Aunque el proposito es llegar a un uso generoso de la clemencia. 
 El Gobierno no puede aceptar el chantaje en torno al señor Oriol     
 
 Informaciones.    18/12/1976.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

AUWQUE EL PROPOSITO ES LLEGAR A UN USO GENEROSO DE LA CLEMENCiA

EL GOBIERNO NO PUEDE ACEPTAR EL CHANTAJE

EN TORNO AL SEÑOR ORIOL

MADRID, 18 (INFORMACIONES).

POCO después de las diez y media de la noche, Televisión Española —que en aquel momento transmitía

el programa «Un, dos, tres, responda otra vez»— interrumpió su emisión para anunciar que en breve el

ministro de la Gobernación dirigiría un mensaje al país en relación con el secuestro de don Antonio María

de Oriol. A las once menos tres minutos de la noche, y tras una nueva interrupción del popular concurso,

don Rodolfo Martín Villa compareció en la pantalla, y en directo dio lectura al siguiente mensaje:

«Buenas noches.

En relación con el secuestro de don Antonio María de Oriol y Urquijo, presidente del Consejo de Estado,

del que se ha difundido amplia información en los últimos días, como ministro de la Gobernación quiero

dar cuenta de manera clara y definitiva de los siguientes criterios:

IDe producirse el asesinato de don Antonio María de Oriol, tal y como parece deducirse de los citados

comunicados, no existirían más responsables que aquellos que lo realicen y los que con sus acciones

participen en el grado de complicidad que determinen las leyes.

2 El asesinato del señor Oriol, de producirse, recaería únicamente sobre sus asesinos, que, lógicamente,

serán perseguidos por imperativos de la justicia y no de la venganza.

3 El Gobierno no puede aceptar el chantaje o la coacción de ningún grupo de extremistas, con amenazas

de muerte a españoles secuestrados. En este supuesto, el Go

de la responsabilidad que tiene ante el pueblo español y habrá quedado la autoridad en manos de ios

extremistas más exaltados.

4 El Gobierno ha utilizado todos los medios a su alcance, incluso numerosos contactos inteniacionales, en

función de los antecedentes que existen del G.R.A.P.O., para encontrar una solución digna y humanitaria

en el secuestro del señor Oriol, sin que haya podido obtener la más mínima garantía del respeto a la vida

del mismo, dado que en ningún momento ha encontrado interlocutores auténticos.

5 El Gobierno, por tanto, reitera que, de cometerse algún acto de violencia en la persona del señor Oriol,

son únicamente responsables sus secuestradores, cualquiera que sea la intención que les haya guiado para

hacer tal secuestro.

6 Ha sido y es propósito de este Gobierno llegar a un uso generoso de la clemencia, que haga posible

restañar viejas y profunda baradas; pero abdicaría "«Gobierno de su condición de tal, si se dejara arrastrar

par calquier grupo que pretendiera poner su fuerza por encima de la ley.

Nada más. Muchas gracias y buenas noches.»

Poco más tarde, y dentro ya del habitual espacio informativo «Ultimas noticias», Televisión jtspanoia

repetía nuevamente —a las 23,18— este discurso, sin que en ningún momento se hiciera referencia a los

comunicados recibidos por INFORMACIONES —que a las diez y cuarto publicó una edición especial

con el texto del comunicado—, y «El País», en los que el G.R.A.P.O. daba a conocer que había

adelantado en una hora su ultimátum.

MENSAJE DE LA FAMILIA

Instantes antes de finalizar su programación, don Juan Rodríguez Ruiz, en su calidad de jefe de los

servicios informativos, dio lectura a una nota, que dijo acababan de recibir de don Antonio de Oriol, hijo

del presidente del Consejo de Estado, don Antonio María de Oriol y Urquijo, secuestrado el pasado

sábado.

El texto es el siguiente:

((Me dirijo a vosotros, hombres jóvenes como yo, a los que tenéis y estáis con mi padre ahora y en este

momento y que nos habéis angustiado con un plazo cada vez -más corto, según la última nota que habéis

enviado.

El ejemplo permanente de nuestro padre y el deseo de tener en el futuro mía España que acabe con

situaciones con estas, para nosotros y para todas las familias de España, es lo que nos hace permanecer en

una actitud de fe y de esperanza de que podamos conseguir nuestro ardiente deseo de volver a tener a

nuestro lado a nuestro padre con nosotros.

Gracias y esperamos que tengáis comprensión.»

((ORIOL ES UN PRESO POLÍTICO»

A estos dos mensajes se sumaba instantes después un tercero, dirigido a Radio Nacional de España, en

Barcelona, cursado por don Juan Pons Rovira, padre del preso señor Pons Llovet, y en nombre de los

familiares de los presos políticos. Decía su nota:

«Nosotros, familiares de presos políticos, pedimos a los secuestradores de don Antonio María de Oriol y

Urquijo que no procedan a su ejecución. Queremos la libertad de todos los presos políticos a través de una

amnistía, no a través de una muerte. Entendemos que el señor Oriol es, en estos momentos, preso

político.»

A partir de las doce de la noche se iniciaba una larga y tensa espera. Los teléfonos > de la familia Oriol,

tanto en el domicilio particular de don Antonio María como en el despacho de Alfonso XII, en-

mudecieron. A las doce y tres minutos de la madrugada, el diario «El País» recibió una llamada telefónica

anónima en la que se anunciaba que don Antonio María de Oriol y Urquijo habla sido ejecutado. Sin

embarga, no existe dato alguno que permita tomar en consideración la autenticidad de la comunicación.

Posteriormente, y en ü o s ocasiones más —a las doce y veinte y a la una menos veinte—, el mismo

periódico recibió sendas llamadas, en las que se anunciaba que iba a ser facilitado un comunicado, que no

llegó a producirse. Pero tanto una llamada como la otra se cortaron, sin que el anónimo comunicante

llegase a facilitar noticia alguna. A lo largo de la noche y primeras horas de la madrugada se llevaron a

cabo intensísimas y exhaustivas operaciones de búsqueda en amplias zonas, concretamente en la de

Torrejón, aunque sin resultados tangibles. Hacia las dos y media, estas operaciones se centraban en otros

sectores, especialmente en una finca situada en las proximidades de Arganda, donde se tenía la impresión

de que el señor Oriol pudiera encontrarse, vivo o muerto. El rastreo se centró en la finca agrícola «De la

Serna», donde se encuentra una casa deshabitada, aunque el resultado fue igualmente negativo.

Mientras tenían lugar todos estos acontecimientos, el presidente del Gobierno permanecía

ininterrumpidamente en su despacho oficial, en contacto permanente con los vicepresidentes primero y

segundo, teniente general Gutiérrez Mellado y señor Oso-rio, respectivamente, y con el ministro de la

Gobernación, señor Martin Villa, así como otros miembros de su gabinete, entre ellos los titulares de

Información y Justicia.

Los señores Suárez y Osorio abandonaron la sedé de la Presidencia- cérea de Jfts tres de la madrugada,

mientras -que el señor Martin Villa continuaba´ en el Ministerio de la Gobernación.

LOS ABOGADOS, EN PARÍS

Paralelamente, regresaba a Madrid el avión en el que los dos abogados encargados por la familia de llevar

a cabo un intento de mediación con los secuestradores habían viajado a París, aunque sin obtener el

correspondiente permiso de la Policía francesa para abandonar las instalaciones portuarias, al parecer, por

irregularidades formales en la documentación. Intensas gestiones llevadas a cabo desde Madrid cerca de

las autoridades francesas lograron superar las dificultades iniciales, y el avión —un reactor «Hawker

Siddeley»— despegó nuevamente de Barajas a las cuatro menos cuarto de la madrugada, con destino a Le

Bourget, adonde llegó poco antes de las seis. Viajaban en el aparato los abogados madrileños Juan

Manuel González Berzosa y Yuis Castells, que habían sido citados en Ja capital francesa para servir como

interlocutores en las conversaciones sobre el secuestro del señor Oriol. De acuerdo con las instrucciones

recibidas, los señores González Berzosa y Castells debían de permanecer en la redacción parisiense de la

agencia de noticias France-Press hasta que fueran citados por contactos de los secuestradores, por lo que

inmediatamente después de su llegada a Le Bourget se trasladaron á dicho lugar.-

Momentos antes de emprender el vuelo, el director de Europa Press, don Antonio Herrero Losada, y el

director de Franee Press en España, Francois Petou, tuvieron ocasión de conversar con los dos abogados,

en presencia de don Iñigo de Oriol. Los abogados declararon que en París proyectaban —y deseaban»- te-

ner contacto permanente con los medios de comunicación, especialmente con la agencia Franee Press,

para recibir cualquier clase de mensajes. Por tanto, la agencia citada puede ser el primer lugar de

contacto. Añadieron que se proponen mantener este contacto con abogados laboralistas españoles

residentes ahora en París y que intervinieron cómo tales abogados en diversas ocasiones en casos de

supuestos militantes del Partido Común i s t a de España (reconstituido), P.C.E. (r). Esta ha sido la

principal razón de que se haya pensado en que éstos podían confiar en ellos.

Al mismo tiempo, los señores González Berzosa y Castells entregaron a las agencias Europa Press y

Franee Presse la siguiente declaración:

((Nuestro viaje a París ha sido pedido y facilitado por la familia Oriol, con el único objeto de buscar un

contacto con los G.R.A.P.O. La familia Oriol ha conocido por la Prensa diaria nuestra participación,

como interlocutores válidos para el Gobierno, y la imposibilidad de haber podido mediar en la

negociación entre el Gobierno y los G.R.A.P.O. A través de un conocido abogado de Madrid nos fue

solicitado el martes día 14 actuar como mediadores, lo que aceptamos -inmediatamente, con la intención

He encontrar una solución incruenta al problema

Nuestra ínter vención en Madrid se ba visto frustrada por la Imposibilidad material de contactar con ios

G.R.A.P.O. en el interior del país.»

ROBAN EL C OCHE DEL YERNO DE ORIOL

Ayer por la tarde fue robado el coche de don Miguel Primo de Rivera y Urquijo, yerno de don Antonio

María de Oriol, cuando estaba estacionado en una calle de Madrid. Se trata de un «R-12», cuya matrícula

no nos ha sido facilitada

LOS PRESUNTOS COMUNICADOS DEL G.R.A.P.O. EN BILBAO

BILBAO, 18 (INFORMACIONES, por D. B.).—Las diversas circunstancias que han concurrido en la

redacción y envío de los comunicados enviados ayer al diario de Bilbao «La Gaceta del Norte», .firmado

uno por G. R. A. P. O. y otro por el Grupo Separatista Vasco, han llevado a considerarlos falsos,

principalmente porque ambos iban escritos en papel similar, con la misma grafía, y por estar, al parecer,

relacionados con una noticia publicada anteriormente por el mismo periódico bilbaíno en el que se

aseguraba que los familiares de los presos políticos vascos cuya liberación se pide por los secuestradores

de don Antonio María de Oriol, estaban en contra de este hecho.

En medios periodísticos de Bilbao se ha asegurado que lo más probable es que estos comunicados hayan

sido enviados por elementos derechistas con el fin de crear inquietad y confusión en el seno de la,

organización que ha llevado a cabo el secuestro, en un momento en que se estaban llevando a cabo, al

parecer, importantes negociaciones.

UNA LLAMADA ANÓNIMA ANUNCIO A «EL PAÍS» QUE EL SEÑOR ORIOL HABÍA SIDO

EJECUTADO

TRAS SU ULTIMÁTUM, LOS G.R.A.P.O. NO HAN FACILITADO NINGÚN OTRO COMUNICADO

LA NOCHE DE LOS SECUESTRADORES

Por Abel HERNÁNDEZ

LOS «grapos» habían dictado su ultimátum. La vida de un hombre bueno estaba en peligro. La familia

Oriol rezaba y lloraba, pendiente cada secundo del teléfono, esperando el milagro y temiendo la tragedia a

la • n. Dos abogados partían rumbo a París en un avión especial a ver si aún había tiempo para el diálogo.

En las Redacciones de los periódicos se agotaban los cigarrillos y el café.

En algún lugar, la plana mayor del Gobierno trataba de encontrar desesperadamente una salida al túnel de

la irracionalidad. Don Rodolfo Martín Villa, un minuto antes de cumplirse el plazo, aparecía en

Televisión Española. Era rna respuesta a los terroristas: el Gobierno no puede ceder al chantaje —vino a

decir—, pero se va a dictar un decreto generoso de clemencia. ¿Seria suficiente esta respuesta?

Llovía mansamente en la madrugada madrileña. Era •na invitación a la calma. Los árboles de Navidad

estaban plantados en las esquinas. ¿Bastaría este llamamiento a la paz y a la concordia para no apretar el

KatUlo asesino? El padre De Pons Llovet, conocido preso político, hacía un lúcido llamamiento urgente:

(«Queremos la libertad de todos los presos políticos a través de una amnistía, no a través de un muerto.

Entendemos que el señor Oriol es, en estos momentos, preso político.)) ¿Bastaría para llevar cordura a

estas almas enfermizas?

Aún no lo sabemos. El más espeso silencio cubrió la alta madrugada. El Gobierno sigue reunido. La

familia continúa esperando el milagro. Los abogados tratan aún en París de lograr el diálogo. En las

Redacciones de los periódicos se multiplican las llamadas telefónicas y se sigue consumiendo café y

cigarrillos. Los secuestradores ya han tenido su noche, mientras llovía mansamente sobre Madrid y

estaban plantados en bus aceras los árboles de la Navidad.

18 de diciembre de 1976

INFORMACIONES

2

 

< Volver