Autor: Gozalo, Miguel Ángel. 
 La campaña antiespañola en el mundo. 
 Tercer día de disturbios antiespañoles en Francia  :   
 Los incidentes de ayer, producidos al termino de una gran manifestación sindical, no revisten gravedad. 
 ABC.    30/09/1975.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MARTES 30 DE SEPTIEMBRE BE 1975.

PAG. 15.

TERCER DÍA DE DISTURBIOS ANTIESPAÑOLES EN FRANCIA

Los incidentes de ayer, producidos al término de una gran manifestación sindical, no revisten

gravedad.

PARIS, 29. (Crónica de nuestro corresponsal.)

Tercer día de disturbios antiespañoles en París, como consecuencia del eco enorme popular despertado en

Francia por la aplicación de las condenas de muerte a dos militantes de E. T. A. y tres del F. R. A. P.

Pero, por fortuna los disturbios de hoy no han tenido ni la virulencia ni la amplitud de los días pasados. Se

han producido al término de la manifestación organizada por los Sindicatos y los partidos de izquierda

para protestar por las ejecuciones de España, y sus autores, como en las dos noches pasadas, han sido

jóvenes extremistas_ ajenos al grueso de la gran manifestación sindical, que, entre las plazas de la

República y de la Bastilla, ha circulado con mucha serenidad.

Los Sindicatos para que no se repitiesen los actos de los últimos días, habían desplegado un

impresionante servicio de orden, como impresionante eran los dispositivos policiales dispuestos para, la

eventualidad de nuevos incidentes. No ha habido necesidad de emplear medidas excepcionales para

disolver el pequeño grupo de recalcitrantes que, desobedeciendo la orden de dispersión, atacó a la fuerza

pública, que disparó entonces algunas granadas lacrimógenas.

El primer secretario del Partido Socialista, François Mitterrand, une era una de las personalidades

políticas que presidían la marcha de hoy, había condenado enérgicamente los disturbios de ayer,

calificándolos de «actos imbéciles». Can él figuraban en la presidencia de la manifestación de hoy, el

secretario general del Partido Comunista, Georges Marcháis, y los líderes sindicales más importantes de

Francia, Georges Seguy. de la C. G. T.. y Edmomd Maire, de la C. F. D. T.

Ha habido un pequeño incidente al comienzo de la manifestación, al intentar colocarse al frente de ella un

grupo de extrema izquierda compuesto por simpatizantes de E. T. A. y el F. R. A. P. Los organizadores

obligaron a estos jóvenes a adelantarse lo suficiente como para que no ofreciese dudas que no formaban

parte de la otra manifestación, compuesta —según declaran los propios organizadores— por unas cien mil

personas.

Continúa, por otra parte, la reacción por los acontecimientos de España. Los periódicos dedican múltiples

espacios a comentar los sucesos. Por toda Francia se producen declaraciones y manifestaciones. Los

Sindicatos ordenaron hoy un paro simbólico de cinco minutos en señal de protesta por las ejecuciones.

El Gobierno francés guarda silencio, no obstante, en relación con España. El presidente Giscard se ha

entrevistado con el embajador de Francia en Madrid. Robert Gillet, para informarse de la situación

española. Se cree en París que el señor Gillet no va a volver ya a España, pues un nuevo embajador ha

sido designado para representar a Francia en Madrid: Jean-Claude Winkler, que hasta ahora ocupaba el

mismo puesto en Buenos Aires.

«Las peores luchas callejeras desde maya de 1968», como ha calificada la agencia Reuter los sucesos del

pasado sábado, continúan siendo el comentario de la opinión pública. París, después de las luchas de la

noche del viernes, provocadas al disolver la Policía a los manifestantes que Querían aproximarse a la

Embajada de España, vivió el sábado otra noche de pesadilla. Los disturbios duraron hasta las dos de la

mañana en e] barrio Latino y hasta las cuatro de la madrugada en los Campos Elíseos. Ciento veintiocho

escaparates d e tiendas fueron destruidos, así como numerosas estaciones de autobuses, por los airados

Jóvenes de esta noche tormentosa. Veintidós miembros de las fuerzas de orden público resaltaron heridos,

y tres han tenido que ingresar en una clínica. Hubo setenta y tres detenidos, de los que cincuenta y tres

pasaron a disposición judicial.

A los jóvenes de extrema izquierda, un poco habituales de este tipo de manifestaciones violentas, se

unieron este sábado de desórdenes muchos mozalbetes y gamberros que salían de los bailes, que

colaboraron en la construcción de barricadas, la rotura de escaparates, e incendio de coches y el saqueo.

En otros lugares de Francia hubo asimismo graves disturbios. — Miguel Angel GÓZALO.

 

< Volver