Autor: Mora, Francisco. 
 Según el presidente del Parlamento Foral. 
 Los navarros podrían responder con fuego a ETA     
 
 Diario 16.    11/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Según el presidente del Parlamento Foral

Los navarros podrían responder con fuego a ETA

Barcelona: Francisco MORA, corresponsal

«Hay que acabar con el terrorismo ETA, empleando todas las maneras democráticas posibles, y ello lo decimos los navarros sin alharacas pero también sin ninguna clase de miedo», declaró a DIARIO 16 el presidente del Parlamento Foral de Navarra, Víctor Manuel Arbeloa.

Arbeloa ha pasado dos días en Barcelona, respondiendo a una invitación del presidente del Parlamento de Cataluña, así como «a la visita que nos hizo el presidente Tarradellas, en moementos muy difíciles, que nunca agradeceremos bastante», dijo Arbeloa.

El terrorismo de ETA lo contempla Arbeloa como «el principal problema que tenemos en Navarra, aunque cuantitativa y cualitativamente sea mucho menor que en las provincias vas coligadas. Lo contemplamos como el peor enemigo de la democracia».

Abomina también de quienes por la fuerza de los tiros y la violencia «pretenden que nos sintamos vascos políticamente, ya que otra cosa es que algunos navarros se sientan vascos cultural y lingüísticamente, pero el patrimonio, la exclusiva y el monopolio de lo vasco no lo tiene la comunidad autónoma vasca, sino

que eso está repartido entre parte de Navarra, de la Rioja, algo de Aragón, la zona francesa y las provincias vascongadas».

Responder al fuego

Existen senos temores, según Arbeloa, de que dada la idiosincrasia de Navarra «que nunca ha sentido veleidades independentistas ni separatistas, algún día, de seguir la acción de ETA en Navarra, los navarros sientan la tentación de responder al fuego con el fuego y a la violencia con la violencia».

«Ningún pueblo ha contestado tan claramente a ETA como el navarro, no sólo en la calle sino también a niveles políticos», asegura el político socialista.

Para Arbeloa está demostrado que sólo «un 15 ó un 20 por 100 del pueblo navarro está por la integración con Euskadi». Contempla el presidente del Parlamento Foral de Navarra la posibilidad de tender a esa minoría una especie de puente: «Una vía de cooperación, que podría consistir en unos convenios especiales entre Navarra y la comunidad autónoma vasca, para gestionar la prestación de servicios comunes en los terrenos cultural, político y económico, incluso a través de alguna institución común, que no fuera de carácter legislativo ni ejecutivo, que promocionase y controlase tales convenios.»

Eso sí, dejando bien claro que tales convenios, e incluso la mentada institución, significarían solamente una vía de acercamiento y colaboración «pero nunca, ni en modo alguno, la integración».

Está persuadido, asimismo, Arbeloa de que la ley de Armonización Autonómica alectará menos a Navarra que a Cataluña y a Euskadi, así como tampoco habría serios temores respecto a la función de la comisión de expertos ni sobre la ley de Régimen Local. «Nosotros, afortunadamente, no tenemos problemas lingüísticos ni otros similares a los de las dos comunidades indicadas», dice Arbeloa. «Nosotros nunca hemos tenido veleidades separatistas, desde la guerra de la Independencia hasta la guerra civil, quizá porque desde Madrid, con lo que ese nombre significa políticamente, se ha tenido también siempre un gran respeto a Navarra», aseguró finalmente Arbeloa.

Disgustado

El presidente foral se mostró disgustado por la actitud del Gobierno, que calificó de «carente de sentido común, dado que Navarra esté padeciendo la situación política más difícil de Europa», y añadió: «vamos de una derecha normal a una extrema izquierda que no existe en ningún otro lugar», según manifestó a Ami.

Víctor Manuel Arbeloa explicó que «la fragilidad del sistema de defensa ha quedado demostrada con la presencia de las fuerzas militares en la frontera francesa

 

< Volver