Lo sospecha un juez de Florencia. 
 Los terroristas de Atocha pudieron matar al magistrado Occorsio     
 
 Diario 16.    02/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Miércoles 2 - febrero

Lo sospecha un juez de Florencia

Los terroristas de Atocha pudieron matar al magistrado Occorsio

ROMA, 2 (Corresponsal D16). — Un juez italiano sospecha que los asesinos 3e los cinco abogados

laboralistas madrileños pueden ser los mismos que mataron en julio del año pasado al magistrado italiano

Vittorio Occorsio.

Alberto Corríeri, juez instructor de Florencia que dirige la investigación del asesinato de Occorsio, pidió

ayer a la Interpol los "identikit" y las informaciones que posea la Policía española acerca de las personas

sospechosas de estar comprometidas con el asesinato de los abogados de Comisiones Obreras.

El magistrado florentino desea saber si en los homicidios están implicados extremistas italianos de dere-

cha, en cuyos movimientos se interesa en relación con el crimen del juez Occorsio.

El magistrado Corrieri sostiene que un dato que le ha hecho reflexionar sobre la posible vinculación entre

ambos delitos es el arma Marietta empleada por los asesinos de ios abogados.

Marietta es te localidad de Estados Unidos donde se fabrican las ametralladoras Ingrham, que fue el arma

utilizada por los asesinos del juez Occorsio. Corrieri no descarta que se trate de armas del mismo

tipo manejadas por las mismas manos.

El juez Corrieri difundió, además, una fotografía reciente del extremista de derecha Pierluigi Concutelli,

sospechoso de ser uno de los homicidas de Vittorio Occorsio.

En una " operación tipo comando en la que participaron media docena de terroristas, el juez Occorsio fue

acribillado a balazos cuando salía de su casa de Roma.

Occorsio era un . enérgico magistrado que había investigado numerosas causas de terrorismo y

conspiración, ganándose el odio devarios grupos de extrema derecha y de extrema izquierda.

Neofascistas

Pero fueron sus actuaciones contra las sectas clandestinas neofascistas Vanguardia Nacional, Orden

Nuevo y Orden Negro las que decretaron su muerte. En las pesquisas realizadas por la Policía se llegó a la

conclusión de que Occorsio fue "sentenciado" en reuniones llevadas a cabo en Bastía (Córcega) y en

Madrid por dirigentes extremistas italianos.

Después del asesinato, varios órganos de Prensa aseguraron que Concutelli se

había refugiado en Córcega o en España.

La petición del juez Corrieri ha causado viva impresión, sobre todo después del anuncio de que España se

dispone a expulsar a cuatro extremistas de derecha italianos.

La Policía de Italia informó no haber recibido "ninguna comunicación hasta ahora por parte de las

autoridades españolas" sobre la suerte de Marco Pozzan, Elio Massagrande, Elidoro Pomar y Zofíani.

Ningún pedido de extradición ha sido enviado por las autoridades italianas "porque se desconocía la

residencia de estas personas en España, que es el requisito indispensable para formalizar el trámite",

según informó anoche un funcionario d«l Ministerio del Interior.

Las relaciones de extradición entre España e Italia no se rigen por la convención del Consejo de Europa

de 1957, sino por un acuerdo bilateral de 1868 que requiere un complejo procedimiento,

Piden extradición.

La extradición de Marco. Pozzan fue solicitada ayer en el proceso que tiene lugar en Catanzaro por el

atentado qué el 12 de diciembre de 1969 costó la vida a 16 personas en Milán.

Pozzan era el "correo" entre el agente del contraespionaje Giovanni Gianettini y Franco Freda, principal

sospechoso de haber depositado la bomba que causó la masacre.

Según denuncias y por su propia confesión, Pozzan pudo huir a España gracias al apoyo que le brindó el

SID (Servicio de Información de la Defensa). Sus declaraciones motivaron el procesamiento del general

Maletti y del capitán La Bruna, dos altos oficiales del contraespionaje que estaban en contacto con

Gianettini, un periodista neofascista actualmente detenido y acusado también en el proceso de Catanzaro.

Cario Massagrande y Elidoro Pomar están acusados de haber organizado el grupo extremista Rosa de los

Vientos, que pretendía llevar a cabo un golpe de Estado de extrema derecha en Italia en 1974.

El vespertino procomunista "Paese Sera" afirmó en su titular de primera página de anoche que los cuatro

extremistas detenidos por ra Policía española pretenden viajar a Argentina si son expulsados para evitar el

arresto por parte de las autoridades italianas.

 

< Volver