, en la sede de UGT, por el contrario, según relato de la secretaria que en aquel momento se encontraba allí, «un muchacho entró sin decir nada y arrojó algo que llevaba en la mano y que echaba chispas, como si fuera una bengala».

«Luego —agregó— ya no supe lo- que pasaba. Una fuerte explosión me arrojó al suelo y el techo se vino abajo.» La joven se llama Eva Aranda y sus gritos, al ver al joven y la acción que iba a emprender, salvaron de un ´mayor percance a María Carmen Gurocharri, militante de UGT y esposa del concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Bernabé Alvarez, del PSOE, que al oír los gritos de Eva intentó salir corriendo de la habitación, para pedir ayuda, no recibiendo el impacto de la onda expansiva directamente.

En cuanto a la paternidad de ambos atentados, si bien nadie se pronuncia claramente, todo parecía indicar que se apuntaba hacia organizaciones de izquierda abertzale y previsiblemente organizaciones como ETA. Ángel Pascual, secretario del PCE en Navarra, recordaba que hacía unos días un grupo de jóvenes abertzales que lanzaban gritos de

«Urbiola askatu» y «Gora Eta militarra», habían intentado quemar la sede lanzando «cócteles Molotov» que no penetraron gracias a las persianas metálicas que protegían los cristales de las ventanas de la sede.

Si bien en general se decía que ninguna de las sedes había recibido amenazas últimamente, él hecho es que el militante de

CC OO, Juan Salmerón, había recibido el pasado lunes una amenaza, a continuación de otra una semana antes, en la que le decía: «Preparaos, porque un día de estos vais a volar 14 o 15.»

Otros, por el contrario, aunque con menos consistencia, apuntan hacia la extrema derecha, quizá apoyándose en el hecho de que, salvando la existencia de la peluquería, en el inmueble de la sede del PCE se encuentra la sociedad Muthiko Alaiak, peña sanferminera de ideología nacionalista en la mayoría de sus componentes y en cuyo rótulo de entrada figura una pintada en negro con las iniciales J. N. E., organización de extrema derecha.

Represalia por la manifestación

Por su parte, el gobernador civil de Navarra, Francisco Javier Ansuategui, manifestó a este periódico que «éste es el modo de proceder de quienes no quieren que el pueblo navarro hable, y es la respuesta terrorista a la manifestación del pueblo navarro que el pasado día 2 repudió al terrorismo.

«Estamos utilizando todos los medios a nuestro alcance contra el terrorismo, pero todos sabemos que la lucha contra la sorpresa, la traición, el terrorismo, la coacción y el anonimato, es difícil.»

El secretario general del Partido Socialista de Euskadi, Txiki Benegas, conoció la noticia de los atentados cuando participaba en una rueda de prensa en un hotel de Bilbao y renunció, aparte de la condena, a hacer una declaración extensa hasta no conocer los detalles del acto terrorista.

Benegas comentó que «ya nos habían avisado de la posibilidad de que se cometiese un atentado» y la comisión ejecutiva del PSE-PSOE envió urgentemente un mensaje de apoyo y solidaridad con sus compañeros navarros.

Madrid — El guardia civil de servicio en el Hospital Penitenciario de Carabanchel evitó la fuga de dos etarras que llegaron armados de una pistola. En el País Vasco se produjeron numerosas detenciones que provocaron las protestas de varias organizaciones abertzales. En una rueda de prensa de HB en Álava dos jóvenes acusaron a la Policía de haberles torturado.

Los reclusos Antonio Alcocer Gabaldón y Santiago Suárez López entraron armados en el comedor de la prisión sobre las cuatro de la tarde. Tras reducirla dos reclusos y dos funcionarios, se llevaron a uno de estos últimos como rehén y lograron que se les abriese el primer rastrillo.

Más tarde redujeron a

Detenciones en Euskadi y denuncia de torturas

Un guardia civil evitó la fuga de etarras en Madrid

otros dos funcionarios y con el automóvil de uno de ellos se dirigieron a la puerta con documentación falsa.

El guardia civil que en ese momento se encontraba de servicio dio el alto al vehículo y pidió la documentación a los ocupantes. Sin embargo, una limpiadora que presenciaba los hechos avisó a un funcionario, quien rápidamente dio el grito de «fuga».

El guardia civil apuntó con su arma a los reclusos y evitó la fuga. El guardia civil • será propuesto para una condecoración, según informó la agencia Efe. •

A primeras horas de .la madrugada fue detenido en Ondárroa (Vizcaya) Fernando Aguirre, militante de ESB —Partido Socialista Vasco—, a quien le fue aplicada la ley antiterrorista.

La detención de Fernando Aguirre provocó la inmediata protesta de su partido que pidió al Gobierno vasco que se pronuncie sobre esta detención. Al parecer, la misma está relacionada con la agresión que sufrió el capitán de la Guardia Civil la semana pasada en Ondárroa.

En San Sebastián fueron detenidos Francisco Lizoso-

ro y José Manuel Artola, concejales de Herri Batasuna del Ayuntamiento de Ibarra. Posteriormente fueron trasladados a Madrid, tras haberles aplicado la ley antiterrorista.

También fueron detenidos en esta ciudad otros cuatro individuos, quienes permanecen incomunicados por la ley antiterrorista.

Protestas en Álava

Otras siete detenciones fueron practicadas por la Policía en las últimas horas en la provincia de. Álava aplicándoles á los deteni-

dos, desde el primer momento, la legislación antiterrorista, por considerarles vinculados a la organización ETA, según informa el corresponsal de DIARIO 16, Ulpiano García,

Para hablar de estas detenciones, ayer tarde HB ofreció una rueda de prensa, en la que estuvieron presentes un abogado y miembro de la mesa nacional de dicho grupo político, un parlamentario vasco de dicho grupo, dirigentes provinciales de HB de la gestora pro amnistía y dos jóvenes que estos días han sido objeto de una atención especial por parte de la Policía.

Uñó de los jóvenes, que ha sido puesto en libertad sin cargos por la Policía después de haber permanecido durante varios días en Comisaría, mostró lesiones en ambos hombros y manifestó que tenía fisuras en varias costillas.

Golpeado

El otro tenía la cara como un fantasma, llena de costras, quien manifestó que el pasado lunes fue detenido por dos, policías, uno de ellos capitán, que le condujeron hasta el cuartel provisional de la Policía Nacional, en la calle de Marqués de Urquijo, donde ambos policías le golpearon y le arrojaron un «spray» a la cara antes de ponerle en libertad.

 

< Volver