Don José María Valiente, presidente y jefe nacional del Partido Conservador  :   
 El PC, que ha celebrado su I Asamblea, apoya al Rey y al Gobierno en su política de serenidad ante la provocación de grupos extremistas. 
 Ya.    01/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

l-II-77

Don José María Valiente, presidente y jefe nacional del Partido Conservador

El PC, que ha celebrado su I Asamblea, apoya al Rey y al Gobierno en su política de serenidad ante la

provocación de grupos extremistas

Don José María Valiente Soriano ha sido nombrado presidente de la Junta Directiva y jefe nacional del

Partido Conservador, que el domingo celebró su I Asamblea General. Han sido elegidos vicepresidentes

don Antonio García Palmero y don Alfredo Porcar Bigorra, y secretario general, don Mariano Lamamíe

de Clairac. El PC pertenece a la Confederación de Partidos Conservadores, a cuya asamblea han asistido

compromisarios de provincias. La próxima asamblea se celebrará en el mes de abril.

El Partido Conservador, que fue autorizado en el Consejo de Ministros del 3 de diciembre, procede de una

escisión habida en Unión Nacional Española. Dentro del orden del día de la asamblea, se aprobó la

modificación de los estatutos, con el fin de dar un mayor protagonismo y poder de decisión a los partidos

provinciales y regionales integrados en la Confederación. Se eligió, por aclamación, la Junta Directiva, el

Consejo General y la Comisión de Justicia. También se aprobaron las líneas maestras de la política

electoral que habrá de seguir el Partido, que, por otra parte, ha hecho pública su protesta por los graves

acontecimientos de estos días y ha manifestado al Rey y al Gobierno el apoyo de todos los miembros del

Partido Conservador a la política de serenidad adoptada ante la provocación de grupos extremistas.

DEFENSA DEL ORDEN PUBLICO

A los postres de una comida de hermandad, el señor Valiente Soriano pronunció un discurso en el que

dijo, entre otras cosas, que "en las futuras Cortes los conservadores defenderán en todo momento a la

Monarquía como defensora del pueblo". E hizo un llamamiento a la unión de todos para defender el orden

público: "Si los españoles no estamos de acuerdo en casi nada—dijo—, debemos estar seriamente en la

necesidad elemental y vital de mantener el orden. Ante la subversión y el terror debemos aprestarnos a

fomar (...) cuadro junto al Gobierno para asistirle con la fuerza de la opinión nacional, que es necesaria

para mantener la moral de las Fuerzas Armadas. Los conservadores estarán siempre con el Gobierno en

los momentos de peligro para la paz y el orden, y propondrá las medidas para imponer y mantener, lo que

llama nuestra doctrina, el "saludable temor del Príncipe". Si el poder no es temido, será arrollado.

Propondremos que se vigorice la ley contra el terrorismo. La Patria pide a todos la vida de sus hijos en la

guerra justa, pero todos debemos proteger esas vidas contra el asesinato y el terror."

También señaló que el Partido Conservador se propone "conservar lo que hay que conservar, en toda

evolución, como valores permanentes espirituales, morales, culturales y económicos, gobierne quien

gobierne, con la confianza del Rey". Se defenderán los intereses del pueblo, que pide que no se gobierne a

sus espaldas. Por último, el señor Valiente esbozó otros puntos del programa de bases de acción,

refiriéndose a la actuación legislativa, a la política económica, a las relaciones Iglesia-Estado, a las

regiones, a la familia y a la juventud.

 

< Volver