"El GRAPO no procede de ninguna escisión del PCE"     
 
 Ya.    14/12/1976.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

"El GRAPO NO PROCEDE DE NINGUNA ESCISIÓN DEL PCE"

«No tiene ni ha tenido ninguna relación con nosotros», señala un comunicado del Partido Comunista de

España

"lis absolutamente falso que el GRAPO proceda de ninguna escisión del Partido Comunista de España.

No tiene ni ha tenido jamás una relación con nosotros. En primer lugar, porque el U a m a ti o PC (r), al

que se atribuye la paternidad del GRAPO, en ningún caso es ninguna escisión a la izquierda del PCE",

dice una nota hecha pública ayer por el Partido Comunista de España.

El PC (r)—sigue diciendo la nota—, en el supuesto de que proceda de algún grupo de izquierdas, procede

del OMLE (Organización de Marxistas Leninistas de España), escisión a su vez del Partido Comunista

Marxista Leninista. "A este respecto—añade—, queremos hacer constar que un dirigente del PCE

escuchó en la cárcel, de labios de dos militantes del OMLE, después PC (r), cómo la misma persona que

les interrogó en la comisaría de Málaga fue quien les indujo a militar en dicho grupo. Los testimonios que

tenemos en este sentido son innumerables."

En otro orden de cosas, y ante "informaciones insidiosas vertidas por algunos órganos de prensa y por

TVE sobre supuestas vinculaciones entre los secuestradores del señor Oriol y PCE", el comunicado del

Partido Comunista de España quiere hacer constar "enérgicamente" la rotunda condena por parte del

Partido, ya expresada en el comunicado del día 11, del atentado, cuyo objetivo—dice—no es otro que

retrasar el proceso democratizador e introducir el caos en la ya por si difícil y delicada situación española.

"Este tipo de acciones—añade—atenta directamente contra la línea de nuestro Partido, basada en la

presión popular pacífica por las libertades y en la negociación con el actual poder". El comunicado

termina acusando a las "fuerzas de ultraderecha, que intentan inmiscuirnos en este atentado criminal no

sólo de calumnias, sino del propósito consciente de recrear un clima de violencia y persecución. Ese

clima es totalmente opuesto a la convivencia democrática y pacífica que el Partido se esfuerza por crear.

Curiosamente, la actitud de la prensa de extrema derecha, de la TVE y de los secuestradores coincide en

lo mismo: impedir el ejercicio de la democracia".

 

< Volver