Autor: Contreras, Lorenzo. 
 El martes 16 comienza el pleno de las cortes. 
 Gran expectación ante la reforma     
 
 Informaciones.    13/11/1976.  Página: 1,?. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

GRAN EXPECTACIÓN ANTE LA REFORMA

EL GOBIERNO PODRÍA RETIRAR EL PROYECTO SI ALGUNOS PUNTOS SUSTANTIVOS DE

LA REFORMA NO RESULTASEN APROBADOS

ENTRE LAS FACULTADES DEL JEFE DEL ESTADO FIGURAN LAS MEDIDAS DE

EMERGENCIA, AUNQUE NINGÚN SUPUESTO LAS ACONSEJA AHORA

MADRID, 13 (INFORMACIONES, por Lorenzo CONTRERAS).

CON la cita de una frase de Franco, referente al margen de interpretación que permiten las Leyes

Fundamentales, el presidente de las Cortes explicó ayer ante los periodistas las posibilidades de que goza

la Reforma Política, que atrae la máxima expectación, para salir adelante, aun en el supuesto de que

encontrase especiales dificultades dentro del organismo legislativo.

El señor Fernández-Miranda hizo también alusión al desarrollo del próximo Pleno de las Cortes, que se

inicia el martes, a las cinco de la tarde, diciendo que usará, como presidente, de la máxima flexibilidad, si

bien se atendrá al Reglamento para no extender el tiempo de las Intervenciones más allá de los treinta

minutos. El tiempo mínimo que el presidente concederá será, siempre de acuerdo con el Reglamento, de

veinte minutos. "Consideraré —dijo—• que el orador tendrá más necesidad de tiempo en la medida en

que no se separe de la cuestión planteada. De lo contrario estará consumiendo gratuitamente un tiempo

que no le corresponde."

El señor Fernández-Miranda recibía ayer por segunda ve* en no os días a los informadores políticos. La

primera vez, su «cita» tuvo por objeto explicar las modificaciones introducidas en el procedimiento de

urgencia con vistas a la discusión de la reforma. El presidente hi/o un esquema del orden de

intervenciones en el Pleno: Primero, ponencia; segundo, enmendantes de totalidad; tercero, ponencia

replicando; cuarto, enmendantes al articulado; quinto, nuevamente ponencia para responder; sexto,

solicitantes de uso de la palabra, si lo hacen oportunamente y por escrito (con 10 firmas de apoyo); y

séptimo, ponencia para definir su última actitud. El Gobierno podrá intervenir en cualquier momento del

debate, si lo solicita. El episodio definitivo será la votación.

TRES CLASES DE VOTACIÓN

En el asunto de la votación radica el «quidn del problema. El presidente de las Cortes ha admitido tres

clases de votación posibles: la global o referida a la totalidad de! proyecto de ley; la votación ¡por puntos

concretos», que abarquen la ley en su conju n t o, y la votación que no aba r q u e todos los puntos de la

ley, de manera que algunos de ellos puedan ser llevados a la Comisión de Leyes Fundamentales, donde

serían dictaminados para reincorporar! o s posteriormente al conocimiento del Pleno. En este último caso,

lógicamente, el Pleno habría de ser interrumpido para ser convocado de nuevo más tarde. Si el Gobierno

estimase que en los puntos no aprobados en el Pleno son sustantivos oara el contenido de la reforma, po

GRAN EXPECTACIÓN ANTE LA REFORMA

dría retirar el proyecto, con lo que se abriría un supuesto novedoso respecto al cual se arbitraria.»

soluciones políticas especiales.

La votación por puntos concretos (Fernández-Miranda no habló nunca de artículos) que supongan la

aprobación completa de la ley, no excluye la votación decisiva encaminada a saber si la Reforma Política

obtiene la aprobación de los dos tercios de las Cortes. Igual sucedería en el otro caso, es decir, en el

supuesto de intervención de la Comisión de Leyes Fundamentales; el señor Fernández - Miranda explicó

que el Gobierno tiene derecho a pedir una determinada clase de votación (también los procuradores con

las firmas preceptivas), pero la decisión correspondería siempre al presidente de las Cortes.

CARGA POLÍTICA Y RESPUESTA OPORTUNA

La conferencia de Prensa cobró un aire menos técnico cuando un periodista aludió a la célebre frase de

Fernández-Miranda en sus tiempos de ministro secretario del Moví´ miento: «La trampa sadúcea».

Explicó el presidente el significado de la expresión frente a la trampa farisaica, y subrayó: «Cristo no nos

enseña a decir si o no, sino a decir eá al sí y no al no.» Y agregó: «Cristo contestaba mucho roa»

ambiguamente que yo y, por tanto, mucho más inteligentemente. La respuesta "dad al César lo qne es del

César y a. Dios lo que es de Dios", nadie sabe realmente lo que significa al cabo de veinte siglos.»

El presidente admitió que «sin carga política» no se entiende, por supuesto, el procedimiento de urgencia,

y pidió con relación a, determinadas actitudes ante el Pleno de las Cortes, «que se diga clárame»; te lo que

se basca». Anunció que «esta presidencia no renunciará a la autoridad» y que nmlentras los caminos sean

caminos, encontrarán en mí acogida, las distintas propuestas». Ahora bien, si hay obstrucción —

recalcó^— se hallará 1: respuesta oportuna.

Refiriéndose a los procuradores, el señor Fernández-Miranda dijo que cada uno de ellos plantea las cosa*

legítimamente desde su punto de vista personal, pero que no por legítima, toda actitud es convincente.

Puntualizó que nías interpretaciones de los procuradores no son institucionales, y las de esta presidencia

sí». Admitió como plan-tcable el contrafuero contra la ley de Reforma, una vez aprobada en las Cortes.

Las discusiones se desarrollarán en sesiones de mañana y tarde. Según el presidente, pueden bastar dos

días o dos días y medio, pero no descartó tampoco que sean quince Jos requeridos para el dictamen.

Como se le interrogara sobre el 20 de noviembre, aniversario de la muerte de Franco, respondió que esa

fecha sería motivo suficiente para suspender las sesiones, si es que éstas continuaban para entonces.

Preguntado luego sobre la posibilidad de una derrota de la reforma, se limitó a comentar: «¿Para qué

hacer futuribles?» Pero Inmediatamente agregó: «Las Leyes Fundaméntale» tienen solución para todo,

decía el Caudillo.» ¥ respecto a los comentarios que circulan, argüyó: «No creo que una de mis

obligaciones sea comentar los comentario». Eso seria por mi parte intrusismo periodístico.

CAMBIOS RADICALES SIN RUPTURA

Tras afirmar que «tengo mi corazón y mi cabeza embridados», recomendó no pen, sur en futuros

obstáculos a la reforma, salvo los más inmediatos, y para ilustrar a los presentes citó lo que un militar

aconsejaba a otro en la guerra española: «No mires al segundo bache, porque caerás en el primero.»

Finalmente, el señor Fernández-Miranda recordó que, entre las facultades del Jefe del Estado, figuran las

llama. das medidas de emergencia, si bien ahora no se está en ningún supuesto que las aconseje. Hizo a

continuación una breve descripción crítica de lo que ha sido la historia española desde 1809, y opinó que

«ahora podemos crear un supuesto político radicalmente distinto». Criticó a quienes dicen que la reforma,

por ser sustantiva, es ruptura («eso es terquedad», afirmó), y defendió la idea de «ir a caminos sucesivos

por leyes sucesivas», lo cual, a su juicio, sería «radicalmente positivo», dado que «los cambios pueden ser

radicales dentro de las propias leyes.

 

< Volver