Autor: Arza Muñuzuri, Juan Manuel. 
   La identidad de Navarra     
 
 Diario 16.    05/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

JUAN MANUEL ARZA

Presidente de la Diputación Foral de Navarra

La identidad, de Navarra

La llamada «cuestión navarra», en permanente polémica política, es abordada aquí por su primera autoridad autónoma, aun con brevedad, desde ´su perspectiva histórica, en la que sé demuestra cómo el viejo reino ha sido síempre una autonomía, incluso en la larga noche del franquismo.

La Constitución que ha introducido el modelo de Estado autonómico ha supuesto para el resto del país una novedad importante. Sin embargo no ha sido así para Navarra, porque Navarra era ya una región autonómica. Recuérdese que hasta el siglo XVI era un reino independiente y que hasta 1841 siguió como tal reino con toda su organización propia, incluso con fronteras con el resto del país. A partir de tal fecha va a tener un régimen, foral que la configura como la única autonomía existente dentro de un régimen centralista.

Navarra üene pues casi ciento cincuenta años de experiencia autonómica. Su Gobierno y Administración han sido realizados, por la Diputación Foral a la que el Estado ha reconocido como representante de Navarra y con la que ha firmado sucesivos Convenios para armonizar el régimen fiscal de Navarra con el general del país y concretar la contribución de Navarra en el orden económico a los gastos del Estado, siempre partiendo de la soberanía fiscal de Navarra.

«Navarrizar» el país

En el orden político el régimen de autonomías viene a confirmar la validez histórica y la vigencia del sistema navarro y lo que se hace es «navarrizar» al resto del país, aún cuando las nuevas autonomías no alcanzan en muchos aspectos las cotas autonómicas que goza Navarra.

Las bases que sobre composición y funciones de las instituciones forales aprobadas por el Parlamento Foral son la última etapa de un proceso de institucionalización política de Navarra dotándola de órganos que la configuren como un auténtico Gobierno en régimen parlamentario. Estas, bases se negocian con el Estado de órganos que la configuren como un- auténtico Gobierno en régimen parlamentario. Estas bases se negocian con el Estado, porque desde 1841 en que desaparecieron las instituciones del Reino (Cortes, tribunales, etcétera), la confirmación y mantenimiento del régimen foral, así como su desarrollo, ha pasado por el pacto con el Estado.

Una vez más el pacto Navarra-Estado va a ser utilizado para convertir a ésta en un régimen de democracia parlamentaria que se integre dentro del mapa autonómico general, con las peculiaridades de ser una autonomía con ciento cincuenta años de antigüedad, con una larga experiencia, con una Hacienda propia y no derivada de la del Estado y con un régimen autonómico que viene confirmado por la Constitución, pero que es anterior a ella.

Respeto mutuo

Porque Navarra está convencida de la necesidad de una auténtica autonomía, siempre apoyando este principio de Gobierno y la necesidad de que el Estado fuera configurado así.. Para Navarra la autonomía es total autogobierno, eficacia -en la Administración y respeto a las peculiaridades históricas de las distintas regiones españolas

Y este respetó que Navarra tiene para las demás autonomías exige que éstas lo tengan con ella sin interferencias ni expansionismos, con respeto a la identidad propia y a las decisiones democráticas, que excluyen toda imposición.

La historia de Navarra es una lucha constante para mantener su identidad frente a todos los enemigos que han tratado de eliminársela, y esta idea está por encima de las diferencias ideológicas, como se demostró en el Parlamento Foral al aprobarse las bases que sobre las instituciones forales se han de negociar con el Estado.

 

< Volver