Autor: Rivero, José I.. 
 ABC en Nueva York. 
 La prensa airea el sensacionalismo antiespañol y silencia la correcta actuación de la Casa Blanca  :   
 El nuevo Acuerdo hispano-norteamericano se concluirá sin solución de continuidad con el antiguo. 
 ABC.    01/10/1975.  Página: 87. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC, MIERCOLES 1 DE OCTUBRE DE 1975.

ABC EN NUEVA YORK

LA PRENSA AIREA EL SENSACIONALISMO ANTIESPAÑOL Y SILENCIA LA CORRECTA

ACTUACIÓN DE LA CASA BLANCA

El nuevo Acuerdo hispano-norteamericano se concluirá sin solución de continuidad con el antiguo

Nueva York, 30. (Recibido por télex.)

La Prensa norteamericana continuó hoy destacando de manera exagerada las noticias sobre las protestas

aisladas que se han venido produciendo en distintas partes de) mundo por el fusilamiento de los cinco

terroristas: «Apedrean Embajada española en Bogotá por ejecuciones», «Manifestaciones organizadas por

los vascos en el Norte de España», «Diversos miembros de la E. T. A., heridos en Burgos», «Dan a

conocer caria de guerrillero ejecutado». Méjico insiste en el boicot a España», «Crece protesta por

fusilamientos en España». Estos han sido unos de los muchos titulares que han aparecido en la Prensa de

hoy. No obstante, por otra parte, una declaración del Gobierno de los Estados Unidos al respecto ha sido

casi ignorada, puesto que fue publicada en páginas interiores y en espacios muy discretos,

Nos ha costado mucho trabajo, por ejemplo, hallar esta última noticia, en el The New York Times». En

1» pagina 7 casi escandida, aparece la misma y dice, en resumen, lo siguiente: «La Casa Blanca calificó

las ejecuciones en España como una cuestión interna del Gobierno de Madrid y declaró que el caso no

tendría efecto alguno sobre las negociaciones para el logro de un nuevo Acuerdo sobre las bases

americanas en España.»

MENSAJES DE ADHESIÓN A ESPASA.

Así se ha producido —para poder dar nos-otros una muestra en poco espacio— la Prensa en este país.

Pero la realidad, «sin querer tapar el sol con un dedo», es muy distinta en cuanto a. la reacción del

público. Al mediodía de hoy. cuando pasamos por las oficinas de la Delegación española en la O. N, U,

para pedir una copia del discurso del ministro don Pedro Cortina Mauri, nos encontramos conque una de

las telefonistas no hacía otra cosa que recibir infinidad de mensajes a favor de la postura de España,

procedentes de machas partes de los Estados Unidos. Tuvimos la oportunidad incluso de escuchar una

cinta, magnetofónica enviada por una persona sencilla y de pueblo —su tono de voz bacía pensar que lo

era—, que, entre oirás cosas, decís: «Felicito al Gobierno de España por haber ejecutado a quienes

asesinaron a tres agentes del orden. Lo único que siento es que no fusilen a todos los terroristas y

comunistas que quieren destruir a vuestra Patria.»

Después de habernos enterada personalmente en la propia O. N. U. de que el presidente del Consejo de

Seguridad, habiendo consultado a los miembros del mismo la carta del presidente de Méjico, encontró

que la mayoría no considera apropiado foro para tratar tas cuestiones planteadas en ella, nos fuimos al

gran salón de reuniones de la Asamblea General para escuchar al ministro de Asuntos Exteriores Se

España, que hoy pronunciaba su discurso en el debate general de la XXX Asamblea de este organismo

mundial,

LA JORNADA DE CORTINA MAURI—

Fue la de hoy una mañana normal y tranquila. A las doce del día comenzaba Cortina a pronunciar su

discurso, y al situarse en la tribuna comenzaron a abandonar el salón los miembros de la Delegación

mejicana. Esto se esperaba. Pero allí estaban presidiendo la Asamblea, mientras hablaba el ministro

español, el presidente de ¡a Asamblea General y el secretario general de las Naciones Unidas. Y el salón

lleno con los delegadas de casi todos las países del mundo. Cortina fue escuchado con atención y respeto

y al final fue fuertemente ovacionado.

Esta tarde —no sabemos si tendremos tiempo de dar les resultados— se reúnen don Pedro Cortina Mauri

y Henry Kissinger para continuar las conversaciones sobre las negociaciones entre España y los Estados

Unidos. De acuerdo con lo que se dijo en el Departamento de Estado en Washington se espera una

voluntad resuelta de ambas partes de no dejar las negociaciones hasta lograr su conclusión, de tal manera

que no haya solución de continuidad entre la expiración del anterior Acuerdo y la conclusión del nuevo.

José I. RIVERO.

 

< Volver