Línea política de don Antonio María Oriol y Urquijo     
 
 Ya.    12/12/1976.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Línea política de don Antonio María de Oriol y Urquíjo

Ofrecemos una breve antología de declaraciones y discursos de don Antonio María de Oriol y Urquijo

durante su actuación como hombre público:

LA FUERZA DEL DERECHO

ANTE LA VIOLENCIA

CRIMINAL

• "Es deber inexcusable de todo Gobierno el de defender a la sociedad y al Estado, poniendo en Juego

par» ello todos aquellos medios que un ordenamiento jurídico ofrece, de forma que a la fuerza de la

violencia crimina) se oponga la fuerza del derecho, que tiene sus exigencias y su capacidad para im-

ponerse en beneficio del bien común al que sirve la ley." (18 de septiembre de 1975.)

A LA REFORMA, CON ANIMO DECIDIDO Y RESUELTO

• "Hemos de ir a la reforma con ánimo decidido y resuelto para que

responda a lo que debe ser y no se convierta en una ocasión de revancha, y olvido de un pagado, que seria

suicida Ignorar y que no estamos dispuestos a ignorarlo." (Sí de octubre de 1976.)

DEMOCRATIZAR PARA REFLEJAR UNA LIBERTAD DE CONVIVENCIA

• "La palabra "democratización" entiendo yo que debe servir para reflejar una libertad de convivencia

cada vez más fructífera entre los hombrea que constituyen una sociedad, libertad que les permita

convivir en un orden de mayor participación, -la cual es tanto mayor cuanto que aquellos círculos en

que se desenvuelvan sean menores y les permita una acción mas compartida de esa participación a

loe efectos del ejercicio de la potestad que sea preciso ejercer para ordenar esa colectividad." (30 d«

enero ¡e 1975.)

SEPARATISMO

• "El separatismo es un absurdo, un engendro del comunismo para minar la unidad de España." (1 de

octubre de 1976.)

LA PRUDENCIA POLÍTICA

• "La prudencia política exige memoria del pasado, vivencia del presente y anticipación del futuro." fio

de julio de 1916

SOLUCIONES JUSTAS PARA LAS RELACIONES HUMANAS

• "Nuestra época nos demanda con insistencia y urgencia soluciones justas para las cada vez más

complicadas relaciones humanas; nuestra sociedad, al compás de su desarrollo económico nos exige

encontrar nuevas formas para la vida libre del hombre; nuestro ordenamiento jurídico es marco ade-

cuado para alcanzar los más altos niveles de libertad y de justicia para los españoles; pero libertad y

justicia no son valores abstractos ni pueden quedar reducidos a meros conceptos formales, sino que

requieren un permanente y continuado esfuerzo para crear las condiciones necesarias en nuestra compleja

sociedad, a fin de que el hombre—"portador de valores eternos"—pueda realizarse plenamente."

(29 de julio de 1973.)

 

< Volver