Autor: Casado, Antonio. 
 Asesinatos de la calle Atocha. 
 Que se encuentren a los culpables     
 
 Pueblo.    23/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

QUE SE ENCUENTRE A LOS CULPABLES

MADRID. (PUEBLO, por Antonio CASADO.) — Ayer a mediodía se reunieron en Junta general

extraordinaria los abogados .madrileños en su sede corporativa —PUEBLO ofreció noticia de ella en sus

últimas ediciones—. La asamblea era continuación de la Junta general ordinaria que el día 27 de enero

último tuvo que suspenderse por el múltiple asesinato de la calle de Atocha, donde fueron abatidos

mortalmente cuatro colegiados cuando se encontraban ejerciendo su oficio en un despacho de laboralistas

de Madrid. Y precisamente en torno a ese tema giró prácticamente toda la asamblea de ayer. En palabras

del decano Pedrol Ríus, unánimemente respaldadas por todos los asistentes, «exigimos del Gobierno que

se busque y se encuentre a los culpables próximos y remotos y se les coloque ante los tribunales, caiga

quien caiga>.

EXIGENCIA UNÁNIME DE LOS ABOGADOS MADRILEÑOS

Destacó el señor Pedrol que el verdadero significado del crimen de los laboralistas reside en «un atentado

a la libertad de defensa». Por sus intervenciones y las de otros letrados (Miralles, Ruiz Giménez, Tierno

Galván, Bellón, etc.), quedó claramente de manifiesto el deseo común de que —como ya quedó

demostrado a raíz de aquel suceso— por encima de todo prevalezca la solidaridad de la clase profesional.

A juzgar por todas las intervenciones que se produjeron, quedó también de manifiesto la petición unánime

de los colegiados de que, en adelante, se, proteja el ejercicio de la abogacía al margen de las creencias

ideológicas que cada profesional tenga. Se ensalzó con insistencia la labor de la Junta

de gobierno con ocasión de la muerte de los colegiados de Atocha, y se leyó textualmente un párrafo

recogido de un boletín que publica el Colegio de Abogados de Buenos Aires y que, según él señor Pedrol,

son frases que sirven para Argentina y para España: «No hay crímenes buenos ni crímenes malos. Sólo

hay, crímenes y sólo hay criminales.»

Foto MCLLEDA

 

< Volver