Amnistía, indulto, presos políticos     
 
 Blanco y Negro.     Página: 35-37. Páginas: 3. Párrafos: 28. 

AMNISTÍA, INDULTO, PRESOS POLÍTICOS

Es ésta una de las cuestiones que revisten mayor importancia en la actualidad: amnistía, indulto, presos

políticos. Ofrecemos una aproximación al tema, a un tema evidentemente delicado que requiere

extraordinaria prudencia, magnanimidad y oportunidad del Poder.

Pablo VI

Pronto acabará el Año Internacional de la Reconciliación.

AMNISTÍA e indulto son conceptos jurídico-constitucionales distintos, en la medida en que ambos

son una facultad privativa del Jefe del Estado que reciba el nombre de «prerrogativa de gracia».

Amnistía e indulto suponen un perdón, pero con la diferencia que la primera borra los hechos delictivos,

en tanto que el indulto elimina la pena total o parcialmente.

Se viene hablando estos días de la posibilidad de una amnistía o de un amplio indulto para los llamados

«presos políticos» en los albores de la nueva y trascendental etapa política nacional que se anuncia en

España. La amnistía no ofrece dudas: es un perdón total, que abarca a todos los condenados y procesados.

El decreto de indulto es como una especie de «cajón de sastre»; puede ser de una amplitud en la que se

perdone todo o en la que se excluya alguno o algunos tipos de delitos, porque el indulto es absolutamente

discrecional. Por tanto, el indulto puede ser especifico (por ejemplo, se conceda perdón sólo a los

delincuentes comunes) o genérico, en el que entran toda clase de delitos.

ESCALA DE CONDONACIÓN EN LAS PENAS

Por otra parte, en los decretos de indulto no «se pore en la calla, por la buenas, a-todos los encarcelados

cualquiera que sea la pena que cumplan en prisión. Se establece, por lo general, una escala de

condonación de penas, como queda demostrado en todos los indultos precedentes, en los que se decretaba

un perdón completo para los penados con arresto mayor (hasta seis meses). En las penas de prisión menor

(de seis meses y un día a seis años), el perdón alcanzaba a la mitad de la condena. En las de prisión mayor

(de seis años y un día a doce años) se condonaba un tercio de la condena, y en reclusión menor y mayor,

la cuarta parte. Los reincidentes nunca se han beneficiado hasta ahora de la gracia del indulto.

Además, hay que hacer una aclaración importante: el indulto nunca puede alcanzar, porque asi está

legisladora los condenados a muerte, Cuya pena ha sido conmutada por la de reclusión mayor en su grado

máximo, que deben cumplir en su totalidad (treinta años).

Los letrados que se encargan de la defensa de procesados «políticos» se muestran preocupados sobre si

este indulto del que empieza a hablarse pudiera no alcanzar a los condenados por Consejos de Guerra

(tribunales militares). Ellos entienden que el favor del Poder debería alcanzar a estos procesados y

reclusos.

El abogado don Pablo Castellano indica a ByN que, hasta 19/3, al cumplirse los diez años cié! Tribunal

de Orden Público »T. O. P.), que supone una jurisdicción especial para ios delitos «políticos», éste había

tramitado alrededor de 6.000 sumarios. En el transcurso del presente año, los dos juzgados especiales que

instruyen los sumarios que juzga el T. O. P. habrán tramitado cerca de 4.000 asuntos, lo que, a una media

lógica de tres procesados por sumario, puede suponer unos 12.000 encausados, muchos de los cuales son

absueltos por falta de pruebas. El T. O. P., cuya competencia se extiende a todo el ámbito nacional, recibe

los sumarios instruidos por los antes citados dos juzgados especiales. Está presidido por el magistrado

don José Francisco Matéu, quien, tanto en su calidad de magistrado (en los inicios del Tribunal) como de

presidente, siempre ha asistido a todas las sesiones o juicios. Con la creación del Tribunal Centra) de lo

Penal —segun establece la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial (que s« esta articulando en el

Ministerio de Justicia y que se promulgará en un próximo futuro)—, se prorroga la jurisdicción especial

que viene siendo desempeñada hasta ahora por el T. O. P., porque los delitos que este último conoce

pasarán en su día a la competencia de aquél, junto con otros delitos de menor entidad y también de mayor,

como los de carácter económico fraudulento de gran envergadura. Este será el case Je los delitos de

tráfico monetario y de estafas inmobiliarias. Con la creación de este Tribunal Central de lo Penal

desaparecerá el Juzgado de Delitos Monetarios. Juicios como el de Matesa o el de Sofico serian de la

competencia de este nuevo Tribunal.

ES DIFÍCIL PRECISAR EL NUMERO DE PRESOS

El letrado don Leopoldo Torres dice a ByN que no se puede precisar exactamente el número exacto de

procesados, condenamos y reclusos politico dado, el número de prisiones existentes en toda España y

teniendo en cuenta que es fluctuante el Ingreso y la salida de presos. Sin embargo, nos indica que es

preciso mencionar dos datos. El primero se refiere al hecho de que la condena se divide en tres periodos.

Los dos primeros se cumplen en prisión, con la «deducción» de la llamada redención de penas por al

trabajo (un dia de pena por cada dos de trabajo). En el tercer periodo se puede conceder la libertad

condicional, que debe decidir e) Ministerio de Justicia, con el argumento de que el condenado «ofrezca

garantías de hacer vida honesta en libertad». En el caso del preso «político» esto significa que «deberla

renunciar a sus ideas políticas», lo que no parece factible. Por otra parte, los presos de esta categoría

suelen presentar un expediente disciplinario deficiente: huelgas de hambre, protestas por no permitírseles

recibir la visita de familiares y de sus abogados, o por prohibírseles la correspondencia. Por consiguiente,

el Ministerio se muestra remiso a concederles la libertad condicional en esa tercera fase de la condena.

El otro dato es que la libertad provisional (que se concede sólo a ios procesados) es frecuente que les sea

denegada cuando, habiendo sido ya condenados por el T. O. P., recurren ante el Tribunal Supremo.

Con el Decreto-ley contra el terrorismo, del pasado 26 de agosto, manifiesta el señor Torres, la libertad

provisional del procesado depende del Ministerio Fiscal y no del juez. Este pierde toda su autonomía en la

materia siendo vinculante el dictamen del fiscal, el juez queda sometido a la decisión del primero.

SERIA EL INDULTO NUMERO TRECE

De concederse este nuevo Indulto haría el número trece entre los otorgados, con carácter general, desde el

año 1945. Los dos anteriores indultos políticos corresponden, el primero, ai decreto de 9 de octubre de

1945. Se concedió indulto total a penas impuestas o que correspondía imponer a los autores de delitos de

rebelión militar cometidos hasta el 1 de abril de 1939, excepto los casos de crueldad, muerte, violaciones,

latrocinios y otros hechos «que repugnan a todo hombre honrado».

El segundo, concedido por decreto de 10 de noviembre de 1966, disponía una serie de extinciones de

responsabilidad política de las personas físicas o jurídicas, en las que se podía haber incurrido desde el 1

de octubre de 1934 y antes del 18 de julio de 1936.

PETICIONES A LO LARGO DE 1975

En este Año de la Reconciliación, tan cercano a su término, han sido numerosas las peticiones de indulto

o amnistía dirigidas al Jefe del Estado. Y también numerosos los rumores de la concesión de indulto,

desmentidos fecha tras fecha en aparente aplazamiento.

Las peticiones han desencadenado la polémica hasta las páginas de los periódicos. Se ha atacado muy

duramente el escrito de la Comisión Justicia y Paz, calificando al texto y las 160.000 firmas en su apoyo

como producto de «las fuerzas de la oposición aliadas con ciertos sectores del clero progresista» y

definiéndolo como «tinglado».

Por otra parte, el diario «Ya» publicaba el 4 de febrero pasado un editorial bajo el título «Indulto», uno de

cuyos párrafos decía: «El perdón es tanto más fácil en los casos en que el delito constituye mera

«ilegalidad», es decir, violación del ordenamiento Jurídico concreto de nuestro país y régimen, pero sin

ataque a los derechos universalrnente reconocidos y protegidos en las leyes de todo país civilizado».

En marzo de este año, el cardenal Tarancón presentaba «A las más altas autoridades del Estado» la

petición de indulto y, fechas después, varios colegios de abogados recogían los acuerdos adoptados el 15

de febrero por el Consejo General de la Abogacía, en el sentido de solicitar amnistía para los delitos

políticos, «pero no para aquellos que, en la esfera de acción, hayan trascendido al atentado contra

personas, bienes y derechos subjetivos».

LOS DIVERSOS PENALES

Según han declarado a ByN fuentes bien informadas, desde la aplicación de la Ley antiterrorismo han

aumentado considerablemente en el País Vasco los procesamientos. Concretamente en Vizcaya, más un

150 personas esperan juicio. La mayoría de ellas, detenidas bajo el artículo 10 de dicha L«y; que

establece penas de prisión menor para quienes, de modo claro o encubierto, defendieren o estimulares las

ideologías comunistas, separatistas o Anarquistas entre otras, el empleo de la violencia, la justificación de

cualquier acto terrorista, etc.

El 1 de octubre la prisión vizcaína de Basauri estaba llena a rebosar. Hasta unas 150 personas se habían

sumado a los 100 presos polítcos encarcelados anteriormente. La proporción entre hombres y mujeres era,

aproximadamente, de 7 a 3. La falta de espacio mínimo, aconsejó traslados a Caramanchel y Ocaña, unos

70 en cada caso.

Hoy, bastantes de los presos de Basauri están en libertad.

La gente que cumple las condenas más duras —según estas mismas fuentes— se encuentra en los siete

penales de primer grado, según la siguiente y aproximada distribución: Cáceres, uno (Garmendía);

Segovia, 70; Puerto de Santa María, 16; Córdoba, cinco; Cartagena, ires; Zamora, cuatro: Burgos, 12. La

media de condenas en estos casos oscila sobre los treinta años.

A continuación, los internados en prisiones de segundo grado, sometidos a condenas entre dos y seis años.

En Jaén, unos 20; Zaragoza. 20, y Pontevedra, seis.

Los encarcelados en prisiones preventivas (Anclares de la Oca. Martutane. Ocaña, Carabanchel)

comprenderá a unas 400 personas de Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra, mientras piras 400 están en libertad

provisional.

Se da el caso curioso de que hoy día continúan encarcelados bastantes presos por aplicación del decreto

ley sobre bandidaje y terrorismo, derogado hace tiempo. Algunas han cumplido hasta siete años por

delitos corno traición.

SITUACIÓN EN CARABANCHEL, YESERÍAS Y SEGOVIA

En la actualidad, en la cárcel de Carabanchel hay alrededor de 270 presos políticos, de los que 175 se

encuentran concentrados en la tercera galería; 50, en la sexta, y el resto, diseminados entro varias galerías

de la prisión. Haga frío o calor deben permanecer en el patio o en la celda. Las luces se apagan a las once

de la noche. El cacheo y la disolución de grupos se lleva a rajatabla, hay prohibición de que entren

alimentos crudos, así como e! uso de infernillos.

En la cárcel de Yeserías hay alrededor de cuarenta mujeres como presos políticos. El mayor problema que

padecen éstas es el retraso en (a entrega ote correspondencia, asi como una cierta deficiencia en la

asistencia médica. Por el contrario, en la cárcel de Segovia parece que el reglamento se sigue con menos

rigidez, y entre los presos políticos hay más calma, menos tensión que en Carabanchel, donde pronto se

abrirá una nueva galería, que los presos denominan como la «sexta nueva», a donde irán a parar todos

aquellos con multa gubernativa no satisfecha.

La edad de las presas de carácter político de Yeserías oscila entre los dieciocho años y los veintinueve. La

persona de más edad en esta situación es Eva Forest, cuarenta y siete anos, en prisión desde hace catorce

meses por delito de terrorismo. Las otras presas están también por delito de terrorismo en su mayoría,

acusadas ¿e pertener a E. T. A., a la Liga Comunista, al Partido del Trabajo, a la Organización

Revolucionaría de Trabajadores o simplemente por propaganda ilegal.

MAS DE CIEN ABOGADOS DEFIENDEN A «PRESOS POLÍTICOS»

Sólo en Madrid puede decirse que la población reclusa de presos politices sobrepasa el número de 300; de

ellos, la mayoría se encuentra en Carabanchel; alrededor de 40, en Yeserías, y una decena, en el Hospital

Penitenciario Psiquiátrico. Los que permanecen en este momento en el Psiquiátrico lo están por

asociación ilícita, por reunión ilegal, por E. T. A. o F. R. A. P.; alguno de ellos, como Eduardo Alvarez,

lleva más de veinte años cumpliendo condena por conmutación de pena de muerte en asunto relacionado

con los «maquis».

Alrededor de 130 abogados trabajan en este sentido, de los cuales en Madrid hay 50; alrededor de 20, en

Barcelona; más de una decena, en Andalucía y País Vasco, y menos de este número, en Zaragoza, Palma

de Mallorca, Asturias y Galicia.

Entre estos abogados, que sufren repetidamente incomunicación con sus defendidos, ha nacido la

necesidad de agruparse y formar comisiones que faciliten la difícil labor a través de sus respectivos

Colegios profesionales. Pero, al parecer, sólo en Barcelona se ha podido dar naturaleza a una comisión de

«derechos humanos»; en Madrid esta comisión ha quedado paralizada desde el seno del Colegio de

Abogados, y lo que se persigue en realidad es dar carta de naturaleza a un Estatuto del Preso Político.

SITUACIÓN EN BARCELONA

La mayoría de los presos políticos catalanes se encuentran en la Cárcel Modelo (hombres) y en >a de

Trinidad (mujeres) cumpliendo condena por presunta asociación con el P. S. U. C., el Front de

Allíberement de Catalunya, la Organització de Lluita Armada o Estudiantes Libertarios de Catalunya,

además de los ya más extendidos en su ilegalidad por todo el país, como E. T. A. y F. R. A. P. En total,

estos presos políticos suman la cifra aproximada de 170 personas, hombres y mujeres.

Entre la primera y cuarta galería de la Modelo hay más de cincuenta hombres; en la quinta, quince y en la

sexta, ocho. El resto está diseminado entre varias galerías. En la Trinidad cumplen condena alrededor de

25 mujeres y menos de 10 cumplen prisión en otras cárceles.

 

< Volver