Autor: Reis, José. 
 Los rumores de que fuerzas portuguesas pueden estar implicadas. 
 Carecen de consistencia     
 
 Pueblo.    05/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los rumores de que fuerzas portuguesas pueden estar implicadas.

CARECEN DE CONSISTENCIA.

LISBOA. (Especial para PUEBLO, por José REÍS.)

Los problemas políticos y sociales de España tienen siempre una repercusión especial en Portugal, y

suscitan un análisis profundo, que lleva a comparar la situación de los dos países e incluso a indagar las

probables influencias en la vida de uno y otro país. La reforma del Régimen español, principalmente, ha

interesado a los observadores políticos portugueses, que según sea su óptica partidaria sacan sus

conclusiones, apuntan deficiencias y elogian decisiones. No es de hoy ni de ayer; pero si de muchos años,

el que los dos países peninsulares recojan provechos o perjuicios de lo que sucede en el país vecino. Por

eso los recientes acontecimientos sangrientos verificados en Madrid han interesado a los periódicos

portugueses, dedicándoles una importancia especial —en algunos más que en otros—, destacándose el

vespertino "A Capital", que tuvo en Madrid un enviado especial para seguir paso a paso lo que sucedía.

Hubo la preocupación de Incluir en el noticiario de los acontecimientos de Madrid una serie de referen-

cias a posibles envolvimientos de exiliados portugueses, hasta el punto de haberse anunciado su próxima

expulsión. Esta insistencia sobre una idea fija sólo acabó cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores de

Madrid desmintió la noticia.

El semanario independiente «Telex» publicó en su último número un suplemento sobre la Internacional

Fascista (quién la compone, cómo se mueve, etc.), en el cual presenta también un documento, atribuido a

los servicios secretos españoles sobre la A. I. A. (Alianza Internacional Anticomunista). El mismo

suplemento incluía una entrevista con un elemento no identificado del Ejército de Liberación de Portugal

(E. L. P.), organización de extrema derecha que estuvo muy activa durante el dominio pro comunista de

Costa Gomes-Vasco Gonçalves. En esta entrevista, el portavoz del E.L.P. no dijo nada que no se

conociese ya sobre esta organización y sus intenciones.

Un día después de la publicación de este suplemento, el vespertino «A Capital., bajo el título «Divulgados

nombres de elementos de la A. I. A.», transcribió con cierta habilidad la información del semanario

«Telex», aunque lo hizo antecediendo a la misma la revelación de varios aspectos de la actividad de

elementos fascistas portugueses en España y sus relaciones en Portugal, añadiendo la información

siguiente: «Los acontecimientos sangrientos en España coincidieron con una tregua clara de los atentados

bombistas en Portugal, lo que es bastante sintomático.»

El autor de esta noticia parece que tiene elementos sobre una posible colaboración entre fascistas de

ambos países y su actuación en los recientes sucesos de Madrid. Verdad o no, suposición o no, tal vez

otro bulo, lo cierto es que la noticia de «A Capital» no tuvo repercusión en la Prensa portuguesa, siendo

ignorada por la radio y la televisión. Parece, pues, que no alcanzó los fines que esperaban.

Entramos en contacto con algunos elementos bien informados de la frontera norte de Portugal, que «saben

todo lo que sucede allí o lo que va a suceder.» Elementos a los cuales no les pasa inadvertida ninguna

actividad de las figuras ligadas al antiguo régimen portugués y los cuales nos respondieron que algunas de

estas figuras continúan apareciendo como antes, para visitar sus tierras, casas y familiares, y que no lo

hicieron ahora de una manera diferente a otras ocasiones. Sobre las posibles investigaciones policiales no

fue detectado nada, no saben nada ni oyeron hablar de nada. En una de las zonas estuvo recientemente

una brigada de la Policía judicial militar, «peso fue por otros motivos, y no por motivos referentes a lo

que sucede en España». Una de las fuentes con quien estuvimos en contacto nos dijo incluso que «es la

primera vez que oyó hablar de este asunto». Sin pretender juzgar apresuradamente la información

publicada en «A Capital», nos parece que no pasa de un espejismo más en «1 desierto...

 

< Volver