Uno de los tres heridos, muy grave. 
 La izquierda repudia la agresión de CASA     
 
 Diario 16.    11/01/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

8 NACIÓNAL

Uno de los tres heridos, muy grave

La izquierda repudia la agresión de CASA

MADRID, 11 (D16 y agencias).—Mientras mejoran de las heridas de bala los tres vigilantes de la factoría

CASA, agredidos ayer en el interior de la fábrica por un grupo de jóvenes que repartían propaganda del

Partido Comunista reconstituido (PC r), en medios laborales y políticos de izquierda se suceden las

reacciones de repulsa por este suceso.

Comisiones Obreras (CC OO), el Partido Comunista de España (PCE), la Organización Revolucionaria de

Trabajadores (ORT), el Movimiento Comunista (MC) y el Partido del Trabajo han manifestado su

rechazo a esta acción, que la consideran totalmente desvinculada del movimiento obrero y entorpecen el

camino hacia la democracia.

Un herido, muy grave

Juan Cayetano Jiménez García, cincuenta años, viudo y con cuatro hijos, que lleva dieciocho años en la

empresa Construcciones Aeronáuticas, Sociedad Anónima (CASA), fue intervenido quirúrgicamente de

la herida de bala que le afectó la arteria femoral. Aunque el postoperatorio transcurre normalmente, su

pronóstico es muy grave, y se espera a que transcurran 1as primeras veinticuatro horas para ver cómo

evoluciona la herida.

Carlos Zapatero Monte, cincuenta y cuatro años, casado y con dos hijos, cabo vigilante-Jurado de la fac-

toría, tiene un orificio de bala sin salida en el tercio medio de la cara anterior externa del muslo izquierdo.

Su pronóstico es de menos grave y se recupera satisfactoriamente.

Bernardo Pérez de Villas,

cincuenta años, también vigilante-jurado, casado y con dos hijos, presenta una herida de bala en la cara

interna del talón derecho de pronóstico Igualmente menos grave.

Los tres heridos se encuentran Internados en la residencia de la Seguridad Social Primero de Octubre.

Interpelados por los trabajadores

Según testimonios de trabajadores de CASA, a primeras horas de la mañana se introdujo en la fábrica un

grupo de jóvenes, desconocidos por ellos, que vestían gabardinas, advirtiéndoles bultos debajo de ellas.

Cuando empezaron a hablar y a tirar octavillas incitando a la huelga, convocada para ayer por el GRAPO

y el PCE (r), algunos trabajadores contestaron con gritos de "vosotros sois fascistas, iros de aquí". Según

estos testigos "presenciales, las personas de la empresa que trataron de identificar a los desconocidos y

que fueron heridos, no portaban armas.

Versión de la empresa

La dirección de la factoría CASA hizo pública una nota explicando cómo ocurrieron los sucesos.

".Sobre las 7,45, en la nave norte de la factoría de CASA, en Getafe, dos individuos no identificados hi-

cieron una siembra de octavillas, firmadas bajo las siglas del Partido Comunista Español (reconstituido),

y en las que se exhortaba a la huelga general.

Uno de estos individuos se dirigió de viva voz a los productores, que en ese momento se encontraban en

su jornada laboral.

Aproximadamente a las 7,55, el oficia] de vigilancia, Herrera, en su ronda habitual dentro de la citada na-

ve, detectó la presencia de personas ajenas a la empresa y, en cumplimiento de sus funciones de

vigilancia, procedió a su identificación, cogiendo por el brazo al que en ese momento estaba hablando,

para tratar de llevarle a la oficina de identificación de la empresa.

En dicho momento, el oficial de vigilancia fue agredido por otro individuo y arrojado al suelo. Al tratar

de levantarse, el vigilante agredido observó que el número de individuos no identificados era de cuatro, y

en el forcejeo que mantuvo se percató de que el que con él forcejeaba portaba debajo de la chaqueta un

arma automática que, por las dimensiones, parecía ser una metralleta.

Agresión

Los cuatro personajes no identificados, después de lo ocurrido, abandonaron la nave, saliendo por la

puerta número 3, donde, al parecer, se les unió otro grupo también de cuatro, que se dirigía hacia

la nave sur de la factoría y, al ver la salida precipitada del primer grupo, subieron todos.

El oficial de vigilancia, tan pronto como se incorporó, marchó hacia el cuarto de armas, donde avisó a los

otros tres vigilantes, saliendo todos en busca de los instrusos, y encontrándoselos de cara, éstos hicieron

uso de la metralleta, hiriendo en una pierna al oficial de vigilantes, Zapatero, y causando destrozos en al-

gunos automóviles que había aparcados en las cercanías.

No han sido identificados

Los ocho individuos en cuestión se dispersaron en dos grupos. Uno, de cinco, se dirigió hacia la puerta

principal de salida, y los tres restantes saltaron un seto próximo a la zona, dándose a la fuga, al parecer

por otra puerta próxima a la factoría.

El grupo de los cinco trató de huir por la puerta principal donde, además de la valla de intercepción de

vehículos, hay siempre vigilantes, sobre la que dispararon otra vez, salvándose sin heridas Ángel Olea,

pero hiriendo a los vigilantes jurados Cayetano Jiménez García y Bernabé Pérez del Villar.

Una llamada telefónica al diario "El País", ayer por la tarde, reivindicó por el VI Comando Adolfo Hitler

de Orden Nuevo el "atentado contra Jos comunistas que repartían octavillas en CASA, de Getafe".

El comunicante telefónico dijo a un redactor de ese diario "que daremos muerte a más gente que está

amenazada en toda España, pero en atentados". Dichas acciones irán dirigidas contra "gente del Partido

Comunista, del Socialista, de izquierdas y todo eso". La llamada terminó diciendo: "El mundo este del

terrorismo es así. Unos por un lado y nosotros por otro." Repulsa

El pleno de enlaces de la factoría CASA, tras celebrar una asamblea, redactó una nota en la que reprueban

este criminal atentado contra la integridad física de sus compañeros y dice que es un método de acción

política que muestra de una forma clara la situación de inseguridad y terrorismo que pretenden crear

grupos antisociales.

La Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT) dice que "el pretendido carácter marxista-leni-

nista que se atribuye a los autores no es sino un intento de crear confusión y desprestigiar nuestra ideolo-

gía ".

Al Movimiento Comunista (MC) llama la atención acerca de la impunidad con que este grupo realiza sus

acciones. "La más sospechosa oportunidad de sus actuaciones y las consecuencias que hasta ahora han

derivado de ellas inducen a pensar que no puede tratarse más que de una organización manipulada por las

fuerzas más reaccionarias de este país".

Un portavoz del Partido del Trabajo de España (PTE) manifestó a D16 que este tipo de acciones no son

propias de partidos marxistasleninistas y van en contra de los intereses de la clase trabajadora.

 

< Volver