Urbiola y el juez     
 
 Diario 16.    24/09/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Urbiola y el juez

El juez, titular del Juzgado número 4 de Madrid, que llevaba el caso del vicepresidente del Parlamento Foral de Navarra, José Antonio Urbiola, decidió ayer la puesta en libertad incondicional de éste, pese a que sobre él gravitan acusaciones graves de colaboración con los terroristas de ETA militar.

Este juez, no se sabe bien por qué razones —aunque las sospechas y algunas informaciones apuntan al amedrentamiento por parte de los otarras y compañeros mártires— ha impedido un procesamiento. Si ahora no prospera el recurso planteado por el ministerio fiscal, la justicia quedará oscurecida y nunca se podrá saber y demostrar si Urbiola colaboró o no con los terroristas de ETA.

No queremos, evidentemente, suplantar la justa misión de los jueces., Es a ellos a quienes les toca juzgar.

A nosotros, á los ciudadanos, pedir que se juzgue y resplandezca la justicia, no que se oculte. Sin procesamientos, pese a la gravedad de las acusaciones de este caso, nunca llegaremos a nada.

El propio Urbiola tiene firmada una declaración policial en la que reconoce sus vinculaciones con los etarras. Estos hechos no pueden quedar ahora en el secreto de un sumario que va a morir en los legajos de un archivo.

La guerra contra el terrorismo es lo suficientemente dura y complicada como para producir nuevas obstrucciones. La acción policial quedará rota si choca con las puertas de los tribunales. Los jueces están para procesar y juzgar, no para eludir sus responsabilidades. Por muy molestas que sean. Y que no siempre los desvelos sean para empapelar periodistas.

 

< Volver