Autor: Ruiz de Azúa, Victorino. 
 Próxima revisión global de la política del PSE-PSOE. 
 Los socialistas debatirán después del verano la incorporación de Navarra     
 
 El País.    22/05/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Próxima revisión global de la política del PSE-PSOE

Los socialistas debatirán después del verano la incorporación de Navarra

VICTORINO RUIZ DE AZUA, San Sebastián

La crisis abierta en el Partido Socialista de Euskadí-PSOE en torno a la incorporación de Navarra a la comunidad autónoma vasca será resuelta por medio de un amplio debate, según fuentes parlamentarias del citado partido. La estrategia del PSE será revisada globalmente a mediados de julio en una reunión del comité nacional (máximo organismo entre congresos), y la cuestión de Navarra se examinará después de un debate que culminará al término del verano.

Para la preparación de las discusiones sobre esta nueva orientación política, el comité nacional encargó a una comisión elegida entre sus miembros que preparara un documento-base. Este borrador, en cuya redacción participó, entre otros, el diputado del Parlamento vasco José Antonio Maturana, fue examinado por el comité ejecutivo y motivó la reunión celebrada por una delegación de este organismo con el comité provincial del PSE de Navarra, en la que sé trataba de negociar la aprobación de los socialistas navarros a la propuesta contenida en el documento citado, -según la cual debería plantearse la votación del Parlamento foral previa al referéndum sobre la incorporación de Navarra a la comunidad autónoma vasca durante la presente legislatura.

«Gigante con pies de barro»

La negativa del comité provincial del PSE de Navarra a aceptar un planteamiento de este tipo provocó la reacción de la comente «marxista» y su amenaza de abandonar el partido sacando a la luz pública la existencia de la crisis interna.

Posteriormente, la dirección del PSE Ija decidido reelaborarla parte del documento dedicada a Navarra, presentando el tema en forma de anexo y tratándolo con mayor amplitud. Esta nueva formulación será presentada en breve a los órganos del partido y servirá de base al debate, junto a las propuestas elaboradas por los organismos directivos de Navarra.

El borrador inicial preparado por la comisión del comité nacional, al que ha tenido acceso EL PAÍS, contiene una severa autocrítica de algunos aspectos esenciales de la trayectoria mantenida por el PSE desde su constitución, en 1975. A lo largo de veinte folios, sus redactores reconocen que el PSE recibió

inesperadamente en las primeras elecciones legislativas un aluvión de votos, que le convirtieron en «un gigante con pies de barro» y le llevaron a ocupar la presidencia del Consejo General Vasco y la cartera de Interior, los puestos de mayor desgaste, sin que se pudiera conseguir ninguno de los objetivos propuestos.

Respecto a la Constitución, se afirma que la disposición adicional que pretendía introducir el PNV, «demagógica hasta el escándalo», provocó un enfrentamiento del PSE prácticamente con todos, en defensa del proyecto sometido a referéndum.

El borrador analiza otros factores que han colocado al partido en difícil situación ante el electorado, por ejemplo, la situación de «una UGT hundida» para concluir que el PSE debe consolidarse como fuerza hegemónica de la izquierda vasca, paso previo al predominio político en Euskadi. El esfuerzo que necesita el socialismo para enraizarse en la sociedad vasca, según el borrador del documento político, pasa por limitar el enfrentamiento con el PNV cuando se trate de la «cuestión nacional», y agudizarlo en el «campo más favorable» de.los problemas de los trabajadores.

Después de señalar que una parte de los votos del PNV pueden ser recuperables, y subrayar el peligro electoral que supone la desaparición de los rasgos marxistas-leninistas de Euskadiko

Ezkerra, en beneficio de una imagen socialista, el borrador propone un cambio radical de actitud en el tema del bilingüismo y concreta una propuesta sobre Navarra.

En el tema del éusquera, se asegura que el Partido Socialista debe recomendar su aprendizaje a toda la población, y se desecha el supuesto peligro, denunciado en varias ocasiones por el PSE, de un monolingüismo euskaldun.

Respecto a Navarra, el citado borrador propone que el partido negocie con las fuerzas políticas de aquella provincia, con excepción de UCD, un compromiso para aprobar en el Parlamento foral la convocatoria del referéndum de incorporación a la comunidad autónoma vasca durante la presente legislación.

Reconociendo que este tema ha sido «fuente de desestabilización política», y que ha servido de «argumento contra el partido, decreciente fuerza o medida que la consolidación interna de la comunidad autónoma vasca se vaya produciendo», se afirma que la incorporación de Navarra,costituirá un elemento de estabilidad política; dará mayor peso electoral al PSE, gracias a la escasa implantación del PNV, ayudará a conseguir la pacificación de Euskadi, al no poder realizarse el referéndum sin un cese previo de la violencia, y servirá de freno a «las posibles veleidades independentistas de los nacionalistas».

Aunque se desconoce el contenido de las propuestas sobre Navarra que presentarán al debate los socialistas de esta provincia, parece confirmado que un sector está dispuesto a defender los acuerdos del segundo congreso del PSE y el progresivo acercamiento a la comunidad autónoma vasca.

 

< Volver