El GRAPO es lo que parece y no hay detrás extrema derecha     
 
   25/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 38. 

EL 6RAPO es lo pe parece y no hay detrás extrema derecha

El tema del terrorismo sigue siendo, por desgracia, de inquietante actualidad. La llamada "semana trágica

de Madrid" no ha tenido aún clarificación definitiva y el fantasma del GRAPO sigue coleando. La

liberación de los secuestrados —señores Oriol y Villaescusa— sigue siendo, en algunos aspectos, materia

de controversia. Sobre algunos puntos muy concretos hemos mantenido una conversación con el

subsecretario de Gobernación, don José Miguel Ortí Bordas. El lector verá que no se ha omitido ni una

sola pregunta.

• A las veinticuatro horas del secuestro de Oriol se sabía quiénes eran los autores del secuestro • El

traslado a Madrid del comisario Cortesa • No se declaró materia reservada dos días antes de resolver el

tema de los secuestros, sino que se resolvió dos días después de ser impuesto el secreto oficial • Estaban

armados y no se entregaron; los secuestradores fueron reducidos

—¿Dónde estén las raices de los secuestros del señor Oriol y del Teniente general Villaescusa y de ios

atentados a las fuerzas de orden público?

— Están, indudablemente, en el programa de acción del Partido Comunista del España reconstituido, del

que los GRAPO constituyen el brazo armado. El PCE (r), descendiente o continuación de la OMLE

(Organización de Marxistas-Leninistas de España), como el "camarade Arenas" (Manuel Pérez Martínez)

hizo constar en el informe político a su I Congreso, sigue consignas de lucha armada revolucionaria como

única vía. Se trata de un partido marxista-leninista —el único que lo es de verdad, según ellos—, cuya

radicalización le lleva a calificar de "oportunistas" a todas las demás formaciones marxistes.

QUE ES Y CON QUIEN CUENTA EL GRAPO

-¿Qué es el GRAPO?

El GRAPO es un conjunto de comandos creados por el PCE (r) para realizar precisamente sus objetivos

terroristas. En realidad es la continuación de la antigua Sección Técnica del Partido y lo constituyen una

serie de militantes absolutamente radicaliisdo-, fanatizados, con una gran disciplina en su organizacion

interna exclusivamente dedicados a la subversión violenta.

—¿Qué hay detrás del GRAPO?

—Como ya le he dicho, detrás del GRAPO está el PCE (r). No hay constancia de que haya algo más. Se

desconocen otras conexiones interiores o exteriores. Lo que sí sabemos es que cuando este grupo busca

contactos con el exterior cree poder conseguirlos en Argelia, Albania o China. De hecho mantuvieron

contacto con Cubillo, separatista e instigador del terrorismo en las islas Canarias, que mantiene desde su

emisora en Argel una continuada campaña antiespañola y que, como es sabido, sirvió en alguna ocasión

de portavoz a los GRAPO.

—Entonces, para realizar estas acciones espectaculares, ¿cuenta con alguna complicidad?

—Volvemos a lo anterior. La principal complicidad es la "del PCE (r). No todos los miembros de este

Partido pasan inmediatamente a formar parte de los GRAPO, pero su organización constituye la cobertura

e infraestructura de los comandos terroristas, a los que prestan apoyo en los momentos de actuación. Se

puede hablar de una identidad PCE (r)-GRAPO. Por otra parte, yo quisiera hacer hincapié en algo que

podría llamarse también complicidad, aunque sea involuntaria o, por mejor decir, irresponsable. Me

refiero a la de quienes todavía hoy vienen negando o poniendo en cuestión la misma existencia de los

GRAPO, ironizando sobre el tema o tratándolo con frivolidad. Seria triste que una actuación así, cuando

ha habido crímenes y estaban en juego vidas humanas, haya sembrado dudas entre las gentes.

LA BÚSQUEDA

— Se tardó casi mes y medio en encontrar una pista medianamente segura. ¿Por qué?

—No es absolutamente cierto que durante mes y medio no hubiese pistas. A las veinticuatro horas de

haberse producido el secuestro del señor Oriol la Policía había identificado ya a algunos de ios autores. A

las doce horas del secuestro del teniente general Villaescusa había también identificaciones fidedignas. A

las veinticuatro horas de recibirse el primer mensaje de los GRAPO, después del secuestro del señor

Oriol, se sabía que el autor del nismo era Pío Moa, actualmente huido. Por otra parte, estaba claramente

fijada la responsabilidad del PCE (r) y se trabajaba activamente jen este sentido. Lo que ocurre es que

existe una discreción policial, sin la cual no es posible llegar a ningún resultado.

—¿Qué ha hecho la Policia para localizar los lugares donde estaban los secuestrados?

— La operación policial ha sido ciertamente laboriosa. Pero, no obstante, se podría trazar una línea que

va desde las primeras identificaciones al momento de la liberación de los secuestrados.

En primer lugar se sabia que los GRAPO eran parte de la organización del PCE (r) y, por tanto, por aquí

empezaron las investigaciones. Se llegó al GRAPO a través de su cascara. Realizadas fas primeras

detenciones y, concretamente, la de un miembro de un comando, se inició un conocimiento concreto de la

articulación, de la estructura y medios con que contaban los terroristas.

En segundo lugar, entre los detenidos por la Policía fueron identificados miembros de la organización a

través de los cuales se fue llegando al control de otros implicados, de modo que se pudo formar un bloque

de información, un encaje, que, lógicamente, dio sus frutos.

El oscurecimiento total de los he

requiere un trabajo continuado y coordinador que difícilmente produce resultados inmediatos. Yo estimo

que la Policía ha actuado en todo momento sin precipitaciones, siguiendo pistas seguras y fiables. Su

eficacia está a la vista.

PROTAGONISTAS Y PRECAUCIONES

— ¿Por qué se traslada a Madrid al jefe superior de Valencia?

— El comisario Conesa, que en el mes de junio de 1976, es decir, en el anterior equipo de Gobernación,

antes de la restructuración de la Dirección General de Seguridad, fue nombrado jefe superior de

Valencia, lo cual es un ascenso, es un hombre que ha estado mucho tiempo destinado en Madrid y que

es un amplio conocedor de las técnicas terroristas. Se pensó que era el hombre adecuado para concluir la

operación policial. No olvide usted que el comisario Conesa llega a Madrid cuando ya se dispone de

una amplia información que es preciso explotar debidamente y de una manera centralizada. Estas son las

únicas razones. Los hombres de la Policía están siempre a disposición de la superioridad con

independencia de su destino concreto, y ¡a superioridad estimó en un momento determinado que el

comisario Coneza era necesario en Madrid. Creo que la cosa está clara.

—Apenas dos días antes de la solución de los secuestros se declara el tema materia reservada, ¿por qué?

— La primera razón fue la necesidad imperiosa de culminar con éxito la acción de localizar a los

secuestradores. La discreción propia de los servicios policiales no es suficiente en ocasiones para

proteger el secreto de la investigación policial.

Un día antes de declararse materia reservada la información sobre los secuestros, se supo la existencia de

explosivos en una taquilla de la estación de Chamartín, y una información periodística impidió sacar

provecho del asunto, A causa de ello, una acción que hubiera debido proporcionar información sobre un

hecho terrorista se vio truncada.

Por otra parte, cuando se informó en rueda de prensa sobre la liberación del señor Oriol y del teniente

general Villaescusa, no se dijo que Cerdán Calixto —jefe del Comando Central del GRAPO— estaba ya

detenido, porque mantener esa reserva era importante a los efectos de localizar a los presuntos autores del

asesinato de un policía en Barcelona, ocurrido aquel mismo día.

Finalmente, tengo que decir que cuando se adoptó la medida no se sabía cuándo se podría culminar con

éxito la operación de rescate. Se estaba ya en una zona clara y, precisamente por ello, era necesario evitar

cualquier tipo de filtración. No es que se declare la materia reservada dos días antes de producirse la

liberación, sino que ésta tiene lugar dos días después de la declaración.

SI LLEGA A FRACASAR LA OPERACIÓN...

—Al realizarse la liberación de los secuestrados, ¿qué precauciones se adoptaron para evitar riesgos en

sus vidas?

— Los riesgos de la operación de rescatar a los secuestrados existieron siempre. Ha habido riesgos para

todos. Corrió riesgos la Policía, porque las anteriores acciones del GRAPO hacían temer reacciones

violentas. Ha habido riesgo para los secuestrados, porque el mismo GRAPO no vaciló en hacer

público que la Policía jamás cogería con vida a sus víctimas; se sabía que había orden de matar a los

secuestrados cuando apareciera la Policía.

No obstante, la reducción de efectivos de¡ PCE (rt y del GRAPO en los días anteriores, mediante

detenciones, había limitado fuertemente la capacidad de los grupos terroristas y esto, unido al factor

sorpresa, con el que se contó conscientemente, reducía el riesgo en cierta medida. Sabíamos, además, que

los secuestrados en esos momentos estaban bajo menor custodia. De otro lado, la Policia consiguió - al

detener a Cerdán— la llave del piso en el que se encontraba el teniente general Villaescusa y en el que sus

ocupantes estaban esperando la vuelta del citado Cerdán. Indudablemente se tomaron todas las

precauciones humanamente posibles para que el peligro para las personas fuese mínimo. Pese a ello, la

verdad es que los policías se jugaron la vida, pues se quería coger vivos a los secuestradores.

—El GRAPO es profesional de la lucha armada. ¿Cómo es que en et momento de su detención se

encontraban desarmados, acompañados de niños, en pisos normales, y entregaron sus rehenes sin

resistencia?

— En primer lugar, creo que está muy claro que quienes vigilaban al señor Oriol y al teniente

general Villaescusa no estaban desarmados. Abelardo Collazo tenía a su alcance una metralleta lista

para disparar; tanto en este piso como en el que se produjo el rescate del señor Oriol había gran

cantidad de armas de todo tipo preparadas para su utilización en cualquier momento.

Por otra parte debo decirle que una de las normas de seguridad utilizadas habitualmente por el PCE (r)

para sus refugios es precisamente la de utilizar pisos normales en que, a ser posible, habite un matrimonio

con niños.

Las normas de seguridad del GRAPO lógicamente están calcadas de las del PCE (r), y evitan en todo

momento la construcción de "Cárceles del pueblo", refugios especiales, étc... intentando dar a sus

escondrijos, como en este caso, una apariencia de normalidad. Lo cierto es que no entregaron a sus

rehenes sin resistencia; les fueron arrebatados. Creo que en este caso no puede haber ninguna duda sobre

el éxito del factor sorpresa en la operación de rescate. Operación que, por supuesto, pudo fracasar, como

puede fracasar cualquier operación arriesgada. Es lamentable la manipulación que por algunos se ha

hecho precisamente de este éxito del factor sorpresa, que ha permitido el rescate de los secuestrados y la

detención de sus raptores sin derramamiento de sangre.

Ahora bien, ni como español, ni como subsecretario de la Gobernación, me importa; estoy seguro de que

las mismas manipulaciones, aún más sucias, se hubieran hecho si llega a fracasar esta sorpresa. Dios sabe

lo que habrían dicho en el caso de que el rescate se hubiera producido en medio de una espectacular

batalla en la que hubiesen resultado víctimas entre los secuestrados, sus vigilantes, las Fuerzas del Orden

Público o personas ajenas al caso. Dios sabe lo que se hubiera dicho sobre todo en el caso de que ninguno

de los secuestrados estuvieran hoy en condiciones de comparecer ante el juez por haber resultado muertos

en el curso de la operación.

— Pero hay más; alguien ha llegado a insinuar que para la liberación del señor Oriol y del teniente

general Villaescusa ha existido un pacto entre el Gobierno y los secuestradores. No sé cómo podría

calificarse esta insensatez. ¿Cree quien esto insinuaba que el delito más grave de que se puede acusar a

estas personas es el de secuestro?; ¿acaso no estaba claro que estos hombres iban a ser acusados, entre

otras cosas, de asesinatos cometidos contra las Fuerzas de Orden Público?, ¿cómo puede entrar en cabeza

humana la posibilidad de que los secuestradores accedieran a una negociación que les llevará

irremediablemente a responder ante la justicia de estas acusaciones?; más aún, ¿acaso el Gobierno ha

accedido a las exigencias del GRAPO?

¿ESTUVIERON JUNTOS O NO?

— En declaraciones hechas tras su rescate, el señor Oriol negó haber estado con el general Villaescusa.

afirmando, por otra parte que nunca se sintió en peligro d> muerte, ¿cómo se explica esto?

— Sólo el señor Oriol puede res ponder a sus manifestaciones. Ahora bien, la estancia de los dos

secuestrados en un mismo piso está demos trada, tanto por las declaraciones d( los detenidos como por el

diario que llevaba el propio señor Oriol. Lo que sí puedo decirle es que tanto el seño Oriol como el

teniente general Villaescusa estuvieron en peligro d muerte desde el mismo momento d su secuestro, y no

sólo por lo riesgos normales que una operación de este tipo comporta, sino también porque sus vigilantes

tenían órdenes de matarlos en cuanto hiciese apar ción la Policía.

LA CONSPIRACIÓN: TAMBIÉN "WILSON" CANTO

—¿A qué atribuye et que um delincuentes a quienes se supone gran dureza y resistencia se de moronen al

ser detenidos y declaren con tanta facilidad?

—Posiblemente el análisis exacto de esta circunstancia corresponde) hacerlo a un psicólogo. En todo

caso, parece ser que esto es una constante. Como ya se ha dich quienes son autores de crímenes mayores

declaran con mucha mayor facilidad que quienes son responsables de delitos de menor entidad. Esto que

ha ocurrido ahora con l> detenidos del GRAPO ha ocurrio también antes con miembros > otros grupos

terroristas. Por citar el caso concreto, Ignacio Pérez Beotegui "Wilson" hizo una declarad completísima

sobre ETA y sus actividades apenas se le dijo que habia sido descubierta su identidad.

—¿Realmente ha existido conspiración contra e! Estado!

— Eso es evidente, contra el Estado y contra la sociedad.

NO HAY CONTROL DE LA EXTREMA DERECHA

—¿Esta extrema izquierda \ radicalizada puede haber sido manejada desde una posición de significación

contraria?

— No. Por lo que sabemos y ya he dicho, no. Se manejan por solos, y si analizamos quiénes han

sido las víctimas de sus accione fuerzas de orden público, altas personalidades del Estado, vigilantes

jurados, etc., vemos que su significaciones bien contraria a la que ellos mismos predican. Y los

proyecte que sobre nuevos secuestros y atentados tenían lo confirman.

Los autores, desde el primer dia permanentemente, están proclamandose de extrema izquierda. No sé, e

definitiva, si habré podido hacer llegar la convicción profunda que y poseo sobre estos hechos. Hecho que

vienen de atrás: desde 1975 organización PCE (r)-GRAPO ha ver do intentando protagonizar jornadas

violentas, impartiendo propaganda con comandos armados de protección, asesinando miembros de la

fuerzas de orden público y añadiendo por último a este historial delictiv ¡os secuestros de altas

personalidades; todo ello en diferentes momentos políticos del país. No estamos hoy en la misma

situación política £ que nos encontrábamos en 1976 cuando estos grupos, e incluso l¡ mismas personas,

asesinaron a d> policias armados en Barcelona y a la guardia civil y cuatro policías armados en Madrid,

y, sin embargo, su actuación no ha variado. Actuaria igual en cualquier contexto político.

Creo honestamente, de verdad, que ya no puede caber ninguna dur. sobre el origen, métodos y objetivos

de estos terroristas, y creo también que un tema de esta gravedad ha de ser tratado con la seriedad debido

con un mínimo de rigor y no como fantasías más o menos fáciles.

Es posible que en breve pía. sepamos algo del asesinato de l> abogados laboralistas. Es casi seguro. Es,

posiblemente, decepcionante para quienes prefieren d jarse llevar de sus propias inonaciones políticas.

A. DE SANT

(Extracto de lo publicado en "YA" 24-11-1976

 

< Volver