España, la tecnica y los tecnicos     
 
 ABC.    22/03/1962.  Página: 63. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ESPASA, LA TÉCNICA Y LOS TÉCNICOS

"La Vanguardia Española", de Barcelona, publica hoy en su conocida columna "Día a Día" el siguiente comentario, que nos complacemos cu recoger :

"El marqués de Fontalba es, en Madrid, presidente de uno de los grandes Bancos nacionales. Hace pocos días, con ocasión de la Junta general, expuso ante los accionistas ciertos proyectos de la entidad que preside. Se trata del Banco Urquijo.

Desde el punto de vista del interés público, lo que dijo rebasa ampliamente la línea de casi todas las Juntas generales, floración de esta época del año. For eso lo comentamos. En el discurso del marqués hay varias noticias muy concretas e incitantes. De todas ellas tomaremos una para esta columna de hoy. Dice así:

—El Banco instalará dentro de poco, en uno de los edificios más modernos de Madrid, un Laboratorio de especializaciones y un Servicio de Estudios Económicos integrado por más de cuatrocientos técnicos españoles. No quedará fuera de dicha Organización una sola de las actividades importantes y definitorias del desarrollo industrial de España.

En esa verdadera legión de expertos calificados por la más alta preparación para sus tareas respectivas, figurarán economistas, ingenieros de Caminos, ingenieros industriales, agrónomos, especialistas de la producción nuclear, de la electricidad, químicos, físicos, ingenieros versados en el transporte y en los medios de locomoción, en la petroquímica, en la fabricación de cemento, en la minería, en la metalurgia y la siderurgia, en las industrias de transformación; arquitectos, investigadores de los problemas del campo español en su vertiente industrial, juristas, contables, observadores de los mercados extranjeros...

La lista es larga, necesariamente larga, porque la diversificación de actividades al servicio del progreso industria! del mundo resulta extraordinaria, y España aspira a servir, por sus propios medios, la demanda de técnicos que nace del plan de desarrollo y de nuestra venidera incorporación a una verdadera, economía de mercado; es decir, a una política de dura competencia.

Por añadidura, el marqués de Fontalba agregó que el Banco antes citado estaba a punto de concluir acuerdos de excepcional importancia con la Banca extranjera y con los mejores núcleos de la gran técnica occidental, para lograr así su colaboración en la tarea del engrandecimiento industrial de nuestro país.

Este Servicio de Estudios tendrá su sede en Madrid. Pero los creadores dé! Laboratorio de los cuatrocientos técnicos tienen el propósito de estudiar la organización de otro poderoso núcleo de la misma índole en Cataluña, v concretamente en Barcelona, si la opinión catalana acoge la idea con ánimo propicio. ¿Podría acogerla de otro modo?

La magnífica movilización de especialistas españoles que tal proyecto supone tiene que suscitar entusiasmo aun en aquellas zonas de España que más alejadas viven de esta clase de problemas. ¿Pero existe hoy algún sector nacional que no viva con la preocupación profunda del futuro económico de nuestro pueblo? Ciertamente, no. Por ello, el designio de recabar una asistencia disciplinada, científica, sistemática, de lo mejor de la joven técnica de Cataluña, para crear aquí un poderoso Seminario o Servicio de Estudios dedicados a la creación y a la promoción de empresas, será, probablemente, una (Se las iniciativas que de modo más directo podrá influir en el destino de la economía catalana y barcelonesa. Como el Servicio de Estudios creado para Madrid, ejercerá un influjo difícilmente calculable en la suerte y ventura de muchos problemas nacionales.

Las Cortes tramitan en la actualidad tin proyecto de reforma bancaria. De ello hemos comentado en esta sección editorial, y aún diremos más. Pero no hay reforma que prometa resultados más importantes para el interés de la nación que este propósito de procurar la transformación y la modernización económica del país, poniendo en marcha los equipos más distinguidos de las nuevas generaciones, y también de las maduras. Porque bien está que procuremos la colaboración de la técnica extranjera, pero a condición de que llegue aquí en calidad de colaboradora de un formidable esfuerzo, propio, sostenido, moderno, consciente, bien organizado.

He aquí por qué nos ha parecido que las palabras del presidente del Banco Urquijo merecían ser subrayadas. Contienen un gran mensaje y abren camino a grandes esperanzas."

 

< Volver