Autor: Moya, Aurora. 
 Alfonso Sastre, en Madrid. 
 Francia galopa hacia el fascismo     
 
 Diario 16.    09/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Alfonso Sastre, en Madrid

«Francia galopa hacia el fascismo»

Aurora Moya

Alfonso Sastre está, eu Madrid A cinco días escasos de su expulsión del territorio francés, con im

atentado de por medio ea la sala barcelonesa que estrenaba su obra doce años prohibida y la primera visita

a Yeserías ("Eva se esté, despidiendo ya de la prisión"), aún reciente.

´´Vos papiers "´. A Sastre leerá ya conocido e! el comisario de Policía que le detuvo en Ciboure, cerca de

San Juan de Luz, el sábado día 5, "Era el mismo —explicó a Die— que dirigió la expulsión de la catedral

de Bayona cuando estábamos en nuelga de hambre por los deportados de Yeu." Faltaban quince minutos

para la presentación del libro de Genoveva Forest Tarrat, su mujer, "Testimonios de lucha y resistencia",

a la que había sido invitado y para lo que se había trasladado desde Burdeos.

La operación fue aparatosa, "con muchos uniformes y ooohes". Todo fue cuestión de dos o tres horas. La

orden de expulsión tenía fecha del 24 de diciembre, curiosamente la misma del encierro de Bayona.

Sastre iba indocumentado. "Pero no me dejaron ir a Burdeos a por «1 pasaporte ni a por, el equipaje,

incluso tuve qwe orinar la comisaría delante de un guardia." De allí, a la frontera: "Ahí tiene a la Policía

española. ¡Suerte!" La orden le consideraba "comprometedor del orden público". Sin problemas err

España, "porque mi presencia es legal. La Policía sólo rne recomendó que me enviaran pronto mis

papeles".

Fascismo galopante

"Francia galopa hacia el fascismo a xma velocidad extremecedora ", declaró el escritor. " Poniatowsky, el

primer ministro de Policía, no tiene nada que envidiar a cualquier represor de la historia. Es un hombre

sin escrúpulos con enorme desprecio hacia los derechos humanos."

Sastre explicó que un equipo de abogados ha denunciado "la arbitrariedad de sus medidas". "Me han

contado también que un grupo de intelectuales ha presentado una protesta por mi expulsión", dijo el

escritor.

Ante su situación. Sastre manifestó que tenía tres opciones: Quedarse, marchar » Italia, donde el próximo

mes tiene previsto un ciclo de conferencias, o volver a Burdeos. "Ignoro si la orden de expulsión incluye

un veto para regresar; lo estoy consultando con Juristas,"

"Para quedarme en España —añadió— tendría» que pasar varias cessas, fundamentalmente una amnistía

total; luego, que fueran controlados los grupos fascistas y algún detalle práctico; por ejemplo, que me

permitieran entrar en mi caea. sellada desde septiembre del 74,

"Eva eslá muy bien, dijo Sastre, refiriéndose a su visi la a Yeserías. Hacía mucho que no la veía. Se

encuentra ante la expectativa de liberlad. considerando que su periodo siniestro en la cácel toca a su fin.

Piensa que la proclamada amnistía se vu a producir, aunque no de un modo aparatoso. En ese ánimo vive

despidiéndose de la prisión."

Tragedia abierta

Sobre la situación política española, Alfonso Sastre comentó que la había seguido muy de cecea desde

Burdeos. "No han cambiado las cosas sustancialmente —dijo—. Seguimos viviendo una situación trágica,

pero antes la tragedia era cerrada; ahora esto es una tragedia abierta. Lo que hemos vivido ha sido un

infierno: cuando el infierno se ubre las cosas son más vivibles, más soportables."

Alfonso Sastre aseguró que durante este año en que ha estado fuera, se ha reafirmado en sus ¡deas. "Mi

convicción más reafirmada es la necesidad de la revolución. Mi convicción procede de que la revolución

de una manera o de otra ya está en marcha. Yo no sé w hay quienes puedan pensar, y me imagino que hay

muchos que ven la revolución ilusoria. Pero mi opinión es que e) proveció reform isla es el ilusorio. Los

pasos que se van dundo tan lenta y trabajosamente hucia la reforma evidencian cada vez, más fuerte la

necesidad úc que la oposición se monte sobre la trayectoria revolucionaria. En la base de la oposi oión se

da ese espíritu. En la dirección de la mayor parte de esas organizaciones hay parle de la acción del

proyecto revolucionario. En cuanto a las conversaciones Gobierno-oposición... bien, yo creo que no

serviría para eso."

Fuerza popular

Alfonso Sastre quiso dejar claro que esta opinión no comportaba una crítica extremista por su parie. "Creo

en la calle, dijo, en las masas populares hay tuerzas, la oposición está trabajando con menos bazas de las

que en realidad tiene, las masas son una fuerza más real que la de las mesas de negociación."

Y Alfonso Sastre se despidió para volver a su clandestinidad legal ("En Burdeos he recibido varias

amenazas".) "No me siento muy cómodo aquí, todavía... Ya llegará."

 

< Volver