De cara al desarrollo     
 
 Pueblo.    28/03/1962.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

DE CARA AL DESARROLLO

JUAN Antonio Suanzes señaló, en su discurso de Villagarcía, el progreso realizado por la economía española durante los últimos años. Es más destacado en el sector industrial, donde los resultados han sido extraordinarios y prometedores. Las producciones básicas (electricidad, siderurgia, cementos, etcétera) han aumentado en forma considerable; se han extendido las Industrias mecánicas; se han creado unas industrias químicas y de automóviles antes inexistentes; en todos los sectores ha aumentado la producción, a la vez que se mejoraban productividad y calidades.

El progreso en la agricultura, aunque menos brillante en comparación, es indudablemente efectivo. No sólo se ha podido aumentar considerablemente el consumo "per cápila" de alimentos nobles, sino que, incluso, en algunas ramas antes deficitarias se hacen los primeros tanteos de exportación. No ignoramos, y lo hemos señalado varias veces, que ios excesos de artículos dependen en muchos casos del sudconsumo interior: pero, a pesar de ello, el aumento de productos agrícola ganaderos es notable.

Vencida la parte más difícil de la industrialización, dijo Suanzes, y superado con acierto el proceso de estabilización, puede seguirse hoy con absoluta confianza una marcha ascendente al ritmo que los demás sectores económicos acónsejen, exijan o permitan, pues queda preparada una magnifica plataforma para la siguiente etapa de desarrollo que se inicia con tanta fortuna y que tantas ilusiones despierta entre los españoles.

Suanzes fijó los siguientes objetivos de la próxima expansión:

1° Activación al máximo del proceso expansivo de la agricultura, a través, en lo necesario, de la reforma y adaptación de las estructuras. Los problemas del sector agrario son bien conocidos de nuestros lectores: el nivel de vida del campo es muy bajo; se precisa aumentar la producción y la productividad; esto, a su vez, exige la creación de nuevos puestos de trabajo en la industria para absorber la mano de obra excedente; las estructuras agrarias exigen una reforma que atienda a los imperativos de la justicia y a las exigencias de la economía; por último, es preciso nivelar al sector agrario con los demás.

2.º En estrechísima conexión con el anterior, continuación al mayar ritmo posible de la expansión industria1, dando preferencia a la producción de energía, industrias de cabecera, y a las de transformación relacionadas con la agricultura.

3.º Desarrollo de la Industria pesquera en paralelo con las actividades agrícolas e Industriales.

4.º Desarrollo de ios servicios, en especia] obras hidráulicas, viviendas, carreteras, ferrocarriles, flota mercante, puertos, aeropuertos, tráfico aéreo, comercio y turismo, coa atención especial a todos los servicios relacionados con esta rama fundamental para la nivelación de nuestra balanza de pagos. La educación y la enseñanza son tareas de capital importancia para todas las demás aetividades.

5.º Mejora de la estructura económica nacional, en la distribución de la renta, producción y mano de obra. Exige una acertada localización de las industrias para evitar la concentración excesiva y favorecer el desarrollo de las zonas deprimidas del país.

Como factores e instrumentos para conseguir estos objetivos, Suanzes citó la liquidación con superávit del presupuesto nacional; amplia disponibilidad del ahorro para la financiación de la expansión; nueva ordenación de las estructuras bancarias y de la política crediticia; planes económicos provinciales y ordenamiento jurídico que imponga a la economía su función social; convenios colectivos desarrollados sobre bases de productividad; desarrollo de las organizaciones cooperativas, y los avances en organización, actuación y desarrollo de la Organización Sindical.

Respecto a la incorporación o asociación de España con el Mercado Común, dijo Suanzes que la demanda hecha por el Gobierno no sólo es absolutamente necesaria por razones económicas y políticas, sino muy conveniente para Irnos preparando en todos los sentidos a la incorporación, de la que se deducirán ventajas de todo orden.

Encuentra Suanzes justifica, do el acusado ambiente de euforia y esperanza existentes, pero advierte que lo que haya de lograrse sera siempre a fiase de nuestro esfuerzo. Y, en este orden de cosas, observó que el proceso de Industrialización es siempre mucho más sencillo que la modificación a fondo de tas estructuras agrarias.

 

< Volver