El secuestro de Oriol. 
 Unánime condena de los grupos políticos     
 
 Pueblo.    13/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

EL SECUESTRO DE ORIOL

UNÁNIME CONDENA (DE LOS GRUPOS POLITICOS)

MADRID. (PUEBLO y agencias.)—Nada más conocerse la noticia del secuestro del señor Oriol, las

organizaciones y partidos políticos, asi come personas representativas de la vida política del país

comenzaron a emitir comunicados en los que se expresaba la condena del hecho.

Notas de condena de todos los grupos y partidos políticos han llegado a la Redacción de PUEBLO.

El Partido Comunista de España fue una de las primeras organizaciones que emitió un comunicado

condenatorio y en el que, además, se decía que «el pleno ejercicio de las libertades democráticas sin

restricciones será el mejor medio para impedir actos de esta naturaleza que todos los españoles

rechazamos».

E1 Partido Popular, en telegrama enviado al presidente del Gobierno, considera el acto como criminal e

inadmisible y pone toda su confianza en el respeto de la ley y el derecho como medios básicos de

convivencia.

La Democracia Cristiana Vasca condenó igualmente el secuestro, «cualquiera que sean sus autores».

El arzobispo de Santiago de Composte1a, monseñor, Suquía, calificó el hecho como «un acto de

violencia, que el Evangelio no puede menos que condenar».

E1 secretario de organización del P. S. O. E. renovado, Alfonso Guerra, manifestó que «la elección del

momento, a sólo unos días del referéndum, hace pensar que los autores del secuestro han medido las

consecuencias. Será sin duda, un refuerzo para el voto afirmativo que pide e! Gobierno. Si la intención de

los secuestradores es otra, el resultado será el contrario del pretendido». Sin embargo, para Cruz Martínez

Esteruelas, miembro de Alianza Popular, «con el secuestro de don Antonio María de Oriol y Urquijo

quizá se busque una respuesta negativa al referéndum. Pero la política no puede estar sujeta a

provocaciones».

Unión Nacional Española «solicita de las autoridades del Gobierno que se tomen las medidas urgentes y

necesarias para que sin más demoras, se cumplan con el debido rigor las leyes y se imponga la autoridad

y el orden en todo el país».

Manuel Guedán, dirigente de la Organización Revolucionaria de Trabajadores, ha condenado el secuestro

porque «una acción desligada de las masas no beneficia a los objetivos democráticos generales entre los

que está la amnistía total. No permitiremos que se utilice por el Gobierno pretexto alguno contra la

legítima campaña a favor de la abstención».

4 Por su parte, el Partído del Trabajo «reitera una vez más su condena del terrorismo individual como

arma de lucha política que es ajeno a los intereses de la clase obrera y de las masas trabajadoras, y, por

tanto, a la práctica de un partido marxista-leninista».

En fin. desde López Rodó a Manuel Guedán, todos los representantes de grupos políticos, de derecha a

extrema izquierda, han expresado una actitud claramente condenatoria del hecho. Pero del mismo, los

diversos partidos sacan. sin embargo diferentes conclusiones políticas. Para líderes tan destacados de la

derecha como Gonzalo Fernández de la Mora, el problema está en que «un país no puede continuar

indefinidamente por la cuesta abajo», mientras que para Tierno Galván, líder del P S. P., «este hecho

puede servirnos para que reflexionemos, nos entendamos y pongamos los medios para que no vuelva a

suceder».

En general, a todos preocupa la relación del hecho con la proximidad del referéndum. Mientras que unos

interpretan que el secuestro podrá aumentar e! número de votos negativos, otros opinan todo lo contrario.

Los grupos situados más a la izquierda por su parte, piden garantías para que el secuestro no influya

todavía más en la represión de las campañas abstencionistas.

Alianza Popular expresa su enérgica condena por el nuevo acto de violencia que agrava la crisis política,

económica y social que está atravesando nuestro país.

También la Junta Nacional de la Hermandad de Alféreces Provisionales ha hecho público un comunicado,

en nombre de sus Juntas provinciales y en el propio.

 

< Volver