Autor: Irizar, Rafael. 
 Quince miembros de la Cámara fueron expulsados por el presidente. 
 Borrascosa sesión del Parlamento Foral de Navarra por la presencia de Del Burgo     
 
 ABC.    19/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

MARTES 19-5-81

NACIONAL

Quince miembros de la Cámara fueron expulsados por el presidente

Borrascosa sesión del Parlamento Foral de Navarra por la presencia de Del Burgo

PAMPLONA (Rafael Irízar, corresponsal). Los parlamentarios forales de los grupos Herri Batasuna, Amaiur, Euskadiko Ezkerra y PTO-ORT (miembros estos últimos del Grupo Mixto) fueron expulsados ayer de forma Individual de la sala de Plenos del Parlamento Foral, en donde se procedía a iniciar los debates sobre los presupuestos de la Hacienda navarra para el año en curso, al aplicárseles, por el presidente de la Cámara, Víctor Manuel Arbeloa, el artículo 35 del reglamento interino, por promover, «con su conducta o sus palabras, desorden grave, dificultando la prosecución de la reunión».

Según señala el mencionado artículo, con posterioridad la Mesa interina puede acordar la suspensión de estos parlamentarios en el ejercicio de su función parlamentaria durante un mes como mínimo.

Las protestas formuladas, fuera del orden del día, de los quince parlamentarios expulsados estaban suscitadas por la presencia en el salón de sesiones del señor Del Burgo, diputado sobre el que pesa un acuerdo de esta Cámara, de 14 de abril del año pasado, en el que se pedía la dimisión de sus cargos forales.

BUENO ASÍN, DESMAYADO

El primer expulsado fue el portavoz de HB, Aldecoa, después de que el presidente, el socialista Arbeloa, le hubiera advertido tres veces durante una intervención que había solicitado como una cuestión de orden. Seguidamente, y de la misma manera, fueron expulsados individualmente, y conforme iban tomando la palabra, los parlamentarios Pedroarena, Urbiola (vicepresidente del Parlamento), González, García de Dios (HB), Olite, Del Olmo, Arraiza, Bueno Asín (Amaiur), Casajús, Soraure, Alemán, Urrestarazu, Goya y Archanco.

A cada orden de expulsión dada por el presidente, dos policías forales acudían al escaño del parlamentario aludido, invitándole a salir, mientras se suspendía momentánea mente la sesión. En estos cortos y repetidos recesos no se produjeron incidentes graves, salvo cuando era expulsado el representante de EE, Arraiza, momento en el que se oyere gritos de «Gora Euskadi», que fueron replica dos por varios parlamentarios de UPN con vivas a Navarra.

Pero los instantes de mayor tensión se desarrollaron después de estos gritos, cuando se pidió al diputado foral de Amaiur Bueno

Asín que abandonase la Cámara, y éste se negó en principio. Acudieron hacia él el vicepresidente segundo, Urrea (UCD), y los parlamentarios de UPN Viguria y Gomara para que reconsiderase su postura, además de varios miembros de la Policía Foral, que, pasados unos minutos, le agarraron por los brazos para que se levantara. Finalmente, salió de la sala por su propio pie y visiblemente emocionado hacia los pasillos, donde sufrió un pequeño desvanecimiento.

Antes de llevarse a cabo las expulsiones, y ante la petición del portavoz HB de que los grupos tenían que expresarse sobre si procedía el desarrollo de la sesión con la presencia del diputado centrista Jaime Ignacio del Burgo, la presidencia había dado unos turnos de intervención.

PNV SE RETIRA

En estas exposiciones los representantes de HB, Amaiur, EE y PTE-ORT vinieron a decir que había que aplicar el artículo 56 del reglamento al señor Del Burgo, y que existía un pacto de UCD y UPN con el PSOE para que se celebrasen las sesiones, aun a costa de la presencia del diputado.

Por otro lado, el portavoz de UCD dijo que no se podía admitir que ciertas decisiones parlamentarias conculcasen las libertades y derechos que asisten a todo parlamentario. A su vez, el socialista Urralburu afirmó que, aunque su grupo no modificaba su posición respecto al acuerdo del 14 de abril, sería «un contrasentido admitir el derecho a boicotear y paralizar las instituciones por la conducta desleal del señor Del Burgo». En su turno, el portavoz del PNV anunció que sus dos representantes no iban a participar en los debates y abandonarían la Cámara, cosa que hicieron una vez registradas las expulsiones de los quince parlamentarios.

Tras estas expulsiones, los restantes grupos parlamentarios —UCD, PSOE y UPN, así como el representante carlista, Mariano Zufia, y el independiente Jesús Ezponda— entraron al debate del tema del orden del día.

En una rueda de Prensa, el portavoz de HB explicó que lo que había triunfado en el Parlamento Foral era «el golpe militar del 23 de febrero», y el cambio de postura del PSOE —que calificaron de «chantaje»— no tiene más explicación que ésa. Por su parte, Arraiza afirmó que «el Parlamento Foral no había sido presidido por Arbeloa, sino por el PSOE y por la chaqueta del gobernador».

Para Amaiur, «con las expulsiones se ha perpetuado institucionalmente la mayor estafa al contribuyente navarro».

Los tres parlamentarios del PNV han calificado las expulsiones de arbitrarias e injustas.

Para Euskadiko Ezkerra las expulsiones no constituyen más que «una guerra de la derecha caciquil contra la clase trabajadora de Navarra».

Por último, el PSOE acusa de incoherencia a los grupos de Herri Batasuna y Amaiur.

 

< Volver