Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Orden Público. 
 Manifestaciones en Barcelona     
 
 Informaciones.    05/04/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Manifestaciones en BARCELONA

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 5.

Por tercera vez en dos mesen, la mañana, de un domingo barcelonés se convirtió en marco de una

movilización ciudadana en favor de la amnistía, de las libertades politicas y del Estatuto de Autonomía

partí Cataluña. Con menor participacion que en las anteriores ocasiones 1 y 8 de febrero), sin embargo la

duración de la presencia ciudadana en las calles fue similar runas cuatro horas, el perímetro de actuación

asimismo enorme, y los choques con la Policía, constantes y no exentos de especial dureza.

En esta ocasión, al parecer, se practicaron gran número de detenciones, hubo también bastantes

contusionados y algunos heridos. Los manifestantes pro amnistía de ayer —promovidas por el Consell de

Forces Politiques y por la Assemblea de Catalunya— tuvieron una circunstancia peculiar: a la misma hora

se desarrollaba una concentración de la Confederación de Combatientes de Barcelona con marcha hacia

Capitanía y posterior ascenso por las Ramblas. Grupos de asistentes a esta reunión agredieron, con barras

y cadenas, a otros grupos pro amnistía. El Gobierno Civil había autorizado la concentración en

Atarazanas y había denegado el permiso para la marcha hacía Capitanía.

La movilización, cuyos 160 promotores replicaron en loa periódicos de ayer a la probición gubernativa

subrayando "el derecho irrenunciable a manifestarse por la amnistía", comenzó hacia las once de la

mañana en la calle VIllarroel-Consejo de Ciento. Se habían congregado mas de dos mil personas, a cuyo

frente se situaron bastantes de los 160 peticionarios, entre ellos dirigentes de los principales partidos de la

oposición catalana. Fueron visiblemente exhibidas dos banderas catalanas y una pancarta.

Los manifestantes detuvieron el trafico —que comenzó a hacer sonar rítmicamente los claxon—, mientras

se oían loa gritas de "Llibertat, amnistía i estatuí d´autonomía", confundidos con gritos de "Visca

l´Assemblea de Catalunya".

Al cabo de unos diez minutos hicieron acto de presencia las fuerzas de la Policía Armada —que ya habían

efectuado un extraordinario despliegue por las zonas próximas, por ejemplo, la plaza de la Universidd y

disolvieron a los congregados.

A partir de ese momento —y hasta algo más de las trea de la tardes—, múltiples manifestaciones y otras

muestras de disconformidad se repitieron en un constante "carrusel" por las principales arterias de la

Ciudad Condal. La Policía disparó en varice lugares balas .de goma Las Ramblas, la plaza de Lessepa,

Vía Uoxusla, etc., fueron otros tantos enclaves de mayor afluencia de manifestantes.

CONTRAMANIFESTACION

Hada les tres menos veinte se registraron ataques de los «ultras». Estos grupos subían por las Ramblas a

los gritos de «¡Ejército, al Poder!», «¡Rojos al paredón!», «iPolicía, sí; comunistas, no!» y «¡Praga,

dimisión!». A un fotógrafo —al parecer extranjero— le rompieron la máquina, al tiempo que le

propinaban algunos golpes. Los «contramanifestantes» —ataviados con camisas negras, pardas y

azules— arremetieron contra los manifestantes, y en un momento determinado, Indicaron a la Policía tí

establecimiento público donde se habían refugiado aquéllos.

LOS COMBATIENTES, EN LAS ATARAZANAS

La concentración de los combatientes se realizó, como queda apuntado, en: las. Reales Atarazanas, cerca

del puerto. Desautorizada la proyectada misa de campaña por el arzobispo de Barcelona» ante un crucifijo

llevado por caballeros legionarios, el padre Bachs —asesor de la Organización Sindícal— rezó tres Padre

nuestros y una Salve a la memoria de Franco y por tos caídos Fue leído el testamento del anterior Jefe del

Estado, que acabó con gritos de «¡Franco, Franco, Franco!». Pronunció un parlamento el señor Sánchez

Bustamante —letrado sindical y directivo de la Confederación de Combatientes— y otro el editor

falangista don Luis de Caralt Finalizada la concentración parte de los asistentes enfilaron por el paseo de

Colon hasta el edificio de Capitanía. La guardia normal aparecía reforzada. Alli cantaron el «Cara al Sol»

y «Yo tenia un camarada». Después se autodisolvieron. Más tarde se produjeron los incidentes ya

reseñados Miles y miles de octavillas exhortando a esta concentración seguían alfombrando las calles de

Barcelona.

ANTE EL AYUNTAMIENTO una Barcelona que ya el sábado por la noche contempló el primer

ensayo de movilización democrática de estas jornadas con la concentración y manifestación ante el

Ayuntamiento con motivo de la campaña en favor de «Ajustaments democratics» lanzada por la

Assemblea de Catalunya. Conocidos políticos integrantes de este organismo —entre ellos los señores

Andrea i Abello, Portabella, Raventós, Ardiaca, Sellares, etcétera— desfilaron silenciosamente desde las

Inmediaciones de la catedral hasta la plaza de San Jaime. Pretendían entregar un documento al alcalde,

don Joaquín Viola, en el que se contiene las exigencias de democratización municipal. El alcalde no se

encontraba en el Ayuntamiento. Nadie quiso recibir a la comisión. Mas de tres mil personas se habían

dado cita en la plaza. La Policía cargó contra los congregados. Como un preludio de lo Que acontecería, a

la mañana siguiente, un rosario de pequeñas manifestaciones se desperdigó por varice lugares de la urbe.

 

< Volver