Autor: Roldán, Adolfo. 
   Ningún grupo ha reivindicado el secuestro del ingeniero de Rentería  :   
 El señor Pastor López-Andujar fue secuestrado en una furgoneta. El vehículo fue abandonado en el barrio de Loyola, junto a la autopista. 
 Ya.    22/12/1976.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

NÍNGUN GRUPO HA REIVINDICADO EL SECUESTRO DEL INGENIERO DE RENTERÍA

El señor Pastor Lopez-Andújar fue secuestrado en una furgoneta • El vehículo fue abandonado en el

barrio de Loyola, junto a la autopista

BILBAO, 21. (Por teléfono ¿de nuestro corresponsal, Adolfo Roldan.)

Existen indicios suficientes para afirmar que el ingeniero don Ramón Lorenzo Pastor López-Andujar,

director de fábrica de la factoría de lesa, en Rentería fue secuestrado en la mañana del pasado lunes día

20, en San Sebastián, por una organización vasca. Durante el día de ayer nos desplazamos a San

Sebastián y Rentería, recorriendo el escenario de los hechos, y tras conversar con varios testigos pudimos

reconstruir así el suceso.

ASALTO A UNA FURGONETA EN EL BARRIO EGUIA, DE SAN SEBASTIAN

A las 8,15 horas de la mañana del lunes bajó de su domicilio, situado en la calle Virgen del Carmen del

barrio de Eguía, de San Sebastián, el transportista chatarrero Felipe Oñativia, de cuarenta y seis años de

edad. Al salir del

EL SECUESTRO DEL INGENIERO DE RENTERÍA

portal se dirigió hacia su vehículo, una furgoneta marca Ebro, rnatrícala SS-S.L53-E, aparcada

anos treinta metro» más abajo. Al llegar, abrió la portezuela y se sentó en e! asiento del conductor, puno

la llave en el contacto y arrancó el motor. Cuando se encontraba calentando didio motor, en espera de

que llegara uno de sus ayudantes, Javier Aldalur, que casualmente, según nos informó después, se

había dormido, llegaron dos o tres jóvenes armados que se apoderaron de la furgoneta, encerrando a

su propietario en la parte posterior de la misma, cubriéndole con cuatro o cinco mantas. Tras

varias vueltas conseguimos locallrar a don Felipe Oñativia, pidiéndole que nos describiera lo ocurrido.

El señor Oñativia se encontraba todavía claramente afectado por lo ocurrido.

—En esencia, ya conocen lo ocurrido—nos dijo el señor Oñativía—. Hacia tas ocho y veinte, cuando yo

me encontraba dentro de la furgoneta calentando el motor, llegó ur. joven alto, de unos veinticinco

años, con barba y bigote, que vestía una chaqueta oscura. Me apuntó con una pistola, díciéndome que

bajara del vehículo, Al mismo tiempo, otro joven subió por la otra portezuela, sentándose en el asiento

derecho de la cabina. Creo que había algun otro joven más. Serían tres o cuatro. Fueron rápidamente a ;a

parte posterior de la furgoneta y me taparon con tros o cuatro mantas que llevo siempre detrás para el

transporte de objetos deiicados. Luego noté que ponían en marcha la furgoneta y empezábamos a andar.

—¿Qué pasó después, señor Oñativia?

—Estuvimos recorriendo varias calles durante tres cuartos de hora o una hora. Noté que hicimos varias

paradas, no so si por los semáforos o por si recogían a alguna otra persona. Por fin, » eso déla nueve

treinta la furgoneta se detuvo. Bajaron los jovenes diciéndome que esperara una hora en el Interior de la

furgoneta y que luego saliera. Yo obedecía. A las diez treinta me levanté del suelo de la furgoneta, y salí

afuera. Estaba en el barrio de Loyola, bajo el arco ´de la autopista. No acababa de creerme lo que había

ocurrido. Lucero fui a denunciar el hecho a la Policía. En el Interior de la furgoneta estaban unas gafos y

un paraguas. Según supe después, propiedad del Ingeniero señor Pastor,

—¿Alguna característica especial de los jóvenes que sa apoderaron de la furgoneta,?

—No me fijé en ninguna característica personal concreta. Sólo que uno llevaba barba y bigote. Hablaban

entre sí euskera y no les entendí, porque yo no conozco cata lengua.

EL SECUESTRO

Las gafas y el paraguas, encontrados en el Interior do la furgoneta, hacen suponer que loa autores del

asalto al vehículo, tras recorrer varias calles, se dirigieron al barrio de Gros, en San Sebastúin, en la

confluencia do las calles avenida de Navarra y Tercio de .Motitojurra, donde se encuentra ubicado el

domicilio del Ingeniero señor Pastor. Una vez allí, al parecer, esperaron a que bajara a la calle e)

industrial y se dirigiera a su vehículo, estacionado en un pequeño patio Interior, situado a unos veinte

metros del portal de la casa. Allí debió de producirse el secuestro, siendo Introducido en la furgoneta,

aunque el propietario de la misma afirma que no se apercibió de que colocaran el ingeniero junto a él

El secuestro debió de ocurrir, tal como informábamos ayer, alrededor de las nueve de 3a mañana. Desdo

allí, la furgoneta se dirigió hacia el barrio de Loyola, donde finalmente se detuvo bajo la autopista. El

secuestrado y los secuestradores montarían en cl-g"úa otro vehículo preparado, huyendo posiblemente por

!a autopista. La hora d« plazo que ordenaron los secuestradores al señor Oñativta concedería el margen

necesario para poder ocultarle.

Inmediatamente de conocerse la noticia del secuestro, fuerzas de la Guardia Civil, Policía Armada y

Cuerpo General de Policía montaron los correspondientes controles. Precisamente en un control de la

Guardia Civil en Venta de Perurena, en Hernáni, fue inter-?eptado, a las dos de la madrugada] un Seat

1.430 8S-6213-A, ocupado por dos Jóvenes. Al darlea el alto la Benemérita, los Jóvenes continuaron la

marcha a gran velocidad, tratando de huir. La. Guardia Civil abrió entonces fuego contra el automóvil,

logrando que éste se detuviera, pero los ocupantes del vehículo sa dieron a la fuga, no pudiendo ser

localizados a pesar de la batida quo so dio en la zona. Se sospecha que estos individuos pudieran tener

alguna relación con el secuestro.

NINGÚN GRUPO REIVINDICA EL SECUESTRO

Se desconocen los motivos que hayan podido existir para realizar ente secuestro, descartándose los

económicos, pues, tal como Informábamos ayer, el señor Pastor, director de fábrica de la factoría de

Rentería de la empresa leso, es un hombre que vive de su trabajo y no posee, al parecer, una considerable

fortuna personal Se de»carta también una motivación política relacionada con la persona del señor Pastor,

pues, según los trabajadores de la fábrica, no tenía una ideología política determinada, No Había euskera,

aunque le gustaba pronunciar palabras en esta lengua.

Laboralmente, según una nota que los trabajadores de 3a factoría han hecho pública hoy, era un hombre

muy apreciado, que sabía escuchar y que sabía nacerse oír, muy abierto y campechano.

Algunos técnicos Informaron que podía tratarse de un secuestro "técnico", aunque no han especificado

realmente lo que quiere significar, y, finalmente, otros opinan qua podía tratarse de una prosióa

relacionada con la petición de amniatía.

Hasta última hora de la noche do ayer ningún grupo había reivindicado «ste secuestro e incluso, al

parecer, miembros de ETA de ambas ramas, militar y política, han dado & entender que desconocían el

suceso, aunque oficialmente ninguna de las dos, en «1 momento de redactar estas líneas, se habían

pronunciado al respecto.

ya. Pág. 4

 

< Volver