Visitó también las fuerzas aeromóviles. 
 El Rey, con la Brunete número 1     
 
 Diario 16.    01/02/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Martes 1 febrero 77/DIARlO 16

Visitó también las fuerzas aeromóviles

El Rey, con la Brúñete número 1

MADRID, 1 (D16).—El Rey Juan Carlos I visitó ayer las instalaciones de las Fuerzas Aeromóviles del

Ejército de Tierra y de la División Acorazada Brúñete número 1.

En la Base Centralizada de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra, en Colmenar Viejo, el Rey

convivió con las unidades allí situadas durante una jornada de instrucción normal. Visitó las instalaciones

de la Unidad de Transporte Aéreo Pesado Chinook (con capacidad de transporte de ocho toneladas o

cuarenta hombres con equipo de combate); la Unidad número 1, dotada con helicópteros armados

Alouette y UH-l-H, así como el centro de enseñanza para perfeccionamiento de pilotos y especialistas en

vuelos tácticos y las instalaciones de mantenimiento, abastecimiento y alojamiento de la tropa.

Asimismo, asistió a la reunión diaria de prevuelo para la preparación de misiones. Durante su recorrido, el

Rey se interesó por los problemas operativos y logísticos, departiendo con el personal de la base.

Desde la base de Colmenar se trasladó en un LandRover y, posteriormente, en un vehículo blindado, al

cerro de San Pedro, para presenciar allí unos ejercicios de tiro de la Brigada de Infantería Mecanizada

número 11 de la División Acorazada Brúñete número 1.

Convivencia con los cuadros

En dichos ejercicios tomó parte el Regimiento WadRas 55, con carros de combate AMX-30, de

fabricación nacional, y transportes orugas acorazados, que hicieron fuego con las armas de a bordo,

siguiendo el programa de instrucción que estaba previsto para el día de ayer.

Unido a todos

La visita terminó en el acuartelamiento de la Brigada Acorazada número 12, en El Goloso. El Rey llegó

en el momento en que los, cuadros de mando de la Brigada se encontraban en el cuartel general con

motivo de la primera visita del capitán general de la Primera Región Militar, teniente general Federico

Gómez de Salazar y Nieto.

Tras unas palabras de salutación del general Alvarez Arenas, el Rey recordó a los presentes sus años de

formación castrense y el sentido de compañerismo que se vive permanentemente en los centros militares.

Agregó que el Rey se sentía unido a todos y que conocía muy bien la elevada moral de todas las unidades

del Ejército español. Los asistentes vitorearon a España y al Rey.

NACIONAL/7

 

< Volver