Las cosas claras     
 
 Pueblo.    14/02/1962.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LAS COSAS, CLARAS

Emilio de Figueroa ha replicado en nuestro querido colega "Ya" a los que califican de leyenda negra los defectos estructurales del campo andaluz, con datos concretos sobre jornales, mecanización, cultivo y producción. Luego comenta:

"La baja productividad de nuestra agricultura guarda, pues, una correlación estrecha con la reducida capitalización. El despilfarro de la mano de obra resulta también evidente si se tiene en cuenta que en las labores del campo se utiliza aproximadamente un 40 por 100 de la mano de obra disponible para obtener solamente un 26 por 100 de la renta nacional. La mayor concentración de la mano de obra campesina asalariada corresponde a Andalucía."

"Por otra parte, está demostrado que la mayor proporción del ahorro generado en las provincias donde dominan los latifundios no se invierte en las mismas, emigrando hacia otras reglones donde se ofre-

cen mejores oportunidades o se gasta suntuariamente."

"Por eso resulta indispensable un sistema de impuestos progresivos sobre las propiedades y la renta rura1es que canalice colectivamente el ahorro de los terratenientes hacia las inversiones agrícolas. El Japón financió así su desarrollo económico, y lo mismo está haciendo Israel."

 

< Volver