Convocado por la Confederación de Combatientes. 
 Funeral por los asesinados     
 
 ABC.    11/02/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CONVOCADO POR LA CONFEDERACIÓN DE COMBATIENTES

FUNERAL POR LOS POLICÍAS ASESINADOS

Asistieron los señores Pinar, Iniesta, Girón, García Carrés, Martínez Bordiú, Fernández-Cuesta y

Fernández de la Mora

Madrid. (De nuestra Redacción.) Cerca de mil personas asistieron ayer, a la una . y media de la tarde, a un

funeral por el alma de los tres agentes del Orden Público asesinados, convocado por la Confederación

Nacional de Combatientes.

El acto religioso tuvo lugar en la Iglesia de Santa Gemma Galgani y fue oficiado por el padre pasionista

Bernardo Monsegú.

Sobre la una y diez de la tarde llegó al templo Gonzalo Fernández de la Mora, abandonándolo pocos

minutos después para regresar una vez que el funeral había comenzado.

A la una y cuarto habían llegado ya los señores García Carras, Girón de Velasco e Iniesta Cano. A la una

y veinte llegó el presidente de «Fuerza Nueva», Blas Pinar, que fue muy aplaudido por los asistentes, que,

junto a su nombre, corearon el de Franco. La entrada de Raimundo Fernández Cuesta, apenas si fue

advertida por los que aguardaban cerca del templo, que esperaban, según se rumoreaba, la llegada de doña

Carmen Polo. viuda de Franco.

Cuando el funeral ya había comenzado llegó, quedándose de pie en «1 pasillo, el marqués de Villaverde.

Entre el público había un alto militar de la armada de uniforme.

HOMILÍA.—-El padre Monsegú habló en la homilía de la gratitud que se debía a los que habían muerto

en cumplimiento de su deber y el premio a que se hablar hecho acreedores por su sacrificio por la Patria.

Pidió que su sangre fuese la últlma que se derramase en España, pues deseaba que se convirtiese en un

país en paz. orden y justicia.

Durante la misa sólo se registró un Incidente. Cuando el oficiante pidió una oración para los Reyes, una

voz de mujer, desde el coro, gritó; «Por ellos, no; ni Juan Carlos ni Sofía.» El padre Monsegú aseguró que

si se volvía a producir un grito o una actitud política dentro de la Iglesia suspendería la misa.

A la salida, sobre las dos y diez, jóvenes con camisas azules y símbolos de «Fuerza Nueva» comenzaron a

cantar el «Cara al sol», el «Oriamendi» y el himno falangista «Viva la revolución», que termine con

frases negativas al Gobierno y al Rey Al salir los señores Girón, Iniesta y Blas Pinar se oyeron gritos de

«Franco, Franco», que arreciaron al pasar en su coche el marqués de Villaverde.

Unos 50 a 60 jóvenes se agruparon en un intento de manifestación recorriendo tan sólo unos metros,

lanzando gritos en contra del Gobierno y del secretarlo general del «Partido Comunista».

La Policía se había colocado discretamente en la plaza de la República Argentina y no tuvo necesidad de

intervenir Tan sólo en las inmediaciones del temple se vieron a tres agentes de la Policía Armada, que

fueron aplaudidos por los allí congregados.

Los fotógrafos de Prensa y las cámaras de la televisión extranjera pudieron trabajar sin incidentes. Tan

sólo una señora increpó a un redactor de Televisión Española. A las dos y media los asistentes se

disolvieron sin incidentes.

 

< Volver