Ofrenda Nacional al apóstol Santiago. 
 La amnistía allanará el camino hacia la reconciliación entre los españoles     
 
 Ya.    03/01/1976.  Página: 1,17. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

OFRENDA NACIONAL AL APÓSTOL SANTIAGO

"La amnistía allanará el camino hacia la reconciliación entre los españoles"

Monseñor Suquía, arzobispo de Santiago, dijo también que la concordia es el fruto al que debe tender el

esfuerzo de. todos El ministro de Justicia, señor Garrigues, dijo: «España quiere apoyarse más que nunca

en su fe católica.» Al referirse a la amnistía, el señor Garrignes señaló que el Gobierno «pretende hacer

algo que sea efectivo y no quiere prestarse a algo que suene a demagógico»

Hoy se abre el Año Santo Compostelano

3-1-76

La amnistía de los delitos políticos, necesaria para la reconciliación nacional

«El futuro es aun una incógnita para nuestro país»

Las ideologías irreductibles son contrarias a la creación de la paz

Homilía del arzobispo de Barcelona, monseñor Jubany, en la Jornada Mundial de la Paz

BARCELONA, 2. (Logos.)—"La Conferencia Episcopal Española señaló los caminos que los cristianos

han de seguir para responder satisfactoriamente a sus responsabilidades ante los acontecimientos actuales.

Una vez más me place repetir aquello que calificamos los obispos de necesario para allanar los caminos

hacia la total y definitiva reconciliación entre todos los españoles: la concesión de una amnistía para los

delitos puramente políticos", dijo el cardenal arzobispo de Barcelona, doctor Jubany, durante la

celebración eucarística que tuvo efecto en la catedral barcelonesa con motivo del Día de la Paz.

Durante «u homilía, el prelado barcelonés, entre otras cosas, afirmó: "El futuro es aún una incógnita para

nuestro país, pero es cierto que el deseo de convivencia pacifica está presente en el corazón de todos ios

cristianos. Por eso, la paz es un deber, la paz es una necesidad ineludible.

En realidad, toda la problemática .de la paz se encuentra en los caminos que hace falta seguir para

conseguirla, o bien, para decirlo con palabras pontificias, se trata de saber cuáles son las armas verdaderas

que hace falta preparar. Y hoy, conocer este camino es delicadísimo para tos españoles; pero es ´también

un deber indispensable para todos " LAS IDEOLOGÍAS IRREDUCTIBLES, CONTRARIAS A LA PAZ

"Ahora bien, lae dificultades para conseguir la paz no son pocas. Quiero referirme concretamente a una de

ellas, especialmente importante en cetas momentos para todo el país. El Padre Santo la denomina y

cualifica con estas palabras: la existencia de ideologías irreductibles". Y fijaos lo que se pregunta el

Pontífice: "¿Se puede denominar pacífico un mundo radicalmente dividido por ideologías Irreductibles,

organizadas poderosa y ferozmente, que dividen a los pueblos y que, cuando a éstos les es concedida la

libertad, los separan ,en lo más último de su trama, en facciones, en partidos, que encuentran su razón de

ser y de obrar envenenando sus filas con un odio irreducible y una lucha sistemática en el interior de su

propio tejido social?´ Esta pregunta del Papa es dolorosa. pero es oportuna en nuestra casa. Por eso nos

hace falta la reflexión. con una gran responsabilidad."

Hay ideologías que un cristiano no puede aceptar sin ignorar las exigencias que se derivan de su fe. No es

admisible, por ejemplo, una ideología que defienda la hegemonía despótica de unos grupos humamos

sobre otros; tampoco lo sería aquella que no respetara los derechos fundamentales y la dignidad de la

persona humana; tampoco podría serlo la que no defendiera verdaderamente y se esforzara en realizar una

justa distribución de los bienes entre los hombres en el arden económico, social y cultural. Y seguramente

que la relación podría alargarse aún más.

EL EVANGELIO NO ES NEUTRO

Esto hace necesario que los cristianos tengan un gran sentimiento de discernimiento para acertar con lo»

caminos que hace falta seguir en la construcción de la paz en el campo concreto de su participación en la

política. Es evidente que los cristianos son llamados a ejercer sus responsabilidades políticas al lado de

sus conciudadano», creyentes o no creyentes. Normalmente, la pertenencia a la Iglesia no se interfiere en

sus opciones; normalmente el campo permanece abierto a las respectivas convicciones personales y a un

legítimo pluralismo, porque en esta materia se encuentran en juego tanto el respeto debido a la autonomía

de la sociedad política como el respeto que se merece la responsabilidad de los creyentes; pero esto no

significa que el Evangelio permanezca neutro, indiferente o marginado. No; él también tía de estar

presente, con su luz y sus exigencias, en el compromiso y la acción política de los cristianos.

El Evangelio será siempre requeridor y crítico para cualquier opción política de un creyente. La

enseñanza evangélica o simplemente un Justo concepto del hombre, de su naturaleza, de sus relaciones

con Dios, de] lugar que ocupa en la comunidad, pueden hacer hasta incompatibles con la fe algunas

determinadas ideologías políticas.

 

< Volver