La industrialización de las zonas menos desarrolladas     
 
 Pueblo.    14/02/1962.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La industrialización de las zonas menos desarrolladas

EL desnivel económico entre diversas regiones es un serio obstáculo para el desarrollo económico general, aparte del mal que por sí solo supone la existencia de zonas donde la población no alcanza una renta por habitante satisfactoria. A reducir estas diferencias tienden los esfuerzos de los poderes públicos y sobre la necesidad de hacerlo se pronuncia claramente el 1 Congreso Nacional de nuestros sindicatos.

La labor del Gobierno ha sido notable en este empeño, y algunas de sus realizaciones, como el plan Badajoz, han trascendido fuera de nuestras fronteras. Sin embargo, en un país de economía mixta como el nuestro, la iniciativa privada tiene un importante papel que desempeñar en esta tarea de elevar, mediante la industrialización, el nivel de vida de las zonas agrícolas.

Es un hecho conocido que el capital privado, en especial el de las entidades de crédito, se siente poco atraído por la inversión en zonas subdesarrolladas, donde con frecuencia, por defectos de infraestructura, escasez de mano de obra calificada, etc., las instalaciones industriales tropiezan con dificultades superiores a las de zonas ya Industrializadas. Se impone, por tanto, dictar normas que estimulen la Industrialización de dichas zonas. Creemos que las medidas adoptadas por Italia respecto al mediodía del país son un buen ejemplo de lo que se puede hacer en este sentido, por lo que extractamos a continuación las más importantes.

Consisten en una serie de mejoras de las que disfrutan la primera instalación, la puesta en marcha, la modernización, la reapertura de actividades, la ampliación, la transformación, la reconstrucción y la transferencia en las provincias del Mediodía, de los establecimientos industriales y sus anexos. Estas mejoras pueden dividirse en cinco grupos:

MEJORAS FISCALES: Exención de derechos de aduana para los materiales de construccion y maquinaria necesaria. Exención durante diez años del impuesto sobre la renta industrial. Exención del impuesto sobre la renta, hasta el 50 por 100, de ios beneficios directamente invertidos en trabajos de transformación o mejora de terrenos agrícolas o en Instalaciones industriales. Exención durante diez años de la renta de los terrenos reformados o repoblados. Reducción de derechos de registro e hipoteca.

Autorización para que los municipios acuerden exenciones parciales o totales sobre las industrias.

Reducción del 50 por 100 del impuesto sobre la energía eléctrica utilizada como fuerza motriz. Exención del impuesto de timbre.

SUBVENCIONES: A las Industrias pequeñas y medianas instaladas en Municipios de menos de 260.000 habitantes se les conceden subvenciones que pueden llegar al 20 por 100 de los gastos reconocidos, para trabajos de albañilería, enlaces de carreteras y ferroviarios, conducciones de agua, redes eléctricas, etc. Subvención hasta el 10 por 100 para la adquisición de maquinaria y utillaje. Si la maquinaria es comprada en empresas instaladas en la zona beneficiaría, la subvención puede llegar al 20 por 100. Subvenciones a las empresas artesanas hasta el 30 por 100 del coste de la maquinaria. Subvenciones hasta el 40 por 100 a las cofradías de pescadores, pescadores privados y empresas, para la compra de barcos y equipos, instalaciones complementarias, etc...

CRÉDITO: Financiación por los institutos especiales de crédito para un máximo de quince años, con un interés que varía desde el 4 por 100 para menoa de 50 millones de pesetas, hasta el 5,5 por 100 para más de 100 millones. Los créditos a empresas pequeñas y medias que no pasen de 100 millones de pesetas en caso de nueva instalación, y de 50 millonea en el de ampliación, tendrán un Interés que no podrá pasar del 3 por 100. El limite puede en algunos casos ampliarse hasta los 150 millones de pesetas.

VARIAS: Los ferrocarriles del Estado conceden una reducción hasta el 50 por 100 para el transporte de materiales, materias primas y maquinarla. Hasta el 20 por 100 para mercancías y productos. Los trabajos necesarios para la realización de las iniciativas industriales se declaran de utilidad pública, lo que permite ta expropiación de los terrenos necesarios.

En resumen, ventajas del suficiente interés para estimular a la iniciativa privada a crear instalaciones Industriales en las zonas beneficiarlas.

Si, en España, con facilidades parecidas a éstas, la iniciativa privada no cubriera los objetivos previstos, debería entrar en acción la misión subsidiarla del Estado, promoviendo la industrialización precisa. En Italia la iniciativa pública ha actuado también en este sentido, debiéndose a ella algunas de las realizaciones más importantes, como la acería de Tárente.

 

< Volver