Tampoco esa violencia     
 
 ABC.    08/10/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

TAMPOCO ESA VIOLENCIA

El ejemplo de madurez, del que todos los españoles nos hemos congratulado, dado el pasado 1 de octubre,

por los que acudieron a la plaza de Oriente; el orden, la total falta de cualquier tipo de incidentes, en una

palabra, con que se desarrolló la manifestación, frente al vandalismo en e! que incurrieron en París, por

ejemplo, los que arrasaron los Campos Elíseos, enaltece un pueblo.

Porque es muy cierto que cuando se ataca directamente a los pilares básicos de una sociedad y su orden

jurídico, el ambiente puede inducir a crispaciones que es preciso a toda costa evitar.

Quienes hemos condenado y condenamos la violencia; quienes hemos sostenido y sostenemos que la

Justicia es patrimonio común y por eso igual para todos; quienes hemos repudiado y repudiamos toda vía

de acción política que no sea la del diálogo, no podemos por menos de llamar a la razón de todos y cada

uno de nuestros compatriotas. Ningún acto de violencia puede ser justificado. El asesinato de un industrial

de Oñate por sujetos desconocidos y que, sean quienes fueren, habrán de rendir cuenta de sus actos ante la

Lev es de todo punto condenable.

Nadie tiene derecho a tomarse la justicia por su mano. Un Estado de Derecho —y el nuestro lo es—

cuenta con los medios suficientes para hacer que impere el orden jurídico. Nadie es responsable más que

ante la Ley. Por ello pedimos la máxima cordura, junto con la incondicional colaboración de todos los

españoles honrados con las fuerzas del orden encargadas de velar por el mantenimiento del Derecho, para

evitar actos que, como éste, también ha cubierto de luto las tierras de Guipúzcoa.

 

< Volver