y, posiblemente, del GRAPO     
 
 Ya.    06/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Alonso Ribeíro—detenido hace días—pudo intervenir indirectamente en los atentados contra los agentes

del orden y los secuestros de Oriol y Villaescusa

Mientras el GRAPO ha entrado en un período de silencio, lo cual, aunque parezca un contrasentido, hace

aumentar aún más la intranquilidad de dos hogares españoles, los de los señores Oriol y Villaescusa, que

confiar ban, al menos, en 1a recepción de nuevos mensajes o comunicados, la Policía, entre las

detenciones realizadas los últimos días, ha logrado atrapar a Luis Alonso Ribeiro, presunto dirigente de

Socorro Rojo, y a otros cuatro posibles miembros o simpatizantes del mismo grupo, que ayuda a los

presos políticos de ciertas organizaciones de extrema izquierda y que, a través de su órgano de

información, llamado también "Socorro Rojo", ha publicado entrevistas y noticias sobre el GRAPO y

sobre el secuestro del señor Oriol.

Alonso Ribeiro fue detenido por primera vez en septiembre de 1973, con motivo de una huelga general

habida en Vigo, y se le acusó de pertenecer a la Organización Marxista Leninista de Galicia, que sería

meses después, como parte integrante de la Organización Marxista Leninista de España, cofundadora del

Partido Comunista de España (reconstituido). Se sospecha que Alonso Bibeiro, junto con Collazo Araújo,

intervino—quizás aquél de forma indirecta—en los atentados contra lo policías armados y guardias

civiles y probablemente, que participara también en los dos secuestros.

Por otra parte, parece ser que las armas empleadas en el atentado de la calle de Atocha contra los

abogados laboralistas no son Mariettas, como se dijo en un principio, sino metralletas de obro tipo. Como

ya informamos en su día, el año pasado fueron robados en sendas acciones varios kilogramos de

explosivo, mechas, detonantes, etc., de un polvorín pontevedrés y un número no determinado de

metralletas de un caurtel de Santiago de Compostela, No es, pues, coincidencia el hallazgo en una cabina

de equipajes de la consigna de la estación de Chamartín de unos veintitantos kilos de una dinamita

especial. Parece ser que el grupo terrorista autor de las últimas acciones preparaba varios atentados en

Madrid de gran magnitud, en los que iba a utilizar el mencionado explosivo.

Respecto a las familias de los señores Oriol y Urquijo, permanecen en la misma situación de angustia e

incertidumbre.

Al parecer, Luis Alonso Ribeiro ha suministrado importantes datos sobre los atentados del pasado 28 da

enero. Pero todavía no hay nada confirmado a nivel policial.

 

< Volver